Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boda en el mayor basurero de América Latina

Tras el cierre del vertedero en Brasilia, unas 3.000 personas se han quedado sin su principal fuente de ingresos

Una pareja de recolectores de materiales reciclables se casa en el basurero de 'Lixão da Estrutural, en Brasilia.

Valdineide Dos Santos Ferreira y Deoclides Nascimento Brito protagonizaron una singular historia de amor. Estos “catadores de lixo” –recolectores de materiales reciclables hicieron del segundo mayor basurero del mundo, ubicado en Brasilia, el altar de su boda. Tras 60 años de actividad, el vertedero más grande de América Latina ha cerrado este sábado sus puertas. Como esta pareja, 3.000 recolectores han perdido su principal fuente de ingresos.

Ella tiene 62 años, él 38. Se conocieron en el “Lixão da Estrutural”, el enorme basurero situado a 30 kilómetros de la capital. Ella pasó parte de su vida en este terreno árido de 200 hectáreas, por eso, cuando él le pidió matrimonio no lo dudó, estaba segura de que había encontrado a la persona indicada. “La primera vez que me fui a casar me dejaron en la puerta de la iglesia, ahora no, mi marido me ama en realidad”, aseguró entusiasmada Dos Santos. Después de contraer matrimonio el pasado jueves vestida de blanco, añadió: “Espero que todo el mundo sea feliz como yo lo estoy siendo”.

Pero no todos se mostraron tan felices. Con el cierre del vertedero, Samuel de Oliveira, de tan solo 15 años, ha perdido su principal fuente de sustento. Oliveira dejó el campo para vivir en Brasilia con siete años, desde entonces había trabajado en este basurero. “De aquí hemos sacado nuestro sustento toda la vida, yo, mi mamá y mis hermanos”, cuenta el joven y denuncia que muchos padres, madres y jóvenes se van a quedar desempleados.

“Es una vergüenza tener en la capital del país el segundo mayor basurero del mundo”, declaró a Efe el gobernador socialista Rodrigo Rollemberg quien había prometido desde su campaña sustituir el enorme vertedero que todos los días recibe hasta 1.800 toneladas de desechos. “Brasilia va a dar un salto de civilización”, aseguró Rollemberg.

El enorme vertedero será reemplazado por un nuevo basurero, el “Aterro Sanitário de Brasilia”. En este serán instalados cinco almacenes donde algunos recolectores podrán continuar realizando sus actividades de forma organizada y recibirán una compensación económica, aunque algunos se muestran escépticos.

Una recolectora de materiales reciclables en 'Lixão da Estrutural'.
Una recolectora de materiales reciclables en 'Lixão da Estrutural'. EFE

Entre las montañas de basura, algunas con más de 50 metros de alturas, los “catadores” buscan materiales reciclables que luego revenden a algunos intermediarios y que constituyen la principal y única renta de muchas familias en Brasil. El país suramericano cuenta con entre 800.000 y un millón de recolectores, de los cuales cerca del 65% son mujeres, según datos del Movimiento Nacional de los Recolectores de Materiales Reciclables. La gran mayoría trabaja por cuenta propia, aunque hay algunas cooperativas regularizadas. Su labor es vital ya que son responsables de la colecta del 90% de todo lo que es reciclado en el país.

Síguenos en Twitter y en Flipboard