Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry reconoce que el espionaje de EE UU ha ido “demasiado lejos”

El secretario de Estado dice que su país intentará que estas prácticas no ocurran en el futuro

Obama ha ordenado suspender las escuchas sobre el FMI y el Banco Mundial

John Kerry durante una comparencia en el Congreso.
John Kerry durante una comparencia en el Congreso. AFP

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aseguró este jueves que el espionaje realizado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana “ha ido demasiado lejos”. Kerry participaba por videoconferencia en un foro sobre gobierno en Londres cuando afirmó que la Administración estadounidense trabajará para asegurarse de que estas acciones “no ocurren de nuevo en el futuro”.

Kerry reconoció durante su intervención que tanto él como el presidente Obama conocieron recientemente, por primera vez, la existencia de algunos de los programas de vigilancia adelantados en los últimos meses por el exanalista de la NSA, Edward Snowden. Las revelaciones por el espionaje masivo de EE UU intensificaron la polémica internacional esta última semana al salir a la luz que la NSA había escuchado las comunicaciones de 35 líderes mundiales, incluida la canciller alemana, Angela Merkel.

“No hay ninguna duda de que tanto el presidente como yo y como otros miembros del gobierno nos hemos enterado de algunas cosas que han estado ocurriendo porque el sistema funcionaba con piloto automático simplemente porque existía la tecnología”, afirmó Kerry durante su intervención en la Cumbre Anual de Gobierno Abierto, celebrada en Londres.

“Les puedo garantizar que este proceso no abusa de personas inocentes, pero es un programa para recabar información y en algunos casos el proceso ha ido demasiado lejos inadecuadamente”, declaró el secretario. En esta misma línea, el presidente Obama ha reiterado en varias ocasiones que el trabajo de la NSA debe ajustarse a las necesidades de EE UU, no a los límites -muy superiores- que imponga la capacidad tecnológica de los sistemas.

Hemos impedido que caigan aviones, que estallen edificios y que personas sean asesinadas porque pudimos conocer esos planes antes de tiempo”

Según la agencia Reuters, la Administración Obama habría instaurado uno de esos límites en las comunicaciones desde las sedes de Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Un miembro del Gobierno declaró a Reuters que el presidente ha pedido a la NSA en las últimas semanas que ponga fin inmediato a las escuchas en estos organismos.

A pesar de sus críticas al sistema, el secretario de Estado defendió este jueves la necesidad de vigilar las comunicaciones en la lucha contra el terrorismo y para contribuir a la defensa de la seguridad nacional de EE UU. “¿Y si fuéramos capaces de interceptar [ataques] e impedir que lleguen a producirse?”, dijo Kerry. “Hemos impedido que caigan aviones, que estallen edificios y que personas sean asesinadas porque pudimos conocer esos planes antes de tiempo”.

La lucha contra el terrorismo también ha servido para justificar una nueva legislación, aprobada este jueves por el Comité de Inteligencia del Senado, que extenderá las competencias de la NSA dentro de EE UU. El proyecto de ley, impulsado por la influyente senadora demócrata Dianne Feinstein, contempla permite a la NSA seguir recabando datos de las comunicaciones telefónicas de los ciudadanos estadounidenses. Este permiso deberá renovarse cada tres meses y concede al Gobierno la autoridad para conservar los datos obtenidos.

“El sistema de recolección de datos de la NSA es legal y está sometido a una extensa vigilancia parlamentaria y judicial”, aseguró Feinstein en un comunicado tras la votación del proyecto de ley, que salió adelante con 11 votos a favor y cuatro en contra. “Aún así, considero que podemos y debemos hacer más para aumentar el nivel de transparencia y recuperar el respaldo del público a las medidas que protegen su privacidad”.

El proyecto de ley, que ahora deberá ser refrendado por el pleno del Senado, contempla que los analistas de los servicios de inteligencia pueda estudiar los datos de un individuo si hay “sospechas razonables” de que esté vinculado con el terrorismo internacional. Feinstein añadió en defensa de la legislación que las labores de la NSA contribuyen a la seguridad nacional.

La senadora, sin embargo, había criticado esta semana las actividades de la NSA para interceptar las comunicaciones de 35 líderes internacionales, entre los que se encontraba la canciller alemana, Angela Merkel. Feinstein aseguró que tales actividades debían terminar, pero no así las correspondientes a los ciudadanos estadounidenses, y que la Casa Blanca ya contempla modificaciones al trabajo de la agencia.

El senador demócrata Mark Udall, miembro del comité de inteligencia, criticó este jueves que la legislación “no respeta los valores constitucionales” de EE UU y “necesita modificaciones fundamentales, no cambios puntuales”. La ley, según Udall, “no va lo suficientemente lejos como para responder a la amplitud de los programas de vigilancia doméstica de la NSA”.