Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas lanza una batería de medidas para proteger los intereses de la UE en Irán

Los analistas subrayan la dificultad de blindar a las empresas europeas de las sanciones a pesar de los esfuerzos de la Comisión Europea

El ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zari, en Bruselas el martes.
El ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zari, en Bruselas el martes. AFP

Europa trata de maniobrar para blindar los intereses europeos en Irán. La Comisión Europea ha lanzado este viernes una batería de medidas para contrarrestar las sanciones estadounidenses, tras la ruptura del acuerdo nuclear. La principal propuesta puede acabar siendo puramente simbólica: Bruselas ofrece garantías legales a las empresas presentes en Irán para que no tengan que responder a ninguna sanción extraterritorial. Pero las grandes cancillerías desconfían: esa medida universal —similar a la aprobada en los años noventa para proteger los intereses europeos tras el embargo de Washington a Cuba— difícilmente blindarán a las empresas europeas, sobre todo a las multinacionales con intereses en Estados Unidos.

La canciller alemana Angela Merkel ya recelaba el jueves de la posibilidad de proteger los intereses europeos. Fuentes comunitarias admiten que no existe ninguna bala de plata, pero confían en que la estrategia tenga efectos disuasorios sobre las autoridades y empresas estadounidenses. Junto a ese plan, las principales medidas son las siguientes.

Financiación a través del BEI. Bruselas eliminará obstáculos para que el Banco Europeo de Inversiones, con el aval del presupuesto europeo, financie inversiones en Irán, en particular para pequeñas y medianas empresas. Esa propuesta entrará en vigor en un plazo máximo de dos meses siempre que el Parlamento Europeo y el Consejo no presentan objeciones.

Cooperación con Irán. La Comisión Europea seguirá con sus planes de asistencia y cooperación en el país, incluyendo las actividades relacionadas con el sector energético. El comisario español Miguel Arias Cañete visitará Teherán este fin de semana. Bruselas movilizará fondos de cooperación y desarrollo, pero no especifica aún las cuantías.

Transferencias al Banco Central de Irán. Bruselas alienta las transferencias de los Estados miembros al banco central iraní para permitir que las autoridades puedan seguir operando en el mercado petrolero en caso de que las sanciones estadounidenses tengan como objetivo a las empresas energéticas europeas con contratos en Irán.

Escudo europeo. Otorga garantías legales a las empresas europeas presentes en Irán, que teóricamente no tendrán que responder a ninguna sanción extraterritorial (e incluso podrían recibir una penalización de las autoridades de sus países de origen si acatan las estadounidenses). Esa protección europea contempla también pedir daños a terceros (en última instancia el Gobierno estadounidense) por los perjuicios causados. Y quedarían anulados en la UE los efectos "de cualquier tribunal extranjero basándose en esas sanciones". Bruselas cree que pondrá en marcha ese escudo antes del 6 de agosto, cuando las sanciones norteamericanas tengan efecto.

Está por ver cómo puede proteger ese escudo a las empresas europeas con filiales en Estados Unidos, o que sean dependientes de financiación en dólares. Tras el embargo a Cuba, esa apuesta funcionó: el presidente Clinton acabó eximiendo a las empresas europeas. Pero los analistas creen que con Trump esa posibilidad es muy remota.

Más información