Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

América Latina y Europa reclaman un papel mediador en el duelo entre EE UU y China

La conferencia organizada por la CAF en Madrid analiza las relaciones entre Latinoamérica y la UE en un contexto internacional complejo

El periodista Michael Reid, el excanciller mexicano, Jorge G. Castañeda y el exministra de exteriores de Argentina, Susana Malcorra.
El periodista Michael Reid, el excanciller mexicano, Jorge G. Castañeda y el exministra de exteriores de Argentina, Susana Malcorra.

La necesidad de que Europa y América Latina se erijan en alternativa conjunta al duelo comercial, tecnológico y geopolítico que mantienen en la actualidad China y Estados Unidos fue uno de los ejes de la conferencia anual del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF, antes Corporación Andina de Fomento) celebrada este miércoles en la Casa América de Madrid.

En una primera mesa de debate, moderada por el editor de The Economist, Michael Reid, y bajo el título de Las relaciones entre Europa y América Latina en un contexto global, la exministra de Exteriores argentina, Susana Malcorra, subrayó el papel de mediador que deben jugar ambas regiones en el enfrentamiento entre los dos gigantes ya que comparten “una visión común de defensa del multilateralismo”. Malcorra insistió en la urgencia de fortalecer instituciones como la Organización Mundial de Comerico (OMC) –“hay que ponerla en cuidados intensivos”- y la integración económica global. Se mostró moderadamente optimista sobre la nueva ronda negociadora entre la Unión Europea y Mercosur y advirtió contra la creciente dependencia de China de algunos países latinoamericanos ante las inversiones de Pekín en la extracción de recursos naturales en la región como el litio. La exministra argentina afirmó que en estos momentos de cambio, que cuestionan una visión de la sociedad hasta hace poco compartida, es más necesario que nunca “una reposición de liderazgos capaces de evitar que la transición hacia lo nuevo sea conflictiva”.

El excanciller mexicano Jorge Castañeda abrió su intervención argumentando que ni China ni Estados Unidos pueden ser ejemplos a seguir por América Latina. “China no es una opción democrática para nada y EE UU que lo ha sido durante 200 años, ahora lo es menos”. En cambio, afirmó, Europa sí sigue, pese a sus problemas, representando un modelo: “Es comprensible la preocupación, pero, visto desde fuera, los populistas en Europa no avanzan como se ha demostrado en las últimas elecciones; Europa demuestra que es capaz de contenerlo” –“salvo en el caso del Brexit”, apuntó Reid- y también es un modelo en políticas públicas. El Estado asistencial europeo sigue vivo y coleando pese a todas sus dificultades”. Castañeda descartó por completo que las soluciones a lacras como la corrupción y la violencia puedan venir de China o EE UU y señaló que es, por el contrario, de Europa “de donde aún salen las nuevas ideas, como es por ejemplo el mensaje del peligro del cambio climático”.

Con su característica ironía mexicana, el excanciller manifestó que si bien Europa es un claro modelo a seguir por los latinoamericanos, “lo que falta por encontrar todavía son eurófilos” en la región. En el mismo sentido, la costarricense Rebeca Grynspan, secretaría de la Secretaria General Iberoamericana (SEGIB), aseguró que una alianza entre América Latina y el Viejo Continente -"no tan viejo", como dijo en la clausura José Antonio García Belaunde, representante de la CAF para Europa- es fundamental "para crear masa crítica en estos tiempos tan difíciles. Greenspan apostó por el multilateralismo en las relaciones comerciales y por la coordinación entre la inversión publica y privada, una relación que ahora pasa "por una profunda desconfianza tras el tsunami que ha supuesto Odebrecht" para el continente.

Tras destacar otros ponentes como Joanna Crellin, Alta Comisionada para América Latina y el Caribe del Departamento de Comercio Internacional de Reino Unido y Andrew Jacobs, de la Comisión Europea que solo las instituciones democráticas y las economías abiertas generan prosperidad y crecimiento, llegó el turno de hablar de la crisis de Venezuela como el gran foco de las tensiones ideológicas, políticas, diplomáticas y económicas de la región. Malcorra apuntó que “el tiempo pasa mientras que la realidad se degrada” y que no hay otra salida que “solución negociada” como la que ahora intenta Noruega. “Durante demasiado tiempo el Gobierno y la oposición venezolana han creído que el tiempo jugaba a su favor. Esto ya no es así”. Por su parte, Castañeda, defendió que “la solución no es que esa negociación incluya a Cuba, sino que pasa por Cuba. La cuestión es qué recursos tiene Europa para presionar a La Habana y de momento no veo que la UE esté actualmente en condiciones de ejercer esa influencia".

Leyes analógicas para un mundo digital

Entre los principales desafíos de la inclusión digital en América Latina está el vencer una brecha entre las leyes analógicas y el mundo digital que se avecina. Durante el tercer panel de la jornada, Joan Obradors, director para Europa de la firma Analysys Mason, subrayó que “menos de un 30% de las casas de América Latina tienen conectividad a redes de alta velocidad”. El dato pone en evidencia que el principal desafío en Latinoamérica es el técnico y la falta de infraestructura. Durante el debate Allan Ruiz, secretario ejecutivo de Comtelca, afirmó que el principal obstáculo en la región es “la voluntad política y visión a largo plazo, que vaya más allá del ciclo electoral”. Ruiz ha afirmado que a diferencia de Europa, no existe un impulso en conjunto de los países americanos para cerrar la brecha.

Otro de los consensos entre los panelistas fue que la inclusión digital solo será posible mediante la creación de políticas públicas sumado a una inversión de la industria privada. Sebastián Serrano, fundador de la billetera digital Ripio, afirmó que una de las aristas más importantes para acabar con la brecha digital es la educación. “Es necesario vencer ese paradigma cultural sobre los sistemas financieros digitales antes de hablar de las medidas que se deben tomar a nivel técnico”, aseveró Ripio. Jorge Aguilera, director de Administraciones Públicas y Smart Cities de la empresa Indra, coincidió en que es necesario crear un modelo de negocio para identificar las necesidades de cada país y así ofrecer servicios específicos a las necesidades de la población. Aguilera también afirmó que los teléfonos móviles son “el instrumento más importante en la inclusión digital”.

El año de la economía verde

Durante el panel dedicado al financiamiento verde y el desarrollo sostenible, los ponentes coincidieron en que este año es el de la lucha contra el cambio climático y de la economía verde. La directora General de la Oficina Española de Cambio Climático afirmó que es necesario cambiar cómo se están haciendo las cosas ya que “el modelo de desarrollo actual no es compatible con los límites del planeta”. Johannes Scholl, representante del banco alemán gubernamental de desarrollo KfW se mostró convencido de que las protestas de los niños y jóvenes durante los últimos meses han demostrado que “la conciencia ambiental se está fortaleciendo”. El empresario peruano Samuel Dyer narró la experiencia de su compañía a través de la reforestación en la Amazonia peruana. Dyer enfatizó que para lograr un desarrollo sostenible realista y compatible con las empresas es indispensable que el papel protagónico sea de la población.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información