Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania alarga la residencia a la refugiada a la que Merkel hizo llorar

La menor y su familia, palestinos, podrán quedarse en el país como mínimo hasta 2017

Reem Sahwill, la adolescente palestina que se hizo conocida cuando rompió a llorar en un programa de televisión en el que la canciller Angela Merkel le dijo que podría ser deportada, podrá permanecer en Alemania hasta 2017. Las autoridades alemanas han prolongado el permiso de residencia de la menor, de 14 años, y de su familia, según ha dado a conocer este jueves el diario Bild.

El 15 de julio pasado, Merkel protagonizó una escena que cautivó a la nación. Fue un instante televisado, parte de unos diálogos ciudadanos celebrados en Rostock, que puso en aprietos a la mujer más poderosa del mundo y demostró que la jefa del Gobierno alemán es inflexible a la hora de aplicar las leyes que regulan la política hacia los refugiados que han logrado llegar al país en busca de una vida mejor. Ese día, la menor palestina le dijo en un perfecto alemán que le gustaría seguir estudiando y vivir como cualquiera de sus compañeros de clase y Merkel le explicó a la menor palestina cómo funcionan las leyes en Alemania.

“Tú eres una chica muy simpática, pero debes saber que Alemania está obligada a expulsar a los refugiados cuando no tienen el derecho a permanecer aquí. El caso de tu familia será examinado y podrían verse obligados a regresar”, le dijo Merkel a la adolescente.

Cuando la joven escuchó la respuesta de Merkel comenzó a llorar desconsoladamente. Merkel, sobresaltada, trató de consolarla y le dijo que ella se había expresado muy bien. Pero el moderador del encuentro le explicó a la canciller que la joven lloraba ante el temor de que ella y su familia tuvieran que abandonar el país. “Ya sé que es una situación muy complicada, pero a pesar de todo quiero acariciarla”, replico la canciller.

Las lágrimas de la joven conmovieron a millones de alemanes y Merkel cosechó un catarata de críticas por parte de sus compatriotas, que la acusaron de carecer de sentimientos y desconocer el significado de la palabra empatía. Pero las lágrimas derramadas por Sahwill no dejaron indiferentes a las autoridades de extranjería en la ciudad de Rostock, que pusieron en marcha un silencioso proceso para estudiar su caso y el de su familia.

El resultado fue dado a conocer este jueves por el periódico Bild, que anunció en su primera página que la edición del 24 de diciembre solo llevaría buenas noticias. La principal de todas tenía como protagonista a la joven palestina. “La chica de Merkel puede permanecer aquí”, escribió. La familia ya había recibido una ampliación hasta 2016.

El Bild ha revelado que las autoridades han prolongado el permiso de residencia de Reem y su familia hasta el 17 de octubre de 2017. “La joven, que es una alumna exitosa, recibió un nuevo permiso, igual que sus padres y su pequeño hermano, gracias a su buena integración”, señala el rotativo, que se pregunta si el incidente con la adolescente jugó un papel en la decisión, algunas semanas después, de abrir las fronteras alemanas a miles de refugiados.

“La escena con la joven palestina le afectó mucho a la canciller y también las criticas”, señala un funcionario del Gobierno citado por el Bild. Pero el rotativo afirma que es muy difícil que la canciller, dueña de una mente fría, se haya dejado influenciar por las lágrimas para adoptar una decisión que aún le sigue causando problemas políticos internos, pero que la convirtió en aspirante al premio Nobel de la Paz.