Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Burundi encuentra 6.032 cadáveres de la etnia hutu en seis fosas comunes

La Comisión de la Paz y Reconciliación ha descubierto hasta hoy más de 4.000 fosas e identificado a 142.000 víctimas de los conflictos armados en el país

Trabajadores de la Comisión de la Paz y la Reconciliación de Burundi durante una de las excavaciones donde se han encontrado los cadáveres de miles de personas.
Trabajadores de la Comisión de la Paz y la Reconciliación de Burundi durante una de las excavaciones donde se han encontrado los cadáveres de miles de personas. REUTERS

La Comisión de la Paz y Reconciliación de Burundi ha encontrado más de 6.000 cuerpos en seis fosas comunes de la provincia de Karusi, el mayor hallazgo desde que el Gobierno empezó una campaña de exhumaciones en todo el país en enero. El jefe de la comisión, Pierre Claver Ndayicariye, dijo a los periodistas este viernes que se habían encontrado restos de 6.032 personas, así como miles de balas. Ropa, gafas y rosarios fueron utilizados para identificar a algunas de las víctimas. 

Esta nación de África oriental pelea para aclarar su violento pasado, caracterizado por la ocupación colonial que sufrió, así como por una guerra civil y décadas de masacres intermitentes. Se cree que la masacre que dejó los restos ahora exhumados golpeó al grupo étnico de los hutus y Ndayicariye ha afirmado que el hallazgo permite a las familias "romper el silencio impuesto hace 48 años". El jefe de la comisión se refiere a los acontecimientos vividos en 1972 y el siguiente año, cuando tras la independencia en 1962 y sucesivos golpes de Estado posteriores, el Gobierno tutsi cometió un genocidio contra los hutus en el que al menos 80.000 personas fueron asesinadas, aunque hay fuentes que elevan esta cifra por encima de los 200.000. La población de Burundi está dividida entre tutsis y hutus. Durante la guerra civil (1993-2005) hubo numerosas masacres por motivos étnicos y fueron asesinadas en torno a 300.000 personas.

La comisión gubernamental fue establecida en 2014 para investigar las atrocidades desde 1885, cuando los extranjeros llegaron a Burundi, hasta 2008, cuando un acuerdo de paz permitió poner fin definitivo a la guerra civil. La comisión ha encontrado hasta el momento más de 4.000 fosas comunes en el país e identificado a más de 142.000 víctimas. Sin embargo, el mandato no cubre la mayor parte del periodo del actual presidente, Pierre Nkurunziza, que llegó al cargo en 2005.

Naciones Unidas ha alertado de que los abusos contra los derechos humanos pueden incrementarse otra vez tras las elecciones de mayo de este año. Desde 2015, cuando Nkurunziza se presentó a un tercer mandato, cientos de burundenses han sido asesinados en choques con las fuerzas de seguridad del país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información