Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pirata informático capturado por espiar el proceso de paz acusa al uribismo

Para el Centro Democrático, partido del expresidente Uribe, se trata de una “cortina de humo”

El candidato Óscar Ivan Zuluaga, en un acto de campaña.
El candidato Óscar Ivan Zuluaga, en un acto de campaña. REUTERS

En plena campaña electoral en Colombia, hace casi cuatro meses, fue capturado Andrés Sepúlveda, un hombre experto en seguridad informática acusado de interceptar de manera ilegal comunicaciones sobre el proceso de paz entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno de Santos. El escándalo también incluía su relación con el candidato del uribismo a la presidencia, Oscar Iván Zuluaga, para quien trabajaba en el manejo de redes sociales.

El hacker, que se decidió a colaborar con la justicia para recibir beneficios como una rebaja de la pena de prisión, se había mantenido en silencio hasta ahora. El domingo la revista Semana publicó una entrevista en la que confiesa que fue contratado por la campaña a la presidencia del Centro Democrático, partido del expresidente Álvaro Uribe y principal opositor de la negociación con las FARC, para obtener información de inteligencia de los diálogos que se llevan a cabo en Cuba desde noviembre de 2012. También para hacer guerra sucia contra algunos políticos.

En la entrevista, Sepúlveda se declaró como “más uribista que Uribe”, pero dijo que tomó la decisión de hablar porque se ha sentido abandonado e incluso dice que han intentado asesinarlo. “Cuando me di cuenta de todo me sentí usado, sentí que perdí 10 años de mi vida apoyando el uribismo, apoyando todo esto”, dice en un aparte de la entrevista con Semana.

Sepúlveda involucró al candidato Óscar Iván Zuluaga, a su hijo David y a su asesor más cercano, Luis Alfonso Hoyos. “El Centro Democrático era receptor de la información y no hay manera de que lo puedan negar. Si usted revisa las redes sociales verá que todos, absolutamente todos manejaban el mismo discurso, que incluso se lanzaron trending topics en Twitter creados por nosotros para hacer que se moviera más el tema”, explicó.

Además de a los uribistas, Sepúlveda involucró a la Procuraduría General. Dijo haber sido contactado por funcionarios de esa entidad para que firmara un documento que decía que en la Fiscalía le "estaban presionando para declarar en contra de Zuluaga y en contra de Uribe”. El procurador Alejandro Ordóñez, quien ha sido otro de los mayores opositores al proceso de La Habana, rechazó toda relación con Sepúlveda.

Sentí que perdí 10 años de mi vida apoyando el uribismo, apoyando todo esto

Andrés Sepúlveda en una entrevista para la revista Semana

El expresidente Uribe, por su parte, intentó desviar el escándalo desatado por las revelaciones del pirata, pidiéndole al presidente Santos que confiese si usó dinero del narcotráfico para su campaña. Mientras el excandidato presidencial, Óscar Iván Zuluaga dijo este lunes que la entrevista era una “cortina de humo” del Gobierno con la que quiere tapar las críticas del uribismo por el envío de militares activos a la mesa de negociación con las FARC en La Habana.

El presidente Juan Manuel Santos también se pronunció y en un programa de televisión institucional dijo que cuando leyó la entrevista sintió “escalofríos” y pidió a las autoridades judiciales una investigación a fondo. “Lo que ahí existía y existe es una empresa criminal, una empresa para delinquir”, dijo el mandatario. La Fiscalía no descarta ahora llamar a un interrogatorio a Óscar Iván Zuluaga, a su hijo y a varios políticos del uribismo.