Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michael Avenatti, el exabogado de Stormy Daniels, detenido por cargos de fraude y extorsión

El abogado, que se hizo famoso con el caso contra Trump y trató de presentarse a las primarias demócratas, ha sido acusado en dos operaciones de las fiscalías de Los Ángeles y Nueva York

Michael Avenatti, el pasado diciembre en los juzgados de Nueva York.
Michael Avenatti, el pasado diciembre en los juzgados de Nueva York. AP

El abogado Michael Avenatti, que se hizo famoso al presentar la demanda de la actriz Stormy Daniels contra Donald Trump, fue detenido este lunes por el FBI por cargos de extorsión y fraude bancario. Avenatti tenía investigaciones abiertas en las fiscalías de Nueva York y Los Ángeles, según han revelado estas hoy. Los cargos contra él incluyen el intento de chantajear a la marca de ropa deportiva Nike por valor de 20 millones de dólares bajo amenaza de hacer daño a su reputación.

En el año 2017, Avenatti asumió la representación legal de la actriz porno Stormy Daniels y presentó una demanda contra Donald Trump para liberarla del contrato de confidencialidad que firmó tras tener supuestamente una relación sexual con él. En pocos meses se hizo muy famoso. Avenatti se marcó como objetivo de su estrategia judicial conseguir un interrogatorio del presidente. Además, montó una agresiva estrategia mediática que colocó el asunto Stormy Daniels entre las principales preocupaciones de la Casa Blanca. A través de su cuenta de Twitter y de sus apariciones en medios, Avenatti presumía de haberse convertido en una fuerza de oposición al presidente y de haber mantenido en el centro de la conversación nacional aspectos oscuros de su campaña, como los pagos a mujeres por su silencio.

Según la fiscalía de Nueva York, donde fue detenido, Avenatti amenazó a Nike con generar publicidad negativa justo antes de una presentación de resultados. Poco después del mediodía en Nueva York, Avenatti escribió en su cuenta de Twitter que se proponía revelar “un gran escándalo perpetrado por Nike en el baloncesto universitario”. A continuación, fue detenido.

El cliente de Avenatti era el exentrenador de un equipo de baloncesto de las ligas amateur de Estados Unidos (universitaria y de institutos) al que Nike no había renovado un contrato de patrocinio. Cada año, las grandes marcas aportan sustanciosos recursos a estos equipos. Avenatti se reunió con representantes de Nike el 19 de marzo. Les dijo que tenía pruebas de que la marca había pagado al menos a tres jugadores amateurs y que había intentado ocular los pagos.

Con esa supuesta información en la mano, Avenatti exigió a Nike que pagara 1,5 millones de dólares a su cliente. También exigía que la empresa le contratara a él y a otro abogado para hacer una investigación interna por la que iban a facturar entre 15 y 25 millones de dólares. Como alternativa, dijo que aceptaría un pago de 22,5 millones de dólares a cambio de no hacer pública la información. Avenatti amenazó expresamente con hacer caer el valor de la compañía en Bolsa, según la fiscalía. Los investigadores consideran que esta actitud no tiene nada que ver con la búsqueda de un acuerdo extrajudicial, sino que es directamente extorsión.

La investigación de Los Ángeles se refiere a hechos que se remontan hasta 2014. No tiene nada que ver con la de Nueva York, pero ambas fiscalías se coordinaron para la detención y para presentar sus acusaciones a la vez. Por un lado, la fiscalía federal del centro de California le acusa de fraude al mentir a un banco sobre sus ingresos reales para obtener diversos créditos de seis cifras que superan juntos los cuatro millones de dólares. Por otro, le acusa de haberse quedado con dinero de una indemnización de 1,6 millones de dólares pagada a uno de sus clientes para sus propios gastos.

Seis horas después de su detención y tras comparecer ante el juez, Avenatti salió en libertad bajo fianza de 300.000 dólares. "Cuando se celebre el proceso seré exonerado por completo y prevalecerá la justicia", dijo a la salida del juzgado.

La demanda de Avenatti contra Trump finalmente quedó en nada y Stormy Daniels tiene que pagar casi 300.000 dólares en costas judiciales. El mes pasado, Daniels anunció que rompía su relación profesional con Avenatti. Preguntada este lunes por Los Angeles Times acerca de la detención de Avenatti, dijo estar “apenada pero no sorprendida”. Avenatti llegó a anunciar que se estaba planteando presentarse a presidente de Estados Unidos por el Partido Demócrata.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información