Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La próxima reunión de Davos estará dirigida por mujeres

La participación femenina alcanzó apenas el 18% en el último encuentro

Marisol Argueta, directora para América Latina del Foro Económico Mundial, en Buenos Aires, en abril.
Marisol Argueta, directora para América Latina del Foro Económico Mundial, en Buenos Aires, en abril. WEF

El Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), que cada año celebra su reunión anual a finales de enero en la estación suiza de Davos, ha decidido nombrar como copresidentas de la reunión del próximo año a un grupo formado exclusivamente por mujeres. Un panel que encabeza Erna Solberg, primera ministra de Noruega, y Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), una de las principales impulsoras a nivel mundial de una mayor presencia femenina en los puestos de poder. Junto a ellas estarán Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Internacional de Sindicatos; Fabiola Gianotti, directora general de la Organización Europea para el Análisis Nuclear; Isabelle Kocher, consejera delegada de la empresa energética ENGIE; Ginni Rometty, presidenta ejecutiva de IBM; y Chetna Sinha, presidenta de la cooperativa de crédito Mann Deshi.

Aunque en su comunicado el WEF no hace mención específica al género de las copresidentas, lo cierto es que durante años el Foro Económico Mundial ha insistido en que quería aumentar la presencia de mujeres en su reunión anual, si bien ha tenido escaso éxito. El año pasado, apenas el 18% de los participantes eran mujeres, pese a que había también tres copresidentas de la reunión, lo que le ha valido constantes críticas.

El tema de la 48ª edición que se celebrará entre el 23 y el 26 de enero es “explorar las causas y las soluciones de las fracturas políticas, económicas y sociales que afronta la sociedad global”, explicaba ayer el WEF en su nota. Está previsto que asistan unos 3.000 participantes de más de 100 países. El nuevo presidente, Borge Brende, que se estrenará en este encuentro, ignoraba también en sus declaraciones el sesgo de género. “Será una reunión anual de una profundidad y una diversidad única, preparada por grupos de trabajo de expertos que tendrán encuentros geopolíticos de alto impacto y muchos de ellos podrán ser seguidos por millones de ciudadanos en todo el mundo”, recogía el comunicado. Nadie del WEF estaba este lunes disponible para hacer declaraciones.

El propio Foro, en un informe publicado a principios de este mes, apuntaba que, por primera vez en la última década, este año ha aumentado la disparidad entre sexos y que haría falta un siglo para que se eliminen esas diferencias frente a los 83 que eran necesarios un año antes.

Es más, en materia salarial —quizás el barómetro más sensible y en el que mejor se aprecia la discriminación por razones de sexo— el WEF admite que la igualdad entre hombres y mujeres costará el doble alcanzarla: alrededor de 217 años. La disparidad se ha reducido en lo que respecta al acceso a la educación y a la sanidad.

El FMI, bajo la batuta de Christine Lagarde, ha puesto el acento en estos años en la necesidad “macroeconómica y social” de empoderar a las mujeres y estimular su inclusión en el mercado de trabajo, un aspecto especialmente importante para sociedades envejecidas como las occidentales.

Según el Fondo, las mujeres representan el 40% de la fuerza de trabajo a nivel global, con grandes disparidades en regiones como Oriente Próximo, donde apenas supone el 21%. El FMI cifra la brecha salarial en el 16%, es decir, que las mujeres de media cobran un 84% de lo que reciben los hombres.

Más información