Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 2.000 personas son evacuadas del principal reducto del ISIS en Siria

Los civiles abandonan la zona fronteriza con Irak mientras las milicias kurdas asedian a los yihadistas

Un grupo de hombres es evacuado de Baghuz en un camión, este miércoles.
Un grupo de hombres es evacuado de Baghuz en un camión, este miércoles. AP

Más de 2.000 personas lograron abandonar durante este miércoles el reducto yihadista que mantienen unos 300 combatientes del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en el poblado de Baghuz, en el este sirio y junto a la frontera con Irak, según las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés). Este compendio de milicias kurdo-árabes aliadas de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos tienen rodeados a los yihadistas en un territorio que no supera los 700 metros cuadrados. Los civiles han sido transportados en más de 80 camiones y autobuses habilitados y la evacuación proseguía en la tarde de este miércoles al tiempo que la tregua de 48 horas anunciada este lunes por las SDF llega a su fin.

“Las FDS continúan recibiendo civiles que intentan escapar a un lugar seguro y los combatientes mas radicales el ISIS prosiguen en Baghuz”, ha publicado la coalición en su cuenta oficial de Twitter. Periodistas locales sobre el terreno contactados vía telefónica aseguran que se trata de mujeres, niños pero que “también hay varones a bordo de los vehículos”. Un portavoz de las SDF, Adulkarim Omar, dice “no disponer de cifras concretas” sobre el número de yihadistas que se han entregado y abandonado Baghuz este miércoles.

La Alta Comisaria para los Derechos Humanos para la ONU, la chilena Michelle Bachelet, expresó este martes su "viva preocupación" por las cerca de "200 familias, que incluyen mujeres y niños, y que están aparentemente bloqueadas en el sector minúsculo todavía controlado por el ISIS”. Ha sido precisamente el elevado número de civiles que ISIS utiliza como escudos humanos, la gran mayoría de ellos mujeres extranjeras que se sumaron a la yihad y sus hijos menores, lo que forzó a las SDF a paralizar la ofensiva para negociar la salida de civiles y la rendición de los armados.

“Esta es la última oportunidad para que los yihadistas se rindan antes de acabar con ellos”, dice en conversaciones de WhatsApp un miliciano desde el frente de Baghuz, quien asegura que la mayoría de los yihadistas son extranjeros, y muchos están heridos o enfermos. Entre ellos se encuentra un importante grupo de iraquíes.

Un grupo de milicianos de las SDF, este lunes en los alrededores de Baghuz. ampliar foto
Un grupo de milicianos de las SDF, este lunes en los alrededores de Baghuz. REUTERS

Al menos 40.000 personas han logrado huir de las zonas de combate desde que el pasado 10 de septiembre las SDF lazaran una ofensiva para expulsar al remanente de ISIS al este del Éufrates, según los cálculos que hace le Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. La mitad de los desplazados se hacinan en el campo de Al Hol, tras ser sometidos a un escrutinio por parte de las SDF. Los hombres son separados para ser interrogados con el fin de identificar quiénes han combatido en las filas del ISIS, ya que la mayoría de varones, incluidos los extranjeros, alegan ser simples trabajadores. Los presuntos terroristas son encarcelados en las prisiones gestionadas por la rama política de las milicias kurdo-árabes donde se contabilizan más de 1.200 combatientes internacionales presos que suman al menos 45 nacionalidad distintas entre árabes, europeos, asiáticos y africanos. Entre los árabes, los tunecinos representan el grupo más numeroso, según el último estudio elaborado por el centro The Soufan Group.

En los centros que acogen a los familiares del ISIS, se cuenta medio millar de mujeres junto con 1.200 niños, algunos de ellos huérfanos. Parte de estas mujeres llegaron a las tierras del autoproclamado califato para vivir junto con sus familias. Otras, se prestaron voluntarias como “incubadoras de yihadistas” en lo que se denominó en 2014 ‘la yihad sexual’ cuando docenas de jóvenes europeas respondieron la llamada del autoproclamado califa, Abu Baker Al Baghdadi, y emigraron a Siria e Irak para casarse con islamistas radicales.

Entre los civiles evacuados, también han sido liberadas una docena de mujeres y niños yazidíes que fueron secuestrados en el verano de 2014 por el ISIS en Irak y arrastrados a Siria después de que estos últimos fueran derrotados en Mosul. Ellas, convertidas en esclavas sexuales. Ellos, en niños soldados. Otro portavoz de las SDF, Mustafá Bali, ha asegurado en declaraciones recogidas por la agencia EFE que aun se desconoce el paradero de los cerca de 3.000 yazidíes que siguen desaparecidos, así como el de los milicianos de las SDF capturados por el ISIS.

El rompezabezas de los yihadistas occidentales europeos apresados

El presidente estadounidense, Donald Trump, pidió este sábado a Europa que se haga cargo de 800 yihadistas, sin precisar las nacionalidades, advirtiendo que de lo contrario podrían quedar en libertad. Se teme que los excombatientes del ISIS puedan escapar a terceros países para reagruparse. De hecho, al menos 24 yihadistas que han huido de los combates han sido arrestados al cruzar a Irak, y otros dos altos cargos del ISIS al entrar en Líbano, según han anunciado sus respectivos Gobiernos. La petición llega tras repetidos anuncios de una inminente retirada de los 2.000 soldados que EE UU tiene desplegados en Siria y ello a pesar de las reticencias expresada por altos cargos del Pentágono.

Los países europeos debaten la repatriación de sus nacionales, tanto combatientes como civiles, en lo que se antoja un complejo rompecabezas para la justicia europea. Alemania se ha sumado este miércoles a la postura de Francia, que ya anunció que estudiará la repatriación de sus nacionales “caso por caso”. "En defensa de la seguridad de nuestro país, el Gobierno alemán debe poner condiciones para el retorno de excombatientes de Estado Islámico que tengan nacionalidad alemana", ha dicho este miércoles el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, durante una entrevista a un diario germano.

Por su parte, fuentes gubernamentales españolas consultadas por EL PAÍS señalan que “no hay constancia hasta la fecha de que se encuentren nacionales españoles entre los yihadistas apresados en las cárceles de las SDF”, para añadir que la preocupación de España en materia de seguridad está ligada a “aquellos yihadistas magrebíes presos en las cárceles de las SDF que puedan tener vínculos con España”. Según los datos que maneja el Ministerio del Interior, el número de  yihadistas que viajaron desde España para sumarse al ISIS en Siria e Irak rondan los 240, de los cuales se estima que unos 60 murieron en combate, medio centenar ha retornado y otros 130 seguirían con vida sin que se sepa cuántos permanecen e Siria e Irak y cuántos están en terceros países. “Por yihadistas con una vinculación estrecha con España se entiende desde que tengan la nacionalidad a un permiso de residencia, o una pareja española por ejemplo”, explica desde Madrid y en conversación telefónica Carola García-Calvo, investigadora en el Real Instituto Elcano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información