Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macri ve oportunidades de acelerar el acuerdo comercial UE-Mercosur

El presidente argentino trata de avanzar en el pacto durante su visita a Bruselas

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk recibe al presidente de Argentina, Mauricio Macri, en Bruselas, este lunes.
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk recibe al presidente de Argentina, Mauricio Macri, en Bruselas, este lunes. AFP

En 1996, el expresidente argentino Carlos Menem aterrizó en Bruselas con un claro objetivo, que expresaba minutos después de bajar de las escalerillas del avión: "Queremos acelerar el proceso de construcción de una zona de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur".  20 años después de ese acercamiento el acuerdo no se ha cerrado y sigue marcando una parte importante de la agenda entre Buenos Aires y Bruselas. "Se abre una enorme oportunidad para profundizar la integración de la UE vis a vis el Mercosur", aseguró Mauricio Macri este lunes tras su reunión con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, la primera que mantiene un presidente argentino en las instituciones comunitarias desde la visita de Néstor Kirchner en 2003.

El mandatario ha mantenido encuentros para reactivar el pacto tanto con Tusk como con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, que ha respaldado el "liderazgo" de Macri y su política de estrechar lazos con Europa. "Nos vamos con una visión optimista. El cambio de ofertas inicial es el comienzo de un proceso que queremos que avance más rápido", recalcó Macri. El foco en ambas partes está puesto en hacer avanzar las negociaciones, pero durante la visita no se han vislumbrado soluciones para el capítulo agrícola, el principal escollo que paraliza el acuerdo de asociación. "Todos tenemos claro que la verdadera integración incluye todos los sectores, así que habrá que ir trabajando en los próximos meses para ver de qué manera lo resolvemos", ha señalado el presidente argentino en Bruselas, que no ve en el Brexit ni en la presidencia venezolana de Mercosur obstáculos para las conversaciones. 

Las principales organizaciones agrarias y ganaderas europeas y 13 países de la UE, entre ellos Francia, alzaron la voz el pasado abril para que Bruselas frene las exigencias de Mercosur de abrir el mercado europeo a la entrada de productos lácteos y carne, y el propio presidente galo, François Hollande, dejó clara su intención de defender a los agricultores franceses en su última visita a Argentina en febrero, pocas semanas después de la victoria electoral de Macri. "Es como si nosotros pidiéramos que no se dejen entrar computadoras", respondieron con enfado desde el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas.

Mercosur, formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (Venezuela forma parte de este grupo, pero no está incluida en la negociación) supone para Europa un mercado de 250 millones de consumidores, y unidos conformarían la quinta economía del planeta. La Comisión Europea estima que el 85% de las exportaciones europeas pagan aranceles, con lo que el acuerdo supondría un ahorro multimillonario para sectores como el de la maquinaria, los automóviles o las bebidas alcohólicas.

Más allá del acuerdo comercial, Macri trató con los representantes europeos el fin de los derechos antidumping que gravan la entrada de biodiésel argentino desde finales de 2013. La UE justificó la medida alegando que se benefician de ventajas desleales, pero aunque la Organización Mundial del Comercio dio la razón a Argentina, la UE recurrió el fallo. Asimismo, abordó la cuestión de las Malvinas. "Esperamos algún día poder sentarnos alrededor de una mesa para poder dialogar en profundidad el tema, sin invalidar que podamos tener otras cooperaciones". Macri no cree que la salida de Reino Unido de la UE modifique en nada el escenario. "BrexitBrexit no, el reclamo nuestro no va a cambiar nunca", afirmó tajante.

Más información