La Fiscalía de Brasil sitúa a Temer en el eje de una trama de sobornos

El presidente esquiva de momento la investigación judicial por la inmunidad que le concede el cargo

Michel Temer durante una ceremonia en el palacio presidencial de Brasilia, este miércoles.
Michel Temer durante una ceremonia en el palacio presidencial de Brasilia, este miércoles.Eraldo Peres (AP)

La delação do fim do mundo ya tiene imágenes y sonido. Y desde la tarde del miércoles se han apoderado de todas las televisiones y medios digitales brasileños. Son los vídeos divulgados por el Supremo Tribunal Federal (STF) con los testimonios de los 78 antiguos ejecutivos de la macroconstructora Odebrecht que accedieron a colaborar con la justicia. Su relato es el de una casta política corrompida de derecha a izquierda, que acudía a la empresa a pedir dinero para financiar sus fastuosas campañas electorales o simplemente para metérselo en el bolsillo. A cambio, Odebrecht conseguía leyes y concursos públicos a su medida.

Más información

Las revelaciones constituyen un nuevo mazazo para la imagen de Luiz Inácio Lula da Silva, el obrero metalúrgico que llegó a presidente y se convirtió en un mito para decenas de millones de brasileños hasta entonces abandonados en la pobreza. Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora, en prisión desde hace más de un año, relata que la compañía llegó a reservar un fondo de 40 millones de reales (unos 12 millones de euros) para atender las peticiones de Lula y de su fuerza política, el Partido de los Trabajadores (PT). Además de financiación para sus campañas, Lula es acusado de pedir favores para él, para sus hijos y para sus hermanos. El expresidente no solo otorgaba a Odebrecht un trato favorable en Brasil, sino que hacía gestiones para la constructora ante gobiernos de países extranjeros, de Venezuela a Angola.

De las relaciones de Lula con Odebrecht ya se conocían detalles, porque el expresidente tiene otros cinco procesos judiciales abiertos. Pero entre todos los documentos divulgados el miércoles hay también material inflamable contra Michel Temer, que llegó a la presidencia el pasado septiembre gracias al impeachment contra Dilma Rousseff. Un informe del fiscal general de la República, Rodrigo Janot, sitúa a Temer como el cerebro de una trama de captación de recursos ilegales cuando era vicepresidente de la República y jefe del PMDB en la Cámara de Diputados.

Temer “capitaneaba un núcleo político organizado”, en palabras del fiscal, junto a dos personas de su círculo de mayor confianza, los actuales ministros de la Casa Civil –una especie de primer ministro-, Eliseu Padilha, y de la Secretaría General de la Presidencia, Wellington Moreira Franco. Padilha era el encargado de “centralizar las recaudaciones financieras” procedentes de Odebrecht, ante la que actuaba “en nombre de Temer y del PMDB”, según concluye el fiscal tras escuchar las declaraciones de seis de los delatores.

El informe del fiscal detalla al menos dos pagos ilegales, ambos en 2014. El primero, de cuatro millones de reales (1,2 millones de euros), fue reclamado por Moreira Franco, entonces ministro de Aviación Civil, tras favorecer a Odebrecht en concursos públicos para la explotación de los aeropuertos de Río de Janeiro y Belo Horizonte. El segundo, según los exdirectivos de la constructora, se pactó en una reunión con Temer en el palacio de Jaburu, residencia oficial del vicepresidente. Uno de los delatores describe la escena, el 28 de mayo de 2014, en el balcón del palacio, antes de cenar. Allí, Marcelo Odebrecht, según ese testimonio, se comprometió a entregar al PMDB 10 millones de reales (unos 3 millones de euros).

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El fiscal Janot encontró motivos más que suficientes para incluir a Temer en la lista de los más de 100 políticos que envió al STF para ser investigados. Pero, según explica, renunció porque la Constitución brasileña prohíbe juzgar a un presidente por “acciones ajenas al ejercicio de su función”. Janot, con todo, subraya que se trata de una “inmunidad temporal”, mientras Temer sea presidente, y que solo desiste de actuar contra él “por ahora”.

Esta no es la única carga de profundidad contra Temer que contiene el material de las investigaciones judiciales. Otro exejecutivo de Odebrecht cuenta con detalle un encuentro en 2010 en el despacho de Temer en São Paulo, cuando el dirigente del PMDB era por primera vez candidato a vicepresidente con Rousseff. El delator asegura que en la reunión se pactó una astronómica comisión de 40 millones de dólares para el PMDB, equivalente al 5% de un contrato de la compañía con la petrolera pública Petrobras. Temer asegura que esas acusaciones son una “mentira absoluta”, según un comunicado de la Presidencia de la República.

"No tengo miedo de los hechos, lo que me produce repulsa es la mentira", ha insistido Temer en un vídeo difundido esta tarde por sus servicios de prensa. "Jamás pondría en riesgo mi biografía pública. Mi mayor aliada es la verdad, materia prima del poder judicial, que revelará toda la verdad de los hechos". Pero el presidente no ha hecho la menor alusión a las sospechas lanzadas contra él por el fiscal general de la República ni a los cargos que pesan sobre dos de sus más estrechos colaboradores, los ministros Padilha y Moreira Franco.

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción