Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump y Putin hablaron de reunirse en la Casa Blanca antes de la crisis por el ataque químico en Reino Unido

La conversación tuvo lugar antes de las expulsiones recíprocas de diplomáticos por el envenenamiento del espía ruso Serguéi Skripal

El presidente de EE UU, Donald Trump (der.) y su homólogo ruso, Vladímir Putin (izq.), en un encuentro del G20 en Hamburgo en julio de 2017.
El presidente de EE UU, Donald Trump (der.) y su homólogo ruso, Vladímir Putin (izq.), en un encuentro del G20 en Hamburgo en julio de 2017. AFP

Ante el creciente aislamiento internacional de Rusia tras el ataque químico en Reino Unido, el Kremlin trató este lunes de reparar lazos con Estados Unidos y en especial con el presidente Donald Trump. Un asesor del presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró que, en la conversación telefónica que mantuvieron el 20 de marzo, Trump le propuso celebrar una reunión en la Casa Blanca. El Kremlin dijo confiar en que empiecen los preparativos de un encuentro entre ambos líderes, pero admitió que parece complicado dado el deterioro de la relación bilateral tras el caso del envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal en la ciudad inglesa de Salisbury.

Tras esas declaraciones, la Casa Blanca rebajó la posibilidad de un anuncio inminente sobre una reunión. La portavoz de Trump, Sarah Sanders, recordó que, en dicha llamada, ambos líderes hablaron de la posibilidad de celebrar un encuentro a corto plazo en “un número de sedes potenciales, incluida la Casa Blanca”. “No tenemos nada más a añadir en este momento”, dijo Sanders a la prensa.

“Cuando nuestros presidentes hablaron por teléfono, Trump propuso celebrar el primer encuentro en Washington, en la Casa Blanca”, dijo Yuri Ushakov, asesor en política internacional de Putin, en una rueda de prensa, según informa Reuters. “Nos gustaría creer que las medidas tomadas por los estadounidenses en base a acusaciones gratuitas serán retiradas y que podremos empezar un diálogo constructivo y serio”, agregó en alusión a los castigos de EE UU y otros países por el ataque en Reino Unido, que Occidente atribuye a Rusia pero del que Moscú niega ser responsable.

Una invitación a la Casa Blanca supondría el aval soñado por Putin, que mantiene una relación cercana con Trump pero de confrontación con el resto del aparato diplomático estadounidense. En ese sentido, una reunión en Washington sería polémica para Trump, que está siendo investigado por si él o su entorno se coordinaron con los esfuerzos de Moscú para ayudarle a ganar las elecciones presidenciales de 2016. Además, a diferencia de su Gobierno, Trump rechaza criticar a Putin y en ocasiones lo ha elogiado.

Ambos presidentes mantuvieron su primera reunión el pasado julio en Alemania y se volvieron a ver en noviembre en una cumbre en Vietnam. La última vez que Putin estuvo en la Casa Blanca fue en 2005 cuando se reunió con el entonces presidente, el republicano George W. Bush, en un momento de mayor cercanía entre ambos países.

El envenenamiento con un agente nervioso a Skripal y su hija Yulia tuvo lugar el 4 de marzo. En su conversación telefónica, dos semanas después, Trump no abordó con Putin ese asunto, según explicó la Casa Blanca. Además, felicitó a su homólogo ruso por su victoria electoral, lo que le costó un alud de críticas en Washington ante las denuncias por irregularidades en los comicios.

La semana pasada, sin embargo, EE UU se unió a otros países occidentales al imponer duras represalias a Rusia por el ataque químico. Washington expulsó a 60 diplomáticos rusos y cerró el consulado ruso en Seattle ante el temor a que se utilizara como base de espionaje. Moscú respondió con la salida del mismo número de diplomáticos estadounidenses en Rusia y ordenó el cierre del consulado norteamericano en San Petersburgo.

Cumbre Trump-Abe en Florida

El presidente estadounidense, Donald Trump, celebrará el 17 y 18 de abril una cumbre en Florida con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, que estará marcada por las negociaciones con Corea del Norte, según anunció este lunes la Casa Blanca. Trump tiene previsto reunirse en mayo con el dictador norcoreano, Kim Jong-un, en una cita repleta de incógnitas y de alto riesgo en que tratará de forzar a Pyongyang a enterrar definitivamente su programa nuclear.

Japón, junto a Corea del Sur, es el país de la región más preocupado por el desarrollo atómico de Corea del Norte. Varios de los misiles lanzados el año pasado por el régimen de Kim, con los que amenazaba con alcanzar a EE UU, sobrevolaron Japón. Trump y Abe ya se reunieron en febrero de 2017 en Mar-a-Lago, el club privado del presidente estadounidense en Florida. En la cita también hablarán de la relación comercial.

Más información