Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal de La Haya interroga al exprimer ministro de Kosovo Haradinaj por supuestos crímenes de guerra

El político, quien dimitió el viernes, está siendo investigado por su papel como comandante del Ejército de Liberación de Kosovo

El primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, a su llegada al tribunal este miércoles en La Haya.
El primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, a su llegada al tribunal este miércoles en La Haya. AP

Ramush Haradinaj, primer ministro kosovar, que acaba de dimitir “para preservar la dignidad del cargo”, ha comparecido este miércoles ante el Tribunal Especial para Kosovo para ser interrogado por la Fiscalía. Es la corte que juzgará los supuestos crímenes de guerra cometidos contra la minoría serbia, la comunidad romaní y los disidentes albaneses, por el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) en la guerra de Kosovo y también después (1998 y 2000), de cuya fuerza armada el político fue su comandante. “Viajo por tercera vez a La Haya y lo hago como Ramush Haradinaj, ciudadano de Kosovo, para demostrar que los Soldados de la Libertad actuaron siempre de acuerdo con la justicia y por una causa justa”, dijo el martes, en su cuenta de Twitter. El tribunal está ubicado en Holanda para proteger a los testigos.

“No aportamos ningún tipo de información, ni en esta ocasión ni en otras, acerca de los sujetos convocados”, dice, al teléfono, Christopher Bennet, portavoz de la Fiscalía y experto en los Balcanes, pero Haradinaj ha sido fotografiado accediendo la mañana del miércoles al edificio. Vestido de oscuro y con corbata gris, no ha hecho comentarios a la entrada. A la salida, pasadas las 11.00, el político ha reiterado que no entiende por qué le han convocado, según la traducción de sus palabras hecha por la prensa serbia desplazada a La Haya. 

El pasado 19 de julio, el antiguo jefe guerrillero, de 51 años, presentó su dimisión en Pristina, la capital, advirtiendo de que “Kosovo tiene que estar lista para unas elecciones”. “Los demás deben entender que somos un Estado soberano. La responsabilidad es ahora del presidente, Hashim Thaçi, para que empiece las consultas sobre la fecha de las elecciones”, dijo. Añadió que “el honor inherente a la función de primer ministro y el del Estado debe protegerse, y yo nunca los humillaría”. El cargo de crimen de guerra invocado en este caso incluye secuestro, tortura y asesinato de civiles serbios, y es posible que Haradinaj, alias Rambo en su época bélica, sea investigado por no haber evitado los delitos perpetrados por sus tropas. Kosovo, cuya población es en un 90% albanesa, declaró su independencia en 2008, pero Serbia no reconoce su soberanía. Sí lo han hecho 108 Estados miembro de Naciones Unidas y 23 de los 28 socios de la UE. España no está entre ellos.

Establecido gracias a una enmienda de la Constitución adoptada por la Asamblea kosovar, el Tribunal Especial opera en Holanda desde 2016 para preservar la integridad de los testigos. Surgido tras la presentación, en 2011, de un informe del Consejo de Europa que constató “la presencia de pruebas suficientes para investigar a varios miembros del ELK como sospechosos de crímenes de guerra contra los serbios”, no es una corte internacional al uso. Se rige por las leyes de Kosovo, sus jueces son de diferentes países y su presupuesto corre a cargo de la UE en virtud de la política exterior y de seguridad común comunitaria. Sus normas son estrictas “y por eso, si Haradinaj se comunica con el exterior para hablar de su caso, es asunto suyo”. “Nosotros estamos obligados a proteger la privacidad de todo el mundo”, añade Christopher Bennet.

Haradinaj fue elegido para un segundo mandato en septiembre de 2017, y es también la segunda vez que deja su puesto de primer ministro para comparecer ante la justicia. Ya lo hizo en 2005, después de que el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) le acusara de crímenes de guerra. En aquel momento, Belgrado le reclamó por haber instigado la expulsión de Kosovo, provincia serbia, de 230.000 ciudadanos de dicha comunidad. La mayoría de los miembros del Ejército de Liberación de Kosovo eran albaneses, y la represión serbia contra dicha comunidad provocó el bombardeo de la OTAN en 1999.

Juzgado a partir de 2005 por los jueces del TPIY, los principales testigos revocaron sus declaraciones o bien no acudieron a declarar, y la Fiscalía se quedó sin caso. Haradinaj fue absuelto en abril de 2008, dos meses después de que Kosovo hubiera declarado la independencia. Aunque la acusación consiguió la repetición parcial del juicio alegando intimidación de los testigos, los jueces le exoneraron de nuevo en 2012. El tribunal no consideró probado que hubiera un plan para deshacerse de los serbios. Después de ambos episodios, la reputación de Haradinaj rozó la categoría de héroe nacional en su tierra. En 2017, fue retenido durante varios meses en Francia porque Serbia había pedido su extradición. Los jueces galos consideraron que no tendría un juicio justo en Belgrado y no fue entregado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información