Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stormy Daniels tendrá que pagar casi 300.000 dólares a Donald Trump en costas judiciales

La indemnización responde a la demanda por difamación contra el presidente, independiente de la denuncia original de la actriz

Stormy Daniels y su abogado, Michael Avenatti, en abril en Nueva York.
Stormy Daniels y su abogado, Michael Avenatti, en abril en Nueva York. AP

Un juez federal de Los Ángeles cerró este martes la demanda por difamación de la actriz Stromy Daniels contra el presidente Donald Trump y la condenó a pagar 293.000 dólares en costas por el procedimiento. La demanda es independiente de la que Daniels presentó para anular un contrato de confidencialidad que le impedía hablar de una supuesta relación sexual con Trump. La demanda por difamación había sido ya desestimada y tan solo faltaba fijar el monto que debía pagar la actriz.

La demanda por difamación es una de las derivadas surgidas del caso original de Daniels contra Trump. Como parte de su campaña mediática, la actriz reveló que había sido amenazada físicamente en nombre de Trump por un desconocido en Las Vegas y dio a conocer un retrato robot de aquel individuo. Trump reaccionó diciendo que las afirmaciones de Daniels eran “una estafa total”. Esa reacción provocó la demanda por difamación en la que Daniels se declaraba perjudicada en su imagen.

El pasado 15 de octubre, el juez federal James Otero dio la razón a Trump y afirmó que se estaba ejerciendo su libertad de expresión. El juez argumentó que Trump estaba usando una “hipérbole retórica” al descalificar la demanda contra él y que censurar ese tipo de comentarios “privaría al país del discurso normal del proceso político”. Otero anunció entonces que Daniels debía pagar las costas del proceso con una cantidad “razonable”. Trump reaccionó en Twitter insultando a Daniels: “Ahora puedo ir a por cara de caballo y su abogado de tercera”, dijo. Esa cantidad quedó fijada este martes en 293.052,33 dólares.

Sin embargo, la denuncia original de Daniels sigue su curso. La actriz acudió a la justicia para declarar nulo un contrato de confidencialidad que le impedía hablar de una supuesta relación sexual con Trump en 2006 durante un torneo de golf. Daniels cobró 130.000 dólares por firmar. La denuncia se basaba en que Trump nunca llegó a firmar el contrato, por lo que debía ser considerado nulo. Aparte del aspecto legal, el abogado Michael Avenatti se embarcó en una agresiva estrategia mediática que convirtió el asunto en el centro de la conversación nacional durante meses.

Avenatti ha dejado claro en varias ocasiones que su objetivo final es obligar a Trump a declarar en este caso, algo a lo que no se puede negar aunque esté en la Casa Blanca si le llama el juez. A lo largo de los meses, Trump se ha contradicho varias veces sobre aquel pago a Daniels. En su último cambio de estrategia, los abogados de Trump dijeron al juez que la actriz tiene toda la razón, que el contrato es nulo y que puede contar lo que quiera. Sin embargo, no hay una decisión judicial.

Del escrutinio legal sobre aquel contrato acabó surgiendo una investigación de la fiscalía de Manhattan sobre el abogado de Trump, Michael Cohen. El pago a Daniels se podía interpretar como un movimiento para ocultar información negativa para el entonces candidato Trump, y por tanto era un gasto de campaña ilegal. Las oficinas de Michael Cohen fueron registradas y acabó declarándose culpable de violar las leyes electorales. En su declaración, implicó directamente a Trump. Hoy, Cohen está colaborando con la justicia en busca de reducir sus problemas judiciales y se ha convertido en una vía de problemas para Trump.

Para Michael Avenatti y Stormy Daniels, todo esto no habría sucedido si no hubiera sido por su estrategia legal y mediática. Así presumió este martes Avenatti en reacción a la noticia sobre la indemnización que su cliente debe pagar. Avenatti, que anunciado un recurso contra la decisión, asegura que en la denuncia por el contrato de confidencialidad puede conseguir una indemnización de hasta 1,5 millones de dólares de Trump a su cliente, y afirmó que todos los problemas legales más inmediatos a los que se enfrenta ahora mismo el presidente de Estados Unidos (la investigación de los pagos a Daniels y otra mujer a cambio de su silencio en plena campaña) han sido gracias a su estrategia. El tuit fue borrado una hora después de su publicación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información