António Costa, el socialista que quiere librarse de la ‘geringonça’

El primer ministro portugués aspira a revalidar su triunfo el próximo 30 de enero y convertirse en el político que más tiempo ha estado al frente del Gobierno desde la Revolución de los Claveles

Antonio Costa.
Antonio Costa.Agustín Sciammarella

En 1993, el socialista António Costa se presentó como candidato a la Cámara Municipal de Loures, una localidad del área metropolitana de Lisboa que sufría atascos cotidianos para acceder a la capital y que gobernaban los comunistas. Para evidenciar el pésimo estado de las infraestructuras y reclamar una conexión en metro, Costa organizó una carrera entre un Ferrari y un burro. Una foto le muestra ondeando la bandera para dar la salida.

La historia desvela, al menos, dos cosas. Costa (Lisboa, 60 años) lleva mucho tiempo en política y recurre al ingenio más allá de la ortodoxia ideológica. Si el próximo domingo 30 gana las elecciones, se podrá convertir en el primer ministro portugués con más tiempo de permanencia en el cargo desde la Revolución de los Claveles. Incluso si las pierde y dimite, como ha prometido, es ya a estas alturas el político luso más curtido en el poder desde que se estrenó, con 21 años, como representante en la Asamblea Municipal de Lisboa en 1982. El diario Público le bautizó el pasado verano como “el político Duracell” cuando fue reelegido secretario general del Partido Socialista (PS) por cuarta vez. “Es de lejos el mejor político portugués de su generación. Y el más implacable y el más feroz”, afirma el analista y abogado José Miguel Júdice, que le apoyó en su camino hacia la alcaldía de Lisboa en 2007, en el libro As sete estações da democracia, de la periodista Maria João Avillez. “Es muy emocional, pero con gran autocontrol”, añade.

La carrera de Costa es la de un rompedor de tabúes al que le han salido bien las apuestas de riesgo. El tabú que le hizo famoso en la socialdemocracia europea, entonces en horas bajas, fue el de 2015, cuando se convirtió en primer ministro gracias a una impensable alianza parlamentaria con el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués (la famosa geringonça, que ahora le falló a mitad de legislatura y provocó el anticipo electoral). Costa lideró a los tres partidos de la izquierda para tumbar con una moción de censura al Gobierno más breve de la democracia portuguesa (27 días), que presidía el conservador Pedro Passos Coelho.

António Costa, que había sido pasante en el bufete de Jorge Sampaio (que protagonizó su propia geringonça como alcalde de Lisboa), pertenece a la familia socialista con más complicidad con la izquierda que con el liberalismo. Puede que también su origen explique la facilidad con que derribó el muro que dividía a comunistas y socialistas: es hijo del escritor Orlando de Costa, comunista represaliado en la dictadura, y la periodista feminista Maria Antónia Palla. A diferencia de otros colegas, no tiene un pasado marxista que sepultar: a los 12 años decidió que sería abogado como Perry Mason y socialista (se afilió dos años después).

El primer ministro portugués António Costa se prepara para votar este domingo de forma anticipada en Oporto para las elecciones del 30 de enero.
El primer ministro portugués António Costa se prepara para votar este domingo de forma anticipada en Oporto para las elecciones del 30 de enero.PATRICIA DE MELO MOREIRA (AFP)

Antes de romper el tabú externo, ya había quebrado otro interno: desafiar al líder sin el pretexto de una crisis. En 2014 lo hizo con el entonces secretario general del PS, António José Seguro, poco después de que hubiesen ganado las elecciones al Parlamento Europeo con más de 100.000 votos de diferencia sobre el PSD (el conservador Partido Social Demócrata). “Por poucochinho” (poquitico), dijo esa noche en la televisión Costa. El “poucochinho” es hoy una de las expresiones predilectas para ironizar en la prensa portuguesa. En la cresta de su popularidad como alcalde de Lisboa, logró cerca del 65% de los votos en las primarias para elegir candidato a primer ministro y en noviembre de 2014 se convirtió en el nuevo líder del PS.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Costa, que esta campaña se está fajando para tratar de alcanzar una mayoría absoluta que ningún sondeo contempla hasta ahora y no depender de otra geringonça, formó parte como ministro de los Gobiernos de António Guterres y José Sócrates. Estos días ha citado al primero para ilustrar el modelo de gobierno en minoría que podría seguir si gana con insuficientes apoyos, aunque pelee por una mayoría absoluta como la que consiguió el segundo. Sócrates, inmerso en un enmarañado macroproceso judicial por corrupción (Operación Marqués) y que pretende denunciar al primer juez instructor del caso, es el único tabú que Costa respeta.

Sus rivales internos están fuera de los círculos del poder. “Es un político que no admite, no acepta la menor divergencia. Quien ose enfrentarse a él va al limbo, o incluso al infierno”, sostiene Júdice. Una observación que contrasta con la imagen pública que cultiva. Aunque en algunos de los debates electorales se le ha visto irritado, sonríe a menudo y presume de optimismo. “Está siempre tratando de encontrar el camino para resolver los problemas, no es nada conformista”, señala a EL PAÍS Tiago Antunes, secretario de Estado adjunto al primer ministro. Tras reflexionar unos segundos sobre la pregunta de cuál es la marca de Costa, dice: “Es un hacedor, alguien que hace cosas, que las materializa y que tiene una vertiente muy pragmática”.

A veces son cosas sorprendentes, como la carrera entre el asno y el Ferrari o la apertura de un despacho como alcalde en Arroios, una zona degradada de Lisboa, para revertir la marginación en el barrio que, a la vuelta de los años, sería declarado el “más cool” del mundo por la revista Time out. Los gestos simbólicos son frecuentes: abrió al público los domingos el palacete de São Bento, su residencia oficial (sigue viviendo en su domicilio con Fernanda Tadeu, la profesora con la que se casó en 1987 y que le acompaña a diario en esta campaña).

“He visto pocos líderes con las habilidades y capacidades negociadoras del primer ministro”, le elogió en la última cumbre hispano-lusa celebrada en Trujillo (Cáceres) el presidente español, Pedro Sánchez. El ejemplo más llamativo es su complicidad con el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, al que apoyó en las últimas elecciones presidenciales de 2021 frente a la candidata socialista, Ana Gómez. Otro tabú que se vino abajo.

El primer ministro António Costa come una fresa en un invernadero de Beja el pasado 19 de enero.
El primer ministro António Costa come una fresa en un invernadero de Beja el pasado 19 de enero. MIGUEL A. LOPES (EFE)

Esta campaña ha prometido aligerar su Gobierno (el actual tiene 19 ministerios y 50 secretarías de Estado), regionalizar el país, subir salarios y abrir la puerta a una semana laboral de cuatro días. Lo público, lo partidario y lo personal se mezclan a veces. Lo mismo pide el voto ante las obras de un hospital que proyecta el Ministerio de Sanidad que en el pasado recurrió a su mejor amigo, Diogo Lacerda Machado, para negociaciones en la sombra en la aerolínea TAP o el quebrado Banco Espíritu Santo. En Bruselas goza de crédito gracias al equilibrio económico que logró antes de la pandemia —recortó deuda pública y aumentó el gasto social— y está bien posicionado para convertirse en otro político portugués al frente de algún cargo internacional.

A pesar de algunos signos que apuntan al fin de ciclo socialista —la pérdida de la emblemática alcaldía de Lisboa—, pocos le auguran una derrota. En los sondeos es el favorito como primer ministro. El periodista João Miguel Tavares vaticinó en Público: “La razón por la que Rui Rio [el líder conservador del PSD] va a perder las elecciones es muy sencilla: los portugueses todavía no están hartos de António Costa. Y en la historia de la democracia portuguesa solo hay una forma de que un primer ministro pierda: si su actuación política fue catastrófica más allá de cualquier duda razonable y sea percibida así por el electorado”.

En cuanto al final de la carrera de Loures de 1993: el burro llegó a la meta cinco minutos antes que el Ferrari.

315.000 portugueses se inscriben en el voto anticipado 

Unos 315.000 portugueses se inscribieron para votar de forma anticipada y evitar así sumarse a las posibles aglomeraciones en colegios electorales el próximo domingo 30. El propio primer ministro y candidato socialista, António Costa, decidió dar ejemplo y este domingo depositó su papeleta en Oporto. El voto anticipado permite votar en urna en cualquier círculo electoral de Portugal, que luego se traslada a la circunscripción del elector. Por su parte, los confinados por coronavirus podrán salir para votar el próximo domingo. El Gobierno ha recomendado que lo hagan en la última hora de votación, entre 18.00 y 19.00. 

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS