Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vicepresidente recibe en la Casa Blanca a la líder de las Damas de Blanco

Joe Biden elogia la valentía de Berta Soler en su lucha por los derechos humanos en Cuba

La disidente pide que se mantenga el embargo a la isla

El vicepresidente de EE UU, Joe Biden, junto a la líder de las damas de Blanco, Berta Soler.
El vicepresidente de EE UU, Joe Biden, junto a la líder de las damas de Blanco, Berta Soler. White House

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha reunido este viernes en la Casa Blanca con la líder del movimiento disidente cubano las Damas de Blanco, Berta Soler. Es la primera vez que alguien del nivel de un vicepresidente estadounidense recibe a un opositor al Gobierno de Cuba, justo cuando se está produciendo un lento deshielo en la difícil relación de ambos países como consecuencia de las medidas aperturistas puestas en marcha por el presidente de la isla, Raúl Castro.

Durante el encuentro, que ha durado una media hora, Biden ha elogiado la valentía de Soler en su lucha a favor de los derechos humanos de la isla. La disidente, por su parte, ha pedido al vicepresidente que “se mantenga el embargo, porque ese no es el problema de Cuba, el problema de Cuba es el sistema”, de acuerdo con sus declaraciones tras la reunión recogidas por El Diario de Cuba.

La disidente, por su parte, ha pedido al vicepresidente que “se mantenga el embargo, porque ese no es el problema de Cuba, el problema de Cuba es el sistema”

Soler es una de las disidentes que más desconfianza ha mostrado hacia las concesiones que la Administración Obama ha adoptado de cara a fortalecer a la sociedad civil de la isla y acelerar el proceso de transición democrática, a diferencia de la bloguera Yoani Sánchez, también muy crítica con las medidas aperturistas del régimen castrista, pero que sí ha dado la bienvenida a los pasos de EE UU. Sin embargo, cuando Sánchez visitó Washington en marzo, aunque sí acudió a la Casa Blanca, únicamente fue recibida por el asesor del presidente para asuntos de América Latina, Ricardo Zúñiga, que también ha acompañado hoy a Biden y a Soler.

En un momento en que cada vez son más las voces en el Congreso y entre los cubanos en el exilio que piden que se relaje el embargo y que la Administración Obama adopte medidas hacia la isla que favorezcan la transición política, la reunión de Biden con Soler se interpreta como una señal de que EE UU quiere conocer la visión de todo el espectro cubano. Además, la foto con una disidente cubana de la talla de Soler es una buena tarjeta de presentación para atraer el voto de los cubanos de Florida de cara a las elecciones presidenciales de 2016.

La líder de las Damas de Blanco, no obstante, sí se ha mostrado a favor de que EE UU permita el envío de remesas de los inmigrantes cubanos a sus familiares en la isla “porque aunque el Gobierno cubano se beneficia, muchas personas necesitan de ese dinero para sustentarse”, ha señalado.

La reunión de Biden con Soler se interpreta como una señal de que EE UU quiere conocer la visión de todo el espectro cubano

Al inicio de su primer mandato, el presidente de EE UU, Barack Obama, eliminó las restricciones sobre las visitas de los cubanoamericanos a la isla, elevó los límites de las remesas que podían remitir y facilitó los viajes por motivos culturales, educativos y religiosos a Cuba de ciudadanos estadounidenses. Esta aproximación se paralizó con la detención y posterior condena a 15 años de cárcel del contratista de EE UU, Alan Gross. Las medidas adoptadas por el Gobierno estadounidense han duplicado, entre 2009 y 2012, el número de estadounidenses (de 52.000 a 103.000) y el de cubanos (de 335.000 a 476.000) que se desplazan a la isla, de acuerdo con las estadísticas del Havana Counsulting Group.

En los últimos meses, ambos países han reanudado los diálogos en materia postal y migratoria. Sin embargo, la decisión del Departamento de Estado de mantener a Cuba en la lista de países terroristas ha decepcionado a muchos grupos y asociaciones hispanas y cubanas en EE UU, que ven tras esta decisión la influencia de los miembros del Capitolio más beligerantes con el régimen castrista.

En su segunda visita en menos de un año, la anterior se produjo entre abril y mayo, Berta se ha reunido con la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Wendy Sherman, y ha recogido el premio Batalla de Creta que otorga la Fundación The Washington Oxi Day. La semana que viene en la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington se celebrarán varias audiencias sobre la situación de los activistas a favor de los derechos humanos en Cuba, en general, y de las Damas de Blanco, en particular. Soler, además, se reunirá con el presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Senado, el demócrata de origen cubano, Bob Menéndez, que este viernes se ha referido al encuentro entre la disidente y Biden como “un acto verdaderamente histórico a favor de los defensores de los derechos humanos en Cuba”.