Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España aportará 50 millones de euros para paliar la crisis migratoria venezolana

Los fondos se destinarán durante los próximos tres años, anuncia el ministro de Exteriores, Josep Borrell, durante su visita a Colombia

El ministro de Exteriores español, Josep Borrell (centro), junto al canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, y el gerente para la frontera, Felipe Muñoz, en Cúcuta.
El ministro de Exteriores español, Josep Borrell (centro), junto al canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, y el gerente para la frontera, Felipe Muñoz, en Cúcuta. Cancillería de Colombia

España aportará 50 millones de euros en los próximos tres años para paliar el impacto de la emergencia provocada por el éxodo de millones de venezolanos. Así lo anticipó este sábado Josep Borrell, ministro en funciones de Asuntos Exteriores, durante una visita a Cúcuta, la principal ciudad colombiana sobre la frontera, en la que buscaba conocer de cerca la magnitud de la crisis migratoria y los esfuerzos de la comunidad internacional para brindar ayuda humanitaria.

Borrell asumirá el mes próximo como alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, en sustitución de Federica Mogherini, y hará formalmente el anuncio durante la conferencia internacional sobre la atención a los migrantes venezolanos que se realizará el próximo 28 de octubre en Bruselas.

La Unión Europea en su conjunto ha aportado casi 120 millones de euros en los últimos años, de los cuales España ha invertido 14 millones, apenas “una gota de agua en el océano de estas necesidades”, detalló Borrell en una declaración junto al ministro de Exteriores colombiano, Carlos Holmes Trujillo, desde el puente internacional Simón Bolívar. “Todo ayuda, pero sin duda no es suficiente y por eso la importancia de esta conferencia internacional”, convocada por la UE y a la que asistirán los máximos responsales de las Naciones Unidas en materia de migración y ayuda humanitaria, valoró el ministro español.

El jefe de la diplomacia colombiana recordó que se trata de “uno de los más grandes fenómenos migratorios contemporáneos”, que se ha constituido en una crisis regional en toda regla con un impacto global. El fenómeno “desborda nuestras capacidades nacionales”, lamentó, pero Colombia lo seguirá atendiendo con un sentido humanitario, de solidaridad y de gratitud histórica, pues Venezuela acogió a millones de colombianos en el pasado.

Más de cuatro millones de venezolanos han huido de una devastadora crisis económica e institucional en los últimos tres años. Colombia, con 2.200 kilómetros de frontera compartida, es por mucho el principal receptor de esa diáspora, y ya acoge más de 1,4 millones de ciudadanos del país vecino empujados por la hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas o la inseguridad. Ese flujo migratorio se desborda hacia Ecuador (con 300.000 venezolanos en su territorio), y de ahí a Perú (800.000), Chile (290.000) o Argentina (130.000).

Borrell valoró “el extraordinario esfuerzo de Colombia” para ofrecer servicios como sanidad y educación a los migrantes, y agradeció al Gobierno de Iván Duque haber puesto en marcha mecanismos de solidaridad y hermandad en medio de una situación que calificó de “dantesca”. Además de visitar el puente Simón Bolívar y centros de atención administrados por el Gobierno colombiano y agencias internacionales de cooperación, el diplomático se reunió la víspera con Duque en Bogotá. El mandatario, un feroz crítico de Nicolás Maduro que reconoce como presidente interino de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, ha pedido en incontables ocasiones mayor colaboración de la comunidad internacional para atender a los migrantes. Bogotá ha mantenido una política de puertas abiertas y flexibilidad migratoria que comienza a contrastar con otros países de la región.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información