La policía blinda el aeropuerto del DF ante los maestros

Una nueva marcha de profesores inconformes contra la reforma educativa amaga con torpedear el servicio aéreo en la capital

Maestros de la CNTE, en una de las protestas.
Maestros de la CNTE, en una de las protestas.SUSANA GONZÁLEZ (BLOOMBERG)

En su enésima marcha contra la reforma educativa, marchas que suelen tener como objetivo un edificio del poder como el Congreso o la residencia presidencial y que por el camino colapsan alguna que otra avenida en la de por sí colapsada Ciudad de México, los maestros pusieron el ojo este jueves por la mañana en el aeropuerto de la capital.

Por la tarde representantes de los docentes se reunieron con las autoridades en la Secretaría de Gobernación (Ministerio del Interior) y ambas partes elaboraron un documento cuyo contenido aún no ha trascendido. Tras el encuentro, hacia las siete de la tarde, los maestros empezaron a retirarse del entorno del aeropuerto para regresar a la base de sus protestas, el Zócalo, plaza principal del DF y núcleo simbólico de la República, donde acampan desde hace meses.

Por la mañana la policía reaccionó a la acción de los docentes blindando los accesos al aeropuerto. Según datos de medios mexicanos, un contingente de 300 granaderos, o fuerzas policiales de choque, se formó como un muro de contención en el Boulevard Puente Aéreo para evitar que los profesores, que ya tenían bloqueada esta vía crucial, siguiesen avanzando, y en el conjunto del operativo en torno al aeropuerto se movilizó a unos 3.000 agentes. Se estima que los maestros eran entre 3.000 y 4.000. La policía del DF ha estado informando de la situación del tráfico en su cuenta de Twitter.

Durante la jornada se registraron en la ciudad vías colapsadas con coches varados e incluso hubo ciudadanos que se dirigían al aeropuerto y que decidieron bajarse del vehículo para seguir su camino a pie e intentar no perder su vuelo. Los maestros comenzaron a primera hora de la mañana esta nueva operación de estrangulamiento del tráfico de la capital, que es el método que han usado en las últimas semanas para presionar en contra del proyecto de reforma educativa del Gobierno federal, que contempla la inclusión de una prueba de evaluación para los profesores pagados por el Estado con la que los maestros no están de acuerdo. Después del mediodía, en vista de la posibilidad de que la policía los intentase desalojar, algunos docentes, según el diario Reforma, se armaron con piedras, tubos y palos para defenederse.

Estas marchas, la de hoy entre ellas, las están llevando a cabo maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el segundo mayor sindicato mexicano en este sector, si bien mucho menos nutrido que el principal, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que no está formando parte de esta estrategia de movilizaciones.

Pese a la fuerza que está haciendo la CNTE, que hasta cierto punto ha alterado la dinámica de la megalópolis mexicana, el Gobierno ha seguido con sus planes sin reparos. El domingo pasado dio una campanada al aprobar por la noche, de forma imprevista, la reforma educativa en la Cámara Baja. El lunes la ratificó el Senado. Ante el golpe de mano del Ejecutivo, los maestros han decidido redoblar la apuesta de colapsar puntualmente la capital.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS