Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel cae en las encuestas por la crisis de refugiados

La canciller pierde apoyos en el interior de su partido, la CDU, por la política de asilo

Merkel, este domingo, en la sede de la ONU.
Merkel, este domingo, en la sede de la ONU.

La canciller Angela Merkel ha contado, a lo largo de su mandato, tanto con el apoyo de sus compatriotas como con la aprobación de su partido. Ahora, cuando está a punto de celebrar su décimo aniversario como jefa del Gobierno, corre el riesgo de perder ambos por la crisis de los refugiados.

Varias encuestas publicadas este fin de semana señalan que Merkel está perdiendo popularidad y, más importante aún, el apoyo de sus fieles electores. La revista Der Spiegel reveló que Merkel ha sido destronada como la política más popular del país por su ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y que cae al cuarto lugar por debajo de su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y del presidente alemán, Joachim Gauck.

El sondeo Politbarometer, que difunde regularmente la televisión pública, ZDF, desveló que la canciller ha obtenido su peor nota en la actual legislatura con una puntuación de 1,9, en una escala donde el 5 es la mejor valoración y -5 la peor. Más preocupante aún, el sondeo señala que la política de asilo que defiende Merkel solo tiene el apoyo del 50% de la población, y un 43% se muestra abiertamente crítica a su gestión.

Problemas internos

A la caída de popularidad se suma el nacimiento de una inédita revuelta en el seno de su partido, la CDU, que se hizo pública el jueves pasado cuando el ministro del Interior, Thomas de Mazière, quizás su aliado más leal en el Gobierno y en el partido, responsabilizó a Merkel del caos provocado por la decisión de la canciller de abrir las fronteras a los refugiados atrapados en Budapest.

“En la CDU crece la crítica contra Merkel. Destacados líderes demócratacristianos exigen mano dura en la crisis de los refugiados y comparten la posición de Horst Seeofer, que ha pedido a la canciller señales concretas para poner orden”, destacó ayer el influyente periódico conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung. “La población espera que nuestro partido ponga fin a la llegada de refugiados”, señaló la diputada democristiana Erika Steinbach en el Bild am Sonntag.

Merkel tuvo que escuchar el martes pasado una avalancha de críticas de parte de varios miembros destacados del grupo parlamentario democristiano.

El diputado de la CDU Roderich Kiesewetter fue más directo y admitió el miedo que ha invadido al partido a causa de la política de asilo impulsada por Merkel. “Tendremos problemas para ganar las próximas elecciones”, dijo. Merkel respondió con una frase que desconcertó a sus diputados. “No me importa si soy culpable de la llegada de los refugiados. Ellos ya están aquí”.