Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela invita a la OEA a los mediadores para que expliquen el diálogo con la oposición

El Gobierno de Maduro intenta con esta iniciativa desactivar la Carta Democrática a Venezuela

Venezuela ha solicitado una reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández expliquen el estado del diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición en el que median por iniciativa de Unasur. La cita, que tendrá lugar el 21 de junio en la sede de la OEA en Washington, ha sido confirmada horas después de que Venezuela aceptara en Santo Domingo abrir un diálogo “directo e inmediato” con Estados Unidos para buscar restablecer las dañadas relaciones bilaterales.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, y su embajador ante la OEA, Bernardo Álvarez, en Santo Domingo
La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, y su embajador ante la OEA, Bernardo Álvarez, en Santo Domingo EFE

Ambas ofensivas diplomáticas apuntan a frenar o limitar posibles daños al Gobierno de Maduro de otra reunión clave en la OEA: la que el 23 de junio reunirá a los Estados miembro para discutir sobre el estado de la democracia en Venezuela a raíz de la invocación de la Carta Democrática Interamericana por parte del secretario general del organismo, Luis Almagro. Caracas rechaza con vehemencia esta maniobra y ha acusado públicamente a Almagro de ser un "agente de la CIA" y de actuar para "derrocar al gobierno de Venezuela", como dijo en Santo Domingo la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

La nueva reunión convocada no inquieta al excanciller uruguayo, afirma su entorno, que considera que Almagro ya ha conseguido con su invocación del instrumento básico de la OEA para proteger la democracia lo que se había propuesto: aumentar la presión regional sobre Venezuela y que su gobierno acepte algún tipo de mediación internacional para resolver su conflicto interno, cosa que ya ha comenzado con el diálogo de los expresidentes.

A partir de ahí, señalan las fuentes, la esperanza de Almagro es que la cita del 21 pueda aportar más información a la del 23 sobre la Carta, en la que se debatirá el informe de 132 páginas que elaboró el jefe de la OEA sobre la situación en Venezuela.

“Sería importante que los expresidentes presenten algo nuevo que pueda servir de insumo a la reunión del 23 y genere valor agregado”, dijo una fuente próxima a Almagro en conversación con periodistas en Santo Domingo, donde este miércoles concluye la Asamblea General de la OEA en la que Venezuela ha sido el tema central del encuentro. “Que presenten los avances en el diálogo y expongan cuáles son las cosas nuevas logradas”, subrayó la fuente. “Esos aportes resultarán fundamentales para saber cuáles han sido los obstáculos de la iniciativa, por qué no ha podido concretarse y plasmarse y cómo serían los caminos para mejor destrabar y avanzar en esta situación”, agregó el propio Almagro al término de la reunión en la capital dominicana, la noche del miércoles.

La canciller venezolana había adelantado la víspera en la televisión venezolana la intención de organizar esta reunión que fue aprobada y convocada este miércoles de forma oficial por la OEA.

“Vamos a llevar nuevamente la verdad de Venezuela y sobre todo esta iniciativa que por la paz y el respeto a la soberanía usted ha hecho, presidente”, dijo Rodríguez a Maduro en conexión directa desde Santo Domingo.

Poco antes, Rodríguez había aceptado la propuesta de buscar el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos presentada por el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en un encuentro bilateral en el marco de la cita de cancilleres en la capital dominicana.

El diálogo Washington-Caracas será llevado al más alto nivel, entre Kerry y Rodríguez. Para que el primer encuentro pueda tener lugar lo antes posible, el secretario de Estado ha encomendado a uno de sus hombres de confianza y máximos conocedores de Venezuela, el consejero Thomas Shannon, que comience de forma inminente las negociaciones preliminares en Caracas. El objetivo es lograr un diálogo bilateral capaz de “superar viejas retóricas” y, también, propiciar un diálogo interno genuino entre Gobierno y oposición en Venezuela, explicó Kerry antes de partir de Santo Domingo, donde poco antes había reclamado públicamente a Caracas que libere a los presos políticos, permita la celebración de un referéndum revocatorio “temprano”, respete la libertad de expresión y “alivie la escasez de alimentos y medicinas”.

Una demanda que no es una condición para retomar el diálogo con Caracas, puntualizó este miércoles la mano derecha de Kerry en América Latina, Mari Carmen Aponte. "Estamos tratando de impulsar que haya un diálogo, no estamos poniendo condiciones", dijo en rueda de prensa en Santo Domingo al término de la Asamblea General de la OEA. Al fin y al cabo, recordó, son "los venezolanos hablando con venezolanos los que va a resolver los retos en Venezuela de forma constructiva y permanente", dijo la secretaria de Estado adjunta interina para Asuntos Hemisféricos.

 En una posterior comparecencia ante la prensa, Rodríguez tampoco quiso buscar una nueva polémica y eludió pronunciarse sobre un eventual apoyo de Washington a la aplicación de la Carta Democrática a su país la semana próxima. En vez de ello, prefirió destacar la importancia del encuentro con Kerry “porque permitió establecer un canal de comunicación permanente y a la brevedad”.