Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nigeria condena por primera vez a un miembro de Boko Haram por el secuestro de las niñas de Chibok

Haruna Yahaya, de 35 años, ha sido sentenciado a 15 años de cárcel por su papel en uno de los crímenes más mediáticos de este grupo yihadista

La veintena de niñas liberadas por Boko Haram en 2016.
La veintena de niñas liberadas por Boko Haram en 2016.

Nigeria ha condenado por primera vez este miércoles a un miembro de Boko Haram por el secuestro de las 276 niñas de Chibok, en el noreste de Nigeria, uno de los crímenes más mediáticos de este grupo yihadista. Dentro de un juicio masivo —unos 2.300 supuestos miembros de Boko Haram comparecen desde el pasado octubre ante la justicia de este país—, Haruna Yahaya, de 35 años, ha sido sentenciado a 15 años de cárcel por su papel en el secuestro de las casi 300 menores de su escuela en esta ciudad de 66.100 habitantes.

El Ministerio de Justicia de Nigeria ha informado este miércoles de que Yahaya ha confesado su participación en este secuestro, en el que dice que colaboró después de ser obligado a unirse al grupo terrorista. Según este organismo, el condenado reconoció que ya no sabía siquiera a cuántas personas había asesinado.

Alrededor de unos 2.300 supuestos miembros de Boko Haramcomenzaron el pasado octubre a comparecer ante la justicia nigeriana. Se trata de un macroproceso contra este grupo terrorista que ha generado grandes dudas: hay cuatro magistrados para llevar a cabo unos juicios que al principio se celebraron en instalaciones militares y a puerta cerrada, sin presencia de público ni medios de comunicación. Sin embargo, tras la presión de grupos proderechos civiles, los sospechosos están apareciendo en audiencia pública. Además, la mayor parte de los detenidos lleva años en prisión sin que se hubiera presentado una acusación formal contra ellos y sin asistencia letrada.

Esta es la primera iniciativa judicial de esta dimensión contra el grupo terrorista que ha provocado unos 20.000 muertos y 2,6 millones de desplazados de sus hogares desde 2009 en el noreste de Nigeria. Hasta entonces, solo trece personas habían sido llevadas ante un juez, nueve de las cuales fueron condenadas. Amnistía Internacional denunció en varias ocasiones las malas condiciones en los centros de detención del norte de Nigeria, en los que unas 7.000 personas habrían muerto de hambre, deshidratación o a consecuencia de torturas desde 2011 y otras 1.200 habría sido ejecutadas extrajudicialmente, según esta ONG. 

Más información