Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un secuestro de siete horas siembra el pánico en Brasilia

Un hombre armado mantuvo como rehén al empleado de un hotel

Un hombre toma como rehén a un trabajador de un hotel de Brasilia.
Un hombre toma como rehén a un trabajador de un hotel de Brasilia. AP

Brasilia respira aliviada después de seguir en vivo siete horas de secuestro en un hotel de la capital. El único rehén, un empleado del complejo, fue liberado sobre las cuatro de la tarde por el agresor, quien le amarró un cinturón con lo que decía ser dinamita y amenazó con hacer explotar el hotel si no eran atendidas sus demandas, entre otras, la renuncia de la presidenta Dilma Rousseff. El trabajador, al ser liberado, fue trasladado a un hospital en estado de shock, mientras el secuestrador se entregó a la policía.  El individuo usó un arma de juguete en la acción y se encuentra detenido en el Quinto Distrito Policial de Brasilia. 

Según el delegado, Paulo Henrique Almeida, de la División de Comunicación de la Policía Civil del Distrito Federal, el secuestro fue premeditado. En entrevista colectiva con los periodistas que cubrían el suceso, aclaró que el rehén tardó en ser liberado porque el secuestrador no sabía explicar exactamente qué era lo que quería. "La falta de una petición concreta dificultó la negociación", dijo.

El sospechoso, Jac Santos, de 30 años, entró como huésped en el hotel St. Peter, próximo a la Explanada de los Ministerios, alrededor de las seis de la mañana. En torno a las nueve, el individuo tomó a una empleada de la limpieza como rehén, pero después intercambió a la mujer por el otro trabajador. Según testigos, el hombre habría aporreado las puertas de las habitaciones diciendo que era terrorista y pidiendo a las personas que abandonasen el hotel. 

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado, que inicialmente afirmó tener un "98% de certeza" de que la supuesta  dinamita era realmente un artefacto explosivo, ha afirmado más tarde que era falsa. dice que no es posible determinar si la supuesta dinamita era, de hecho, un artefacto explosivo. La policía llegó a colocar francotiradores en puntos próximos al hotel.

Según el portal, la autoridad afirmó incluso que el secuestrador dio un plazo de menos de seis horas para que sus exigencias fueran atendidas. El hotel, de 400 dormitorios, fue completamente evacuado.

Además de la salida de la presidenta, el hombre pedía también la aplicación inmediata de la Ley de Ficha Limpia -que será aplicada por primera vez en su totalidad en estos comicios e impide que los políticos condenados en tribunales sean candidatos- y la extradición del italiano Cesare Batisti, un exactivista acusado de asesinato en Italia.

Santos es exsecretario de Agricultura del municipio de Combinado, en Tocantin, cargo que ocupó entre 2009 y 2012 en la gestión del PP, segundo confirmó al EL PAÍS la actual secretaria de Administración del ayuntamiento, Maria Aparecida da Silva Souza. Según ella, Santos, hijo de agricultores, no tiene un historial de violencia conocido. La noticia ha causado conmoción. “Todo el mundo quedó sorprendido, la gente no puede creer que sea él”, dijo ella, que confirmó su identidad al ver fotos en los portales de noticia.