Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bogotá adjudica su primera línea de metro a un consorcio chino

El grupo ganador de la obra, largamente postergada, está integrado por las firmas China Harbour Engineering Company Limited y Xi’An Metro Company Limited

Iván Duque, durante la adjudicación del metro de Bogotá.
Iván Duque, durante la adjudicación del metro de Bogotá. PRESIDENCIA

Bogotá nunca había estado tan cerca de concretar su primera línea de metro, un anhelo largamente postergado, presa de todo tipo de trabas administrativas y financieras, que ha sido motivo de agrías disputas políticas a lo largo de los años. Las autoridades de la capital colombiana anunciaron formalmente este jueves que adjudican la obra al consorcio Apca Transmimetro, integrado por las firmas China Harbour Engineering Company Limited y Xi’An Metro Company Limited.

La primera línea tendrá 16 estaciones a lo largo de casi 24 kilómetros de raíles elevados —a 13 metros de altura— que conectarán el suroeste y el noreste de Bogotá. El megacontrato por más de 13 billones de pesos (más de 3.700 millones de dólares) será financiado en un 70% por el Gobierno Nacional y en el restante 30% por el Distrito Capital. En la adjudicación, que se anticipó varios días al plazo original, Apca Transmimetro superó al consorcio Metro de Bogotá, integrado por FCC Concesiones de Infraestructura de España y las mexicanas Carso Infraestructura y Construcción y Promotora de Desarrollo de América Latina.

“No fue fácil, fue un proceso muy complejo, muy difícil, muy largo”, concedió el alcalde, Enrique Peñalosa, al que le tomó prácticamente todo su mandato, que concluye a finales de año, poder hacer el anuncio. “Este proyecto tuvo toda clase de enemigos”, apuntó en un acto en el que estuvo acompañado por el presidente, Iván Duque; la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez; la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, y el gerente del Metro de Bogotá, Andrés Escobar.

El metro elevado de Bogotá será, según apuntó Peñalosa, especialmente agradable, con mayor sensación de seguridad y permitirá la renovación urbana, señaló el alcalde, que cierra su mandato con bajos niveles de popularidad y envuelto en controversias. Cada detalle se hará como lo decidieron los expertos, y no según sus caprichos, se defendió ante las críticas que han rodeado el proyecto. Reconocido como un promotor del uso de la bicicleta, Peñalosa también aprovechó la ocasión para reivindicar Transmilenio, el sistema de buses articulados que creó hace 20 años, durante su primera alcaldía, antes motivo de elogios y hoy blanco de críticas.

“Aquí ya no hay más discusiones bizantinas de si es por abajo o por arriba, aquí ya hay un proyecto de metro con el acompañamiento del Banco Mundial, del BID, del Banco Europeo de Inversiones”, señaló Duque tras destacar el respaldo de organismos internacionales. El mandatario celebró que la obra “representa desarrollo, empleo, generación de oportunidades y competitividad”.

Medellín es la única ciudad colombiana que tiene un metro. El de Bogotá, una urbe con más de siete millones de habitantes que aporta el 25% del PIB nacional, es un anhelo largamente postergado que se ha convertido en una suerte de espejismo. Desde hace más de 70 años se discute su construcción, que ha naufragado entre proyectos que nunca se concretaron, con incontables estudios y planes que han ido cambiando en la última década. El debate en torno al metro ha sido motivo de duros enfrentamientos políticos, y ha marcado al menos las tres últimas campañas para la elección de alcalde. En años recientes, la ciudad ha vivido una feroz polarización entre el exalcalde Gustavo Petro, que buscó sin éxito sellar la construcción de un sistema subterráneo, y Peñalosa con su propuesta elevada.

La adjudicación del metro se conoce en la recta final para las elecciones locales del próximo 27 de octubre, en las que se perfilan como favoritos Claudia López, del progresista Partido Verde, y Carlos Fernando Galán, quien se postula como independiente. Ambos han manifestado que, más allá de matices y críticas, respaldarán el tipo metro que encuentren firmado. El único aspirante que ha denunciado abiertamente que la adjudicación del metro elevado ha estado viciada es Holman Morris —el candidato respaldado por Petro—, rezagado en las encuestas que lo muestran en un lejano cuarto lugar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información