Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela y Colombia se reúnen para luchar juntos contra el contrabando

Los cancilleres se reúnen para evitar el paso ilegal de alimentos por la frontera común, que acentúa el desabastecimiento de la economía venezolana, lastrada por la inflación

La canciller de Colombia María Angela Holguín ya se encuentra en Maracaibo, Venezuela, donde se reunirá con su par venezolano Elías Jaua para acordar estrategias binacionales contra el contrabando en la extensa frontera de 2.200 kilómetros que comparten ambos países.

Esta cita había sido acordada por los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro durante la cumbre de la Celac culminada hace una semana en La Habana. Venezuela necesita de la colaboración de su vecino para reducir al mínimo el flujo de productos regulados hacia Colombia, que se ha incrementado en los últimos meses debido a los controles de precios y la sobrevaluación de la moneda local, el bolívar.

El gobierno considera que esa es una de las razones por las cuales el país enfrentó durante todo 2013 un severo desabastecimiento. En el mes de diciembre la escasez trepó a 22,2%, la más alta desde enero de 2008. Los controles establecidos aquí –las llamadas guías de movilización, que indican la cantidad y hacia dónde debe ir cada producto desde que sale de la fábrica ya no son suficientes para evitar que al otro lado de la frontera se vendan esos mismos productos regulados a precios que está dispuesto a pagar el mercado.

Este miércoles en Venezuela se incautaron de 939 de toneladas de alimentos básicos que iban hacia Colombia

Jaua tomó la palabra para dar la bienvenida a su homóloga y prometió que en horas de la tarde de Venezuela saldrán de la reunión con lo que llamó “un plan de choque contra el contrabando”. Holguín secundó esas declaraciones y reconoció que el contrabando afecta de forma distinta a ambas economías. En el caso de Colombia la venta de productos venezolanos incide en la producción nacional y el trabajo. En el de Venezuela es apenas una parte de las razones por la cuales este país ya sufre de una escasez crónica en ciertos rubros y tiene la inflación más elevada del mundo, 56,2% en 2013.

En la reunión participan por Venezuela el presidente de Pdvsa y vicepresidente del área económica, Rafael Ramírez. Por Colombia está presente el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, y el viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya.

La cita se produce en medio de una semana llena de enfrentamientos entre las autoridades venezolanas, los indígenas wayuu que transportan mercancía barata hacia la Guajira colombiana a través del estado Zulia, y los lugareños que viven del contrabando. En el argot popular todos son conocidos como “bachaqueros” (por “bachacos”, un tipo de insecto rastrero) porque andan en grandes grupos y simulan una caravana. En las últimas horas las autoridades locales han decidido enfrentar una costumbre ancestral. La cultura wayuu no repara en fronteras físicas.

Este miércoles en el estado Táchira, también fronterizo con Colombia, incautaron 939 de toneladas de alimentos básicos listos para ser llevados a Colombia durante un procedimiento liderado por el número dos del gobierno venezolano Diosdado Cabello. La presencia del presidente de la Asamblea Nacional en un procedimiento de rutina es la medida para evaluar la profunda preocupación del Gobierno por un problema que parece escapársele de las manos.