El primer ministro francés prioriza la relación con Argelia sobre la libertad de prensa

El veto a tres periodistas franceses empaña la visita del primer ministro galo a Argel

El primer ministro francés, Manuel Valls (en el centro), este domingo en Argel.
El primer ministro francés, Manuel Valls (en el centro), este domingo en Argel.ERIC FEFERBERG (AFP)

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha priorizado este domingo la relación "excepcional con Argelia" por encima de la libertad de prensa, tras haber vetado Argel la entrada en el país de tres periodistas franceses que iban a cubrir la visita de Valls a la antigua colonia. Este hecho ha empañado el viaje oficial del primer ministro francés, que pese a ello se ha reunido con su homólogo argelino, Abdelmalek Sellal, y con el presidente del país, Abdelaziz Buteflika.

La cita, que se anunciaba hace dos semanas como una oportunidad para relanzar y consolidar los lazos entre ambos países, quedó esta semana marcada por la aparición de los llamados papeles de Panamá —una filtración de más de 11 millones de documentos que dejó al descubierto la relación de importantes figuras mundiales con el despacho de abogados panameño Mossack Fonseca— y por la reacción de Argelia a la forma en la que divulgó la noticia el diario francés Le Monde. El rotativo llevó a su portada las imágenes de cuatro jefes de Estado, entre ellos la del anciano y enfermo presidente Buteflika, lo que llevó a Argel a presentar una protesta formal ante el Gobierno francés y a denunciar una campaña de desprestigio a Argelia.

Más información
La lista de los principales afectados en los ‘Panama Papers’
Nueva Constitución para que todo siga igual

Aunque el mandatario no ha sido citado en los papeles de Panamá, sí aparece el ministro argelino de Energía y Minas, Abdessalem Bouchouareb, uno de los pesos pesados del Gobierno. Ese es el motivo por el que el diario llevó a Buteflika a la portada, como hizo con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

"Vamos a continuar. Nada debe y ni puede estorbar esa relación excepcional", ha dicho Valls durante una tensa rueda de prensa conjunta con su homólogo argelino, en la que ha deslizado que hay partes interesadas en perturbar estos lazos.

"Gracias al compromiso común de Buteflika y [del presidente francés, François] Hollande, las relaciones entre Argelia y Francia son excepcionales desde 2012 y la reunión de hoy es una muestra ilustrativa de que no son solo palabras, sino también acuerdos firmados en distintos ámbitos", ha agregado el primer ministro francés.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En la misma línea se ha pronunciado Sellal, quien ha tratado de justificar que se denegara el visado a los tres enviados especiales, uno de ellos de Le Monde y los otros dos de un medio vinculado a Canal +. "Argelia es uno de los pocos países que han incluido en su Constitución que el periodista nunca será encarcelado. Todos los periodistas de Francia son bienvenidos en Argelia", ha afirmado Sellal antes de atacar al periódico francés. "Es un diario respetado y respetable" que decidió atacar el honor de una institución de este país, ha dicho, en referencia a la presidencia de la república. Y ha añadido que lo hizo de forma gratuita, pues la noticia era "falsa".

"Ningún argelino aceptará ver cómo se vilipendia a su presidente", ha considerado el primer ministro. "Creo que al Gobierno argelino le asiste el derecho de preservar los valores. Es una forma de odio señalar y perjudicar el prestigio de una de nuestras personalidades. No hemos atacado la libertad de prensa y nunca lo haremos", ha continuado. Valls ha proseguido. "Quiero expresar en esta ocasión mis respetos a las razones expuestas por el primer ministro. Expreso también mi afección, mi apoyo al presidente Buteflika", ha dicho.

Pese a que tanto el propio afectado como el Gobierno argelino han tratado de desvincular a Bouchouareb de los papeles de Panamá, lo cierto que es que nada más conocerse la información, la Compañía de Estudios y Asesoramiento confirmó que creó una empresa a su nombre en un paraíso fiscal. La compañía intermediaria precisó, no obstante, que Royal Arrival Corp se fundó para gestionar el patrimonio privado del ministro argelino, pero que nunca fue activada ni tiene cuenta bancaria asociada alguna.

Tanto la información que vincula a Bouchouareb con los papeles de Panamá como el veto a los periodistas franceses han empañado una reunión del comité intergubernamental de alto nivel entre los dos países. Durante el encuentro se preveía que se firmaran varios acuerdos. Según el diario digital local Tout sur L Algrie, la rúbrica de uno de los más importantes, la apertura de una fábrica de Peugeot en el país norteafricano, prevista para este domingo, ha sido pospuesta sin fecha alegando un problema burocrático.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS