Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil: los mayores casos de corrupción y políticos implicados

Claves para comprender la enorme trama corrupta de la historia reciente en el país

Cartel de la constructora Odebrecht, en Río de Janeiro (Brasil).
Cartel de la constructora Odebrecht, en Río de Janeiro (Brasil). GETTY IMAGES

¿Qué consecuencias ha tenido para el país la operación Lava Jato?

Lava Jato es el nombre de la operación policial en 2014 que destapó la corrupción encubierta en  una de las mayores empresas estatales de América Latina y la mayor de Brasil, la petrolera Petrobras, en una trama que se fraguó entre 2004 y 2012. Las sospechas aparecieron tras varios testimonios a la policía del exdirector de Abastecimiento de Petrobras. Las autoridades llevaban desde julio de 2013 detrás de la pista y descubrieron en el Estado de Paraná una red de lavado de dinero que operaba desde Brasilia y São Paulo.

¿Cuánto dinero se dio en sobornos?

La red de sobornos se extendía entre los altos cargos de Petrobras, que desviaron al menos 10.000 millones de reales (unos 2.400 millones de euros), según datos recabados en marzo de 2016.

¿Qué es el caso Petrobras?

Se trata de la abultada trama de corrupción que, desde hace tiempo, amenaza a los cimientos de toda la clase política de América Latina, con epicentro en Brasil. Petrobras fue fundada en 1953 y durante décadas se convirtió en el orgullo del país. Empleaba, hasta el año pasado, a casi 90.000 personas con una producción estimada de dos millones y medio de barriles de crudo al día.

¿Cómo operaba la trama?

Petrobras licitaba sus obras a empresas relacionadas con la construcción y la ingeniería del propio país, mediante la aplicación de la política Compre Nacional implementada por la destituida Dilma Rousseff con el fin de desarrollar la industria brasileña. De lo presupuestado se desviaba, de forma sistemática, una cantidad del 3% en sobornos para empresarios y políticos. El dinero blanqueado era transferido a otros negocios para, luego, ser enviado al extranjero con una red de más de cien empresas pantalla y cientos de cuentas bancarias que despachaban millones de dólares hacia China o Hong Kong. Las compañías simulaban importaciones y exportaciones para seguir recibiendo o mandando dinero, pero sin comerciar con ningún producto real.

  CRONOLOGÍA   | Consulta las claves de la Operación 'Lava Jato'. pulsa en la foto
CRONOLOGÍA | Consulta las claves de la Operación 'Lava Jato'.

¿Qué es el caso Odebrecht?

La macroinvestigación del caso Petrobras, que destapó la operación Lava Jato, aún deparó a la política brasileña otro sobresalto más. En junio de 2015, la policía entró en la casa de uno de los empresarios más poderosos del país: Marcelo Odebrecht, el dueño de la mayor constructora de América Latina, con 168.000 empleados y ramificaciones en 28 países, entre los que se encuentran Venezuela, Colombia o Estados Unidos. El empresario fue condenado a 19 años y cuatro meses de cárcel. La investigación en torno a él sigue generando novedades; recientemente, Odebrecht ha confirmado que entregó tres millones de dólares al expresidente peruano Ollanta Humala.

¿Cuántos partidos políticos y parlamentarios se han visto involucrados?

La red de corrupción asola, casi en su totalidad, a todo el arco parlamentario de Brasil. La primera noticia que asombró a la opinión pública con respecto a su clase dirigente fue la investigación iniciada al expresidente Lula da Silva. El proceso se abrió "por supuestas ventajas económicas obtenidas, directa o indirectamente por parte de Odebrecht por el expresidente entre los años 2011 y 2014 para influir en actos de agentes públicos".

Desde aquel momento, la justicia estrechó el cerco en torno a Lula mediante la imputación de los delitos de lavado de dinero y ocultación de patrimonio, el 10 de marzo de 2016. Una semana después, Dilma Rousseff (cuando aún ostentaba la presidencia) le nombró ministro para que los jueces no pudieran procesarle. Sin embargo, a los dos días del nombramiento, un magistrado del Tribunal Supremo lo invalidó al afirmar que "la presidenta trató de ayudar al político a huir de la justicia". En enero de 2017, el Supremo brasileño dio validez a las declaraciones de 77 ejecutivos de la constructora Odebrecht. Esta delación, recogida en la llamada Confesión del fin del mundo, recoge numerosos detalles sobre los sobornos, favores y sumas de dinero a la clase política brasileña.

Hace un mes, la justicia solicitó la apertura de 83 diligencias contra políticos aforados alcanzando al Partido de los Trabajadores (PT), que gobernó desde 2003 a 2016, al Partido Movimiento Democrático Brasileño y al Partido Social Demócrata Brasileño, al que pertenece el actual presidente Temer. La lista contiene un sinfín de altos cargos o excargos destacados, entre ellos: Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff (PT); seis ministros del actual Gobierno; los dos últimos candidatos presidenciales de la oposición, Aécio Neves y José Serra; y los presidentes del Congreso y del Senado. La fiscalía amplia ahora la investigación a dos ministros más del Ejecutivo y al expresidente Fernando Henrique Cardoso. Las indagaciones también se extienden a 29 senadores, al menos 40 diputados y tres gobernadores.

¿Qué pasó con el juez que instruía el caso?

La muerte del juez que llevaba las investigaciones sobre el caso Petrobras, Teori Zavascki, en un accidente aéreo a finales del pasado enero se convirtió en el mayor contratiempo desde que se destapó la red corrupta. El magistrado, de 68 años, instruía desde hacía más de dos años la causa y además era el responsable de investigar a los políticos que gozaban de aforamiento. En la actualidad, más de 30.000 personas en Brasil disponen de este fuero especial. El fallecimiento provocó numerosas preguntas entre la opinión pública, aún sin revolver.

Más información