Biden lanza un proyecto para formar a 500.000 sanitarios para combatir enfermedades en América

La Cumbre de la Américas pone en marcha un plan de acción hasta 2030 para reforzar la respuesta médica de la región

Protestas en Los Ángeles en el exterior del centro de convenciones donde se celebra la Cumbre de las Américas.
Protestas en Los Ángeles en el exterior del centro de convenciones donde se celebra la Cumbre de las Américas.Marcio Jose Sanchez (AP)

“Las enfermedades no respetan las fronteras, así que tenemos que combatirlas juntos”. Bajo esa premisa formulada ayer en Los Ángeles por el secretario de Estado, Antony Blinken, Estados Unidos se dispone a lanzar un plan de acción sanitario para toda la región aprovechando la Cumbre de las Américas. Ese plan tendrá como uno de sus puntos más destacados la creación de lo que se ha bautizado como la Fuerza de Salud de las Américas, con el propósito de formar en los próximos cinco años a 500.000 trabajadores sanitarios en Latinoamérica y el Caribe, según informó este martes un alto cargo de la Administración estadounidense.

La pandemia ha dejado una factura de más de 2,7 millones de vidas en el Hemisferio Occidental, que con solo un 8% de la población ha concentrado más del 40% de las reportadas en todo el mundo. Con esa realidad muy presente, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha querido lanzar un plan de acción en la Cumbre. La idea es que los dirigentes americanos adopten un enfoque integral para abordar los problemas sanitarios sistémicos, según ha explicado un alto cargo de la Administración.

El plan todavía no es muy concreto. Su objetivo es reforzar los sistemas de salud y la coordinación entre ellos, preparándolos para futuras emergencias sanitarias y mejorando la coordinación, la transparencia y la rendición de cuentas, implicando a los Gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. De momento se ha abierto el llamado Diálogo de Economía y Salud de las Américas y la idea es que el plan esté completado antes de la próxima Cumbre y que se aplique plenamente en 2030.

La idea es fortalecer los sistemas de salud pública, estudiar cómo hacer más equitativo el acceso a la atención sanitaria y mejorar la prevención, la preparación y la respuesta a las pandemias, al tiempo que aumentar la capacidad de recuperación económica en la región.

Más personal sanitario

Uno de los puntos más concretos, según ha explicado este lunes un alto cargo del Gobierno de Biden, es continuar y ampliar las inversiones en personal sanitario, que se considera fundamental para reforzar la resistencia de los sistemas de salud. El Gobierno de Biden y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzan la Fuerza de Salud de las Américas, que proporcionará formación básica y especializada a 500.000 profesionales de la salud pública, las ciencias de la salud y la medicina en toda la región en un plazo de cinco años. En parte se tratará de mejorar la capacitación de personal ya existente y en parte, de formar nuevos profesionales del sector.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La Fuerza de Salud de las Américas funcionará como un consorcio y se asociará con instituciones académicas en los Estados Unidos y en toda la región de las Américas para aprovechar y ampliar los programas de capacitación existentes del Gobierno de los Estados Unidos y de la OPS. “Servirá como una oportunidad para trabajar juntos en la promoción de la próxima generación de líderes de la fuerza laboral de la salud mundial mediante la identificación, la tutoría y el empoderamiento de profesionales y trabajadores de la salud de la comunidad, lo que fortalecerá y ampliará la capacidad del sistema de salud y el acceso equitativo a los sistemas de salud en la región”, explicó la misma fuente.

La lucha contra la covid

A corto plazo, los esfuerzos estarán centrados en la lucha contra la covid. Blinken subrayó este martes el “impacto devastador” de la pandemia en toda América. “Ninguna parte del mundo se ha visto más afectada que la nuestra”, dijo. El secretario de Estado, que se prodigó este martes en diversos actos en Los Ángeles, recordó que Estados Unidos ha donado casi 70 millones de dosis de vacunas en la región y muchas más en todo el mundo, pero el reto ahora no es conseguir vacunas, sino lograr que se pinchen en los brazos. Blinken explicó que los esfuerzos se pondrán en la distribución, en la cadena de frío, en la última milla y en combatir la desinformación para evitar el rechazo a las vacunas. Otra prioridad será identificar las nuevas variantes.

Más allá de la lucha contra la covid, Washington está también poniendo en marcha otras iniciativas para reforzar la salud en la región. Así, según explicó este martes un alto cargo del Gobierno, ha decidido ampliar el número de expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que están sobre el terreno en la Oficina Regional para América del Sur de los CDC y a través de una nueva Oficina Regional para América Central y el Caribe en Panamá. También ha decidido ampliar los programas de seguridad sanitaria global y la dotación de personal a siete países de América del Sur, América Central y el Caribe. Y planea diversificar las cadenas de suministro sanitarias a través de compromisos bilaterales y regionales y apoyar la capacidad reguladora para una respuesta más rápida y ágil a futuras amenazas biológicas.

“Nuestra capacidad para intercambiar experiencias, intercambiar ideas y trabajar juntos en el fortalecimiento de nuestra capacidad para prestar asistencia sanitaria básica a todos nuestros ciudadanos es una de las cosas más importantes que debemos hacer. Y al igual que con cualquier otra cosa en nuestro hemisferio compartido, sabemos que vamos a ser más eficaces y más fuertes si lo hacemos juntos”, señaló Blinken este martes.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS