Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Colombia arropa a Santos ante las sospechas de la Fiscalía por el ‘caso Odebrecht’

El presidente pide al CNE una rápida investigación “para que salga a la luz pública toda la verdad"

La posibilidad de que el ‘caso Odebrecht’ salpicase al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha desatado un tsunami político desde el martes por la noche en el país sudamericano. La Fiscalía aseguró que parte del dinero recibido como soborno por un exsenador detenido a principios de año “habría” terminado en la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2014. Este miércoles, el fiscal salió a matizar ese condicional y explicó que responde únicamente al testimonio del exsenador detenido pero que no hay prueba física de que ello ocurriese, por lo que ha pedido que se investigue, un reclamo que ha hecho el propio presidente. Mientras, el Gobierno en pleno salió en defensa de Santos.

Caso Odebrecht Colombia
La vicefiscal colombiana, María Paulina Riveros y el fiscal, Nestor Humberto Martínez. AFP

“El presidente Santos a lo largo de su vida pública y en los últimos seis años y medio de gobierno ha demostrado a los colombianos su condición de dirigente transparente e intachable en todas sus actuaciones. Con su liderazgo, el Estado se ha comprometido a fondo en la lucha contra la corrupción y su honestidad nunca se ha puesto en duda”, asegura un comunicado distribuido por el Ministerio del Interior y firmado por todo el Gobierno, incluido el vicepresidente, Germán Vargas Lleras. “Hemos sido testigos de su actitud vertical cuando se trata de exigir de los funcionarios públicos apego estricto a los principios éticos y a la Ley en el ejercicio de sus funciones”, añade el texto.

El pasado 14 de enero fue detenido el excongresista del Partido Liberal Otto Bula, acusado de recibir una comisión de 4,6 millones de dólares por favorecer a Odebrecht en la concesión de una carretera. A partir de la declaración de Bula, la Fiscalía emitió el martes un comunicado en el que apuntaba: “Se ha establecido que de dicho monto, el señor Otto Bula tramitó durante el año 2014 dos giros hacia Colombia, que fueron monetizados en su momento por la suma total de un millón de dólares, cuyo beneficiario final habría sido la gerencia de la campaña ‘Santos Presidente-2014’”. Tras el revuelo causado por las indagaciones, el fiscal general, Nestor Humberto Martínez, aseguró que hay evidencias de los giros de Brasil a Colombia, pero que sobre la entrega del millón de dólares al gerente Roberto Prieto sólo existe el testimonio de Otto Bula.

“Resulta absurdo e inaceptable que personajes de dudosa reputación, con una simple declaración sin prueba alguna, pretendan ahora enlodar la campaña presidencial de 2014”, asegura la misiva firmada por el Gabinete de Santos. Por su parte, el presidente colombiano, a través de su cuenta de Twitter ha instado al Consejo Nacional Electoral a que agilice la investigación para esclarecer cualquier tipo de dudas. “Solicito una investigación a fondo lo más rápido posible para que salga a la luz pública toda la verdad en caso Odebrecht”, tuiteó.

El gerente de la campaña de Santos en 2014, Roberto Uribe, también ha rechazado las acusaciones. “Manifiesto mi más enérgico rechazo a las infundadas, tendenciosas y calumniosas declaraciones sobre mi persona dadas por el señor Otto Bula a la Fiscalía General de la Nación; a quien escasamente distingo, y con quien nunca, pero nunca, he compartido siquiera un café”, aseguró Uribe en un comunicado. “Promoví y lideré al interior de la campaña la política de no recibir donaciones. Los gastos de la misma fueron sufragados con los ingresos por reposición establecidos en ley, tal como consta en los estados financieros presentados ante el CNE, y auditados por la misma institución”, añade el texto.

El de este martes es el penúltimo capítulo de los tentáculos con los que el ‘caso Odebrecht’ parece golpear a Colombia en poco menos de un mes. El primer episodio se produjo el 12 de enero, cuando la Fiscalía detuvo a Gabriel García, exviceministro de Transporte durante el Gobierno del presidente Álvaro Uribe, en los años 2009 y 2010. El político recibió 6,5 millones de dólares de Odebrecht para garantizar que el gigante brasileño de la construcción fuera la única firma habilitada para la licitación de un tramo de la Ruta del Sol, una de las principales vías del país. "Se le imputarán los delitos de cohecho perfecto, interés indebido en la celebración de contratos y enriquecimiento ilícito", han anunciado los investigadores. García Morales fue el primer detenido en Colombia por el escándalo de la compañía de Brasil multada con 3.500 millones de dólares por pagar sobornos para conseguir contratos en diversos países de América Latina.

Dos días después de la detención del exviceministro de Uribe se produjo el arresto de Otto Bula, un conflictivo excongresista que ha aparecido en diversas polémicas y casos de corrupción durante las últimas décadas en Colombia. En los últimos días, había trascendido que Bula daría nombres de 14 personas, incluidos exministros y expolíticos, que, según dijo, estarían implicados en sobornos por parte de Odebrecht.

La financiación de la campaña de Santos en 2014 no es la única que ha sido salpicada por el caso de corrupción de la compañía brasileña. Desde hace varias semanas, se investiga la posible participación del consultor brasileño Duda Mendoça, detenido en el marco de la Operación Lava Jato, en la campaña de Óscar Iván Zuluaga, el rival derrotado de Santos en las últimas presidenciales. Según las investigaciones, Odebrecht habría pagado 1,6 millones de dólares a Mendoça para asesorar la campaña de Zuluaga, candidato de Álvaro Uribe, quien ha pedido a la Fiscalía que investigue este hecho.

Más información