Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una adolescente que se unió al ISIS pide volver a Reino Unido

Shamima Begum huyó a Siria cuando tenía 15 años junto con otras dos escolares

Renu Begum muestra a los medios en febrero de 2015 una imagen de su hermana Shamima, integrada en las filas del ISIS.
Renu Begum muestra a los medios en febrero de 2015 una imagen de su hermana Shamima, integrada en las filas del ISIS. AFP

Shamima Begum, una de las tres escolares británicas que en febrero de 2015 se marcharon a Siria para unirse al Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), quiere volver a Reino Unido porque está embarazada. Así lo ha declarado en una entrevista publicada este jueves en The Timesen la que la joven, que ahora tiene 19 años, habla por primera vez sobre su vida en Siria. 

En sus declaraciones al diario británico, Begum relata, entre otras cosas, cómo fue su llegada al país y su vida en Raqqa. "Era una vida normal, como la que muestran en los vídeos de propaganda", asegura, para a continuación añadir que había "bombardeos de vez en cuando". La joven también afirma que en este tiempo no ha visto ejecuciones, pero sí una cabeza decapitada en un cubo de basura. "Cuando vi una por primera vez, no me desconcertó nada", añade.

La joven, que ya perdió a dos hijos por desnutrición de acuerdo con su relato, se encuentra embarazada de nueve meses en un campo de refugiados junto con otras 39.000 personas en el norte de Siria. Ese es precisamente el motivo que esgrime para pedir su regreso. "Tengo miedo de que este bebé se ponga enfermo en este campamento. Lo que realmente quiero es volver a Reino Unido".

La huida de Shamima Begum junto con otras dos escolares conmocionó a Reino Unido. La entonces adolescente vivía en el barrio londinense de Bethnal Green cuando abandonó su país junto con Amira Abase, también de 15 años, y Kadiza Sultana, que entonces tenía 16. En febrero de 2015, las tres chicas viajaron desde el aeropuerto londinense de Gatwick con destino a Turquía después de decir a sus padres que salían de casa para dar un paseo. Días después de su fuga Scotland Yard reconoció que las tres menores habían sido interrogadas con anterioridad, después de que otra compañera del mismo colegio realizara el mismo viaje para unirse al Estado Islámico. 

Una vez en Turquía, las adolescentes cruzaron la frontera a Siria y, tras llegar a la ciudad de Raqqa, permanecieron en una casa con otras mujeres que iban a casarse con radicales islámicos. En la entrevista, Begum confirma que Sultana murió en territorio sirio en un ataque aéreo. Días después de llegar a Siria ella se casó con un joven holandés de 27 años que se había convertido al islam y estuvo con él hasta hace dos semanas, cuando abandonaron la localidad de Baghuz, el último territorio del Estado Islámico en el este sirio. Su marido, según contó, se entregó a un grupo de combatientes sirios.

La noticia de la reaparición de Shamima Begum ha sido recibida con frialdad por parte del Gobierno de Reino Unido. El secretario de Estado para la Seguridad, Ben Wallace, ha advertido a la joven de que será investigada si decide regresar al país. Wallace ha señalado que no existen servicios consulares británicos en Siria y que no piensa poner en marcha una operación de rescate para traer de vuelta a Begum. "No pienso poner en riesgo la vida de ciudadanos británicos para encontrar a terroristas o exterroristas en medio de un Estado fallido", ha dicho. La última decisión sobre si Begum sería o no investigada por la posible comisión de delitos, en el caso de que regresara a Reino Unido, recaería en el ministro del Interior, Sajid Javid, previa consulta de los servicios de inteligencia del MI5 y MI6. En 2015, el jefe de Scotland Yard, Bernard Hogan-Howe, aseguró que ni la joven ni sus otras amigas huidas se enfrentarían a acusaciones criminales si no hubiera pruebas claras de que hubieran delinquido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información