OPERACIÓN LAVA JATO

El Supremo de Brasil ordena investigar a ocho ministros del Gobierno Temer

La fiscalía general de la República pide también que se indague a los tres anteriores presidentes, Dilma Rousseff, Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso

El magistrado Edson Fachin, uno de los miembros del Tribunal Supremo.
El magistrado Edson Fachin, uno de los miembros del Tribunal Supremo.Joédson Alves (EFE)

Las peticiones de investigación del magistrado del STF Edson Fachín, encargado del caso, son consecuencia de la llamada delação do fim do mundolas confesiones premiadas de los principales ejecutivos de Odebrecht, una de las mayores constructoras del país y de toda América Latina. Las confesiones, que revelaron cómo Odebrecht sobornó durante años a los principales partidos y a sus más destacados dirigentes, habían llevado a la fiscalía general de la República a solicitar la apertura de las investigaciones. Y el Supremo ha aceptado la parte sustancial de sus peticiones.

Más información

La lista de los investigados toca de lleno al Gobierno de centro derecha de Temer, formado tras el impeachment a la izquierdista Rousseff y que poco a poco se ha visto en una situación cada vez más comprometida por las acusaciones de corrupción. En esa lista, adelantada por el diario O Estado de S. Paulo, figuran ocho miembros del Ejecutivo, comenzando por el principal de ellos, Eliseu Padilha, responsable de la Casa Civil. También va a ser indagado el titular de Exteriores, Aloysio Nunes, quien, al igual que el de la Secretaría General de la Presidencia de la República, Wellington Moreira Franco, lleva apenas unas semanas en su cargo. La relación la completan los responsables de Ciencia y Tecnología, Ciudades, Industria, Agricultura e Integración Nacional. En sus nueve meses en el poder, Temer -antes vicepresidente con Rousseff, a quien abandonó para apoyar el impeachment- ya ha perdido a siete ministros, en la mayoría de los casos por causas relacionadas con la corrupción.

El golpe asestado por el Supremo se cobra también una larga lista de víctimas en el Congreso (42 diputados) y el Senado (29 miembros de esa Cámara, un tercio del total). Y ahí ninguno de los grandes partidos se libra. Están, por ejemplo, los presidentes de las dos principales fuerzas políticas que sostienen al Gobierno, Romero Jucá, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la formación del presidente Temer, y Aécio Neves, del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB). Al mismo tiempo, la investigación alcanza a los presidentes de las dos Cámaras.

La oposición, encabezada por el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que gobernó durante 13 años hasta el impeachment, no sale mucho mejor parada. Los dos anteriores presidentes de la República, Luiz Ignacio Lula da Silva y Rousseff, ambos del PT, no integran la lista, pero la fiscalía también ha pedido investigarlos. Como ninguno de los dos es miembro de las Cámaras, no disponen de foro privilegiado y la decisión de someterlos a indagación corresponde a instancias judiciales inferiores al Supremo. En la misma situación se encuentra Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, presidente entre 1995 y 2003, que también fue incluido por la fiscalía general como una de las personas susceptibles de ser investigada.

En la relación de las diligencias que abrirá el Supremo se encuentran nueve diputados o senadores del PT, entre ellos nombres muy destacados del partido. Lula, además, tiene pendientes otras cinco causas judiciales. Una de ellas, también parte de la Operación Lava Jato, le llevará a declarar como imputado, el próximo 3 de mayo, ante el juez Sergio Moro, el hombre que empezó a tirar del hilo de la corrupción, alrededor de contratos con la petrolera pública Petrobras, hasta provocar el tsunami que tiene en jaque a todo el sistema político brasileño.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Entre los que van a ser investigados por el Supremo ni siquiera falta otro expresidente de la República, Fernando Collor de Melo, destituido en 1986 por acusaciones de corrupción de las que luego fue absuelto. Tres décadas después, con un escaño en el Senado, Collor vuelve a estar bajo sospecha.

El propio Temer esquiva los daños directos, aunque más por la protección jurídica que le otorga su puesto que por la ausencia de acusaciones contra él. Exejecutivos de Odebrecht también le han implicado en la percepción de dinero negro para financiar campañas electorales del PMDB cuando era vicepresidente con Rousseff. Pero la Constitución del país impide juzgar a un jefe del Estado por actos cometidos antes del ejercicio de su cargo. Temer, sin embargo, se enfrenta otra amenaza inmediata: un magistrado del Tribunal Superior Electoral (TSE) pretende solicitar su destitución tras hallar indicios de que la campaña que protagonizaron él y su entonces aliada Rousseff, en 2014, se pagó, cómo no, con dinero ilícito.

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción