Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Delegados del gobierno colombiano buscan en La Habana un nuevo acuerdo de paz con las FARC

Desde este viernes estudiarán en Cuba las propuestas presentadas por la oposición, líderes evangélicos y víctimas

Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, delegados del gobierno en el proceso de paz con las FARC.
Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, delegados del gobierno en el proceso de paz con las FARC.

Han pasado casi tres semanas desde que el 'no' se impuso en el plebiscito con el que el gobierno colombiano pretendía refrendar los acuerdos de paz con las FARC. Desde entonces, la incertidumbre sobre cuál será el camino que tomará el acuerdo final que se logró tras cuatro años de diálogos parece ir aumentando con el paso de los días. Este viernes, el jefe de la delegación colombiana, Humberto de la Calle, ha reiterado que tras escuchar a diferentes sectores, organizaciones y voceros que han manifestado reparos y observaciones a lo que se firmó el pasado 26 de septiembre en Cartagena, es necesario "lograr un nuevo acuerdo que permita abrir la etapa de consolidación de la paz estable y duradera".

Por eso, el equipo negociador viajará este viernes a La Habana, para dar inicio a las conversaciones con las FARC sobre los diferentes temas que han sido planteados. "Hemos examinado las diversas posturas con un genuino deseo de buscar las mejores soluciones. También hemos considerado en profundidad las razones que han sido expuestas en los múltiples encuentros con diferentes voceros, lo que garantiza que estamos haciendo un ejercicio cuidadoso, con mente abierta, con respeto, enorme respeto, de todas las iniciativas", ha dicho De la Calle desde la Casa de Nariño (sede presidencial), minutos antes de viajar a Cuba.

Aunque no se refirió a una nueva fecha, aseguró que se intentará conseguir ese nuevo acuerdo en la mayor brevedad posible. "Entendemos que la incertidumbre sobre el rumbo de la paz debe terminar. Aunque por fortuna el cese de fuego se ha cumplido, no podemos ocultar que la situación es frágil. La necesidad de consolidar un nuevo acuerdo de manera eficaz y rápida, no solo corresponde al deseo de la mayoría de los colombianos, sino que atiende también al propósito de evitar un retroceso que reinicie el horror de la violencia", ha señalado el jefe del equipo negociador colombiano.

Durante estas semanas, no solo el líder de la oposición, el expresidente Álvaro Uribe (Centro Democrático) tuvo la posibilidad de ser escuchado, también la Fundación Víctimas Visibles, el expresidente Andrés Pastrana, el exprocurador Alejandro Ordóñez y diferentes grupos religiosos han puesto sobre la mesa cuáles fueron sus motivos para promover el 'no' y cuáles son sus ideas de lo que debería ser el acuerdo final. "Nos satisface detectar que nadie se ha opuesto a la búsqueda de un acuerdo de paz. Incluso, pese a los reparos, encontramos también un gran reconocimiento a la generalidad del documento", aseguró De la Calle, mientras el partido de Uribe insiste en solicitar que se cree una mesa técnica que reúna a voceros del 'no', del 'sí' y de las FARC y asegura que el presidente Juan Manuel Santos ha tenido una actitud "desafiante" al desconocer la decisión que recibió el pasado 2 de octubre cuando el 'no' ganó.

Hace una semana, Santos anunció prorrogar el cese al fuego bilateral con la guerrilla de las FARC hasta el próximo 31 de diciembre. Santos advirtió que no se trata de una fecha límite porque espera que el nuevo acuerdo se termine mucho antes. Con la nueva discusión que empieza en La Habana a partir de este viernes, Colombia, que se ha manifestado de forma permanente en las calles reclamando un acuerdo ya, espera que desde Cuba se vuelva a encender pronto la posibilidad de cerrar 52 años de conflicto armado.