Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La agresión en Perú de una mujer a un policía aviva el debate de clase

Una conductora que iba a bordo de un 4X4 es condenada a prisión por ignorar de forma violenta la autoridad de un agente raso

El miércoles, una mujer de clase media-alta de Lima, Silvana Buscaglia Zapler entró en prisión debido a que el jueves 17 golpeó en la cabeza a un policía de tránsito y lo agredió verbalmente cuando quiso imponerle una papeleta de infracción. El momento de desacato a la autoridad, afuera del aeropuerto Jorge Chávez, fue grabado en un video que se hizo viral y se convirtió en el tema más importante del domingo en la prensa limeña: un juez le aplicó la ley de flagrancia efectiva y la condenó a seis años de cárcel efectiva, y mientras ven justa la sanción, otros reprueban el exceso, o la forma de enviar una consigna de respeto a la autoridad, independientemente del apellido o la posición económica que el infractor posea.

“El 60 por ciento de los peruanos se apellida Quispe”, dijo en 2006 el profesor Ramón Noriega en su libro ‘Somos Quispe’, un apellido de origen quechua que significa luz de luces y transparencia.

El suboficial de policía a quien Buscaglia lanzó un sopapo botando su casco al piso es Elías Quispe Carbajal, que no esposó a la infractora pese a que los curiosos le sugerían hacerlo para que no abandonara el lugar cuando ella se resistía a aceptar que cometía una falta.

Buscaglia subió a su camioneta 4x4 e intentó arrancar, empujando a Quispe, firme delante del vehículo para impedir su huida. “Le va a ir mal señora”, se limitaba a repetir el agente con la cabeza gacha por el maltrato.

“Hago un llamado para advertir de una norma desproporcionada: por un empujoncito un policía nos puede incluir a cualquiera en una investigación”, dijo en televisión Carlos Torres, el primer abogado de la agresora. El segundo alegó que su defendida golpeó el casco y no al policía.

Luego de la sentencia del domingo, surgió en Facebook una comunidad en solidaridad con la ciudadana, que destacó el mensaje “Minoría blanca altamente discriminada!. Silvana Buscaglia= inocente”, pero lo retiraron ante las reacciones de indignación que recibieron. Sin embargo, la página web Minoría blanca, mantiene la frase.

“Saludo la condena a la pega-tombos (policías) pero debería ser que la manden a limpiar el Trébol de Caquetá”, comentó en Facebook el investigador Eduardo Villanueva, sugiriendo trabajo comunitario en un lugar lleno de basura.

El diario La República publicó este viernes que la ley de flagrancia, con la cual Buscaglia fue sentenciada, existe desde 2004 pero no era de aplicación obligatoria hasta agosto, cuando el presidente del Poder Judicial recomendó su uso en respuesta a una polémica campaña ciudadana llamada Chapa a tu choro (atrapa a tu ladrón) y déjalo paralítico.

En cuatro meses, 1.098 personas han ido a la cárcel bajo esta vía rápida, la mayoría por robo, hurto o por conducir en estado de ebriedad.