Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temer hace un llamamiento en la ONU contra el proteccionismo

El presidente de Brasil advierte a Venezuela de que en Latinoamérica "ya no hay margen para alternativas a la democracia"

El presidente de Brasil, Michel Temer, el lunes por la noche con Donald Trump en Nueva York.
El presidente de Brasil, Michel Temer, el lunes por la noche con Donald Trump en Nueva York. REUTERS

El presidente de Brasil, Michel Temer, hizo este martes en la sesión solemne de la Asamblea de las Naciones Unidas una defensa encendida del multilateralismo y la apertura comercial en la que ha puesto en entredicho al líder de la primera potencia mundial, Donald Trump. Temer, el primer líder en tomar la palabra, rechazó “el nacionalismo exacerbado y el proteccionismo” y mostró a su país como máximo ejemplo de sistema comercial abierto.

“En esta situación de incertidumbre necesitamos más diplomacia, no menos, necesitamos más multilateralismo, no menos. Y necesitamos más que nunca una ONU más eficaz y legítima”, enfatizó en la sede de la organización, en Nueva York. Su mensaje se dirige tanto al plano comercial como al geopolítico, en un momento de especial tensión con Corea del Norte, cuyos avances en armamento nuclear tienen en vilo a medio mundo y con las espadas en alto a Estados Unidos.

Temer ha desembarcado en la ONU en un momento convulso para él y para su país. El presidente está denunciado por un fiscal por recibir sobornos y obstruir a la justicia, arrastra un índice de impopularidad del 80% y tiene a medio gobierno investigado por corrupción. Se estrenó como presidente en esta misma sala hace un año, cuando estaba recién nombrado, tras la destitución de Dilma Rousseff, y el hombre que estaba este martes de septiembre no parecía más robusto que el de 2016. Mientras, el país ha salido a duras penas de la peor recesión de su historia, al encadena dos trimestres seguidos de crecimiento económico, pero el ritmo es aún muy débil.

Apenas mencionó estos problemas en su discurso. Admitió que su pueblo está todavía superando “una crisis económica sin precedentes” y aseguró que “el Brasil que está naciendo de las reformas” constituye un país “más abierto al mundo”. Sí abordó la grave inestabilidad de Venezuela y la espiral autoritaria del Gobierno chavista para recalcar que en América Latina “ya no hay margen para alternativas a la democracia”. “La situación de los derechos humanos en Venezuela sigue deteriorándose", lamentó.

En el marco de la Asamblea, Temer había asistido el lunes por la noche a una cena auspiciada por el presidente de Estados Unidos, en la que también participó el colombiano Juan Manuel Santos y el panameño Juan Carlos Varela. La velada giró sobre todo en torno a la crisis venezolana y el mandatario brasileño defendió una postura que comparte con el resto de líderes latinoamericanos: hay que presionar más al Gobierno de Nicolás Maduro, pero, a diferencia de lo que había insinuado Trump, dejar cualquier intervención militar fuera de la ecuación. “Para presionar por una solución democrática, pero una presión diplomática", en palabras del propio Temer. Es la filosofía que transmitió este martes en la sede de la ONU.

Más información