Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos rechaza las acusaciones de HRW contra los mandos militares

El presidente colombiano asegura que defenderá la "legitimidad" de las fuerzas armadas

Colombia: Santos rechaza las acusaciones de HRW contra los mandos militares Ampliar foto
Santos, junto al nuevo ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas. EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha rechazado este miércoles el informe de la organización Human Rights Watch (HRW), en el que apunta a la implicación de varios altos mandos del Ejército colombiano en los llamados falsos positivos, una estrategia de ejecuciones extrajudiciales que algunos militares usaron entre 2002 y 2008 para mostrar buenos resultados contra la guerrilla y que se saldó con la muerte de cientos de civiles que hicieron pasar por guerrilleros abatidos. El mandatario ha exigido, sin citar explícitamente a HRW, que aporte pruebas que demuestren esas acusaciones.

Santos, que fue ministro de Defensa entre 2006 y 2009, y por ende máximo responsable del Ejército, cuestionó el informe de HRW y ha asegurado que defenderá “la legitimidad de las fuerzas armadas hasta la tumba”. Durante una ceremonia en la Escuela Militar de Bogotá, junto al nuevo ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, el mandatario ha afirmado que los generales a los que la organización apunta como presuntos implicados en los ‘falsos positivos’ acudieron a la Fiscalía y a la Procuraduría “a preguntar si es verdad que hay investigaciones contra ellos”. “Me mostraron los documentos, y no hay ni una sola investigación en contra de estos altos oficiales. Que no venga a señalarlos y a causarles un daño enorme sin ninguna justificación”, insistió.

En su informe El rol de los altos mandos en falsos positivos, que concluye que 180 batallones habrían cometido ejecuciones extrajudiciales entre 2002 y 2008, HRW señala, por ejemplo, al general Jaime Lasprilla, hoy al frente del Ejército, o al comandante de las Fuerzas Militares Juan Pablo Rodríguez. Ambos dirigían brigadas que están siendo investigadas por cometer ejecuciones ilegales. Este martes, la Fiscalía ha citado además al excomandante del Ejército Mario Montoya, junto con tres oficiales de esa institución, todos retirados, para que declaren por sus posibles nexos con los falsos positivos

La Fiscalía colombiana investiga al menos 3.000 casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales —ayer mismo citó a un excomandante y tres oficiales— y en los últimos meses cinco coroneles están siendo juzgados por la muerte de más de 70 inocentes entre 2006 y 2007. Sin embargo, desde que hace siete años estalló el escándalo de los falsos positivos, se han condenado a 815 militares por falsos positivos y solo a seis coroneles. HRW afirma que hay “amplias evidencias” que sugieren que coroneles y generales del Ejército “sabían o deberían haber sabido” de los llamados falsos positivos, e incluso “podrían haberlos ordenado”. Una conclusión que respalda con el análisis de los datos que maneja la Fiscalía y con los datos de los expedientes penales y los testimonios de militares implicados.

“Los oficiales del Ejército que estaban al mando cuando sucedieron las ejecuciones han conseguido eludir la acción de la justicia e incluso han ascendido a los niveles más altos del mando militar, incluidos los actuales comandantes del Ejército Nacional y de las Fuerzas Militares”, asegura José Miguel Vivanco, director de las Américas de HRW.

HRW asegura que los fiscales tienen dificultades para avanzar en los casos porque no pueden acceder a información militar y que numerosos procesos siguen siendo manejados por la Justicia Penal Militar, “donde prácticamente se garantiza su impunidad”, sostiene Vivanco. También, que algunos oficiales que han declarado contra sus superiores sufren represalias.

Más información