Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Mañana se podrá casar un señor con un perrito”

Un obispo mexicano condena los matrimonios homosexuales ante la propuesta de legalizar las uniones en el Estado de Aguascalientes

El obispo de Aguascalientes, José María de la Torre.
El obispo de Aguascalientes, José María de la Torre.

Manuel Gutiérrez y Javier Rodríguez están a punto de convertirse en el primer matrimonio homosexual de Aguascalientes (occidente de México). La Suprema Corte de Justicia ha autorizado la unión entre estos dos jóvenes y la decisión ha levantado ámpulas entre el sector más conservador de esta comunidad de 1,2 millones de ciudadanos, en donde casi el 90% son católicos. José María de la Torre, obispo de este Estado, ha sido la cabeza más visible que ha arremetido en contra de estas alianzas: “Mañana cualquier cosa va a ser familia. Se podrá casar un señor con un perrito y van a poder adoptar perritos, darlos en herencia”.

Esta ha sido la segunda ocasión, en menos de un mes, en que el religioso ha agredido a la comunidad gay. El 15 de septiembre pasado llamó “invertidos” a las personas homosexuales y solicitó al Congreso local que diera marcha atrás a la propuesta de matrimonios entre personas del mismo sexo. De aprobarse la iniciativa, en este Estado del país sería legal el matrimonio homosexual al igual que en el Distrito Federal y Coahuila.

Ante sus primeras declaraciones, la comunidad homosexual de Aguascalientes ha presentado una denuncia ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). “Hay libertad de expresión en México. Yo no los ofendí. Decir que la Iglesia no estará a favor del matrimonio de los homosexuales no es faltar al respeto; simplemente no hay derecho, no tienen derecho”, dijo el religioso en una conferencia de prensa el pasado lunes.

La Iglesia católica no ha querido emitir ningún comentario sobre la postura del obispo, pero ha defendido en múltiples ocasiones su controvertida opinión sobre el matrimonio gay. En 2010, después de que se aprobará el matrimonio entre homosexuales en la capital del país, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) afirmó: “Creemos que equiparar con el nombre de matrimonio a estas uniones es una falta de respeto a la esencia del matrimonio entre una mujer y un hombre expresado en la Constitución”.

La Iglesia católica ha defendido en múltiples ocasiones su controvertida opinión sobre el matrimonio homosexual

El representante de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, Julián Cruzalta, comenta que las declaraciones del obispo de Aguascalientes están fuera de tono: “Vemos un lenguaje homofóbico y de falta de respeto a las preferencias de cada ciudadano”. De acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre la Discriminación, elaborada en 2010, siete de cada 10 homosexuales consideran que en el país no se respetan los derechos a la diversidad sexual. El sondeo indica que cuatro de cada 10 mexicanos no permitirían que en su casa viviera una persona homosexual. Es de la policía de donde perciben más intolerancia, así como desu congregación religiosa.

Lol Kin Castañeda es lesbiana y activista social. En 2010, ella y su novia Judith Vázquez, se convirtieron en la primera pareja en contraer matrimonio en México. Ahora, Castañeda defiende los derechos de la comunidad homosexual. “El representante de la Iglesia Católica se excedió en los límites que tiene al ejercer la libertad de expresión e insisten en generar violencia, exclusión, discriminación hacia las personas homosexuales”, dice.

Cruzalta explica que la Iglesia católica está confundida. “El clero mexicano tiene tortícolis, siempre ha mirado hacia Roma, hacia el Vaticano, pero ahora que el Papa Francisco se ha moderado hacia la comunidad gay, los religiosos del país están desconcertados”.

En México, la Iglesia católica no ha sido tan hermética sobre este tema. El obispo de Saltillo (Coahuila, norte de México), Raúl Vera, ha comentado que no se unirá a las protestas en contra a las uniones homosexual e incluso ha realizado un bautizo a la hija de una pareja del mismo sexo. Su actitud coincide con la nueva apertura que tiene el Vaticano hacia este segmento de la población para el que ha pedido “compasión y delicadeza”.

El presidente del Conapred, Ricardo Bucio Mújica, señala que en México las distintas partes de la sociedad están aprendiendo a conciliar derechos y libertades. El organismo aún está por evaluar la queja que se presentó en contra del clérigo. El obispo José María de la Torre, sin embargo, no ha recibido una notificación de esta institución. “No puedo callar. Yo tengo que seguir hablando de la belleza del matrimonio católico religioso, que es la única garantía de que puede haber un amor fiel, exclusivo, permanente, el mejor espacio para los niños para que se eduquen”.