Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama dice que no derogará la reforma sanitaria mientras él sea presidente

El presidente dice que, pese a los problemas, más de un millón y medio de personas han sido aprobadas para tener cobertura el próximo 1 de enero

Barack Obama habla de la Reforma Sanitaria en Washington.
Barack Obama habla de la Reforma Sanitaria en Washington. AFP

La Casa Blanca se ha embarcado en lo que apunta será la antepenúltima campaña para vender una ley de reforma sanitaria ratificada por ambas Cámaras del Congreso y declarada constitucional por el Tribunal Supremo de la nación. Tras un accidentado comienzo de la página web que debe registrar a los nuevos receptores de seguro medico, el presidente ha declarado hoy durante un evento consagrado a dar brillo a la ley que el portal de contratación de pólizas funciona ya para “la gran mayoría” de la población.

Barack Obama ha recalcado que en un mes, y pese a todos los problemas, más de un millón y medio de personas han sido aprobadas para tener cobertura sanitaria el próximo 1 de enero, a la vez que ha advertido a los republicanos que combatirá cualquier intento de la oposición de acabar con la ley. “No se va a derogar mientras yo sea presidente”, ha declarado Obama entre los aplausos de los asistentes al acto de la Casa Blanca.

“Si tengo que luchar otros tres años para asegurarme de que la ley va a funcionar, es lo que haré”, ha informado el mandatario, acompañado de personas que se han beneficiado de la ley y acusando a la oposición republicana de querer sacar réditos políticos de los fallos de la web.

Obama ha pedido a la población que no se desanime por “los problemas iniciales” del portal de contratación de seguros médicos y pretende, junto a su equipo, dedicar gran parte de este último mes del año a recordar a los estadounidenses por qué la Administración demócrata lucho por esta ley.

“Decidimos embarcarnos en esta pelea porque en América nadie debería de tener que preocuparse de caer en la ruina por ponerse enfermo”, ha declarado el presidente. “Nadie debería de tener que elegir entre poder dar de comer a sus hijos o llevarles a que les vea un médico”, ha añadido, recordando que más de 40 millones de personas carecen de cobertura sanitaria en EE UU (sobre una población de poco más de 310 millones).

Mientras que la Casa Blanca inicia una gira de contención de daños, tras las bambalinas se trabaja técnicamente a contrarreloj para resolver todos los problemas que de persistir volverían a sacar los colores a la Administración a principios de año, ya que son muchos los operadores que aseguran que los datos que están recibiendo de los futuros usuarios no valen y supondrá que no tendrán cobertura el 1 de enero de 2014, cuando la cobertura debe ser efectiva.

“La Ley funciona y funcionará en el futuro”, ha recalcado Obama, que ha reconocido que sus contrincantes políticos nunca estarán satisfechos y que incluso algunos de ellos desean que la reforma fracase.