Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matan en la selva peruana a tres miembros de Sendero Luminoso

Uno de los fallecidos durante el tiroteo con las autoridades en la selva de Ayacucho podría ser el número 2 de la agrupación, Camarada Alipio

Uno de los fallecidos,Gabriel, en el centro, en la selva de Cusco en 2012
Uno de los fallecidos,Gabriel, en el centro, en la selva de Cusco en 2012 EFE

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas reportó que durante la madrugada del lunes un enfrentamiento de las autoridades contra miembros de Sendero Luminoso en la selva de Ayacucho (sur del país) se saldó con la muerte de tres “delincuentes terroristas”. Uno de ellos sería Alejandro Borda Casafranca, alias Camarada Alipio, el líder número 2 de los remanentes de esa agrupación en el Valle de los ríos Apurímac y Ene.

Cinco horas después, el presidente Ollanta Humala indicó: “Hemos pedido que se hagan exámenes de ADN para confirmar esta buena noticia”, tras el anuncio, políticos del oficialismo y de la oposición felicitan el ataque a la agrupación que extorsiona empresas y se dedica al narcotráfico en un corredor entre la sierra y la selva del país andino.

De acuerdo a las informaciones de inteligencia que citó el mandatario peruano, además de ‘Alipio’, el principal mando militar de Sendero Luminoso, los otros abatidos en la noche serían Marco Antonio Quispe Palomino, alias camarada ‘Gabriel’ (segundo mando militar) y un ayudante de Alipio, apodado ‘Alfonso’.

La muertes de los "delincuentes terroristas significa un golpe irreversible a la estructura de Sendero Luminoso en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene", añadió Humala, cuya aprobación en el cargo es de 35%, una cifra que desde marzo ha caído 25 puntos según una encuesta de Datum divulgada la noche del domingo. De acuerdo al mismo sondeo, un 57% de los encuestados cree que el presidente no cumplirá sus promesas de gobierno.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas indicó que por acciones de inteligencia realizadas en el distrito de Llochegua, provincia de Huanta (Ayacucho) recogieron información de las acciones de agitación y propaganda realizadas por ‘Alipio’ en la zona, “así como el cobro de cupos a narcotraficantes y actividades de abastecimiento en favor de su organización terrorista”, y por ello planificaron la operación militar la noche del domingo. Llochegua está a nueve horas de Huamanga, capital de Ayacucho, por carretera. El recorrido de Lima a Huamanga por vía terrestre es de diez horas.

Pese a que el Gobierno convocó a una conferencia de prensa a mediodía para explicar detalles de la operación militar, con la participación del primer ministro y los ministros del Interior y Defensa, ésta fue luego postergada aunque sin precisar hasta cuándo, porque los tres funcionarios viajarán a la zona de las acciones militares.

Si se confirma la muerte de ‘Alipio’, el número uno de los remanentes de la agrupación, Víctor Quispe Palomino, alias ‘Camarada José’, se habría quedado sin sus principales operadores en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene, quienes se encargaban de cobro por extorsión a empresas que trabajan en obras de infraestructura de carreteras y de gas, y también al narcotráfico.

La semana pasada, el Consorcio Vial Quinua, que asfaltaba la carretera Quinua-San Francisco anunció que se retiraba de la zona luego de que una columna de la facción de los hermanos Quispe Palomino quemara su maquinaria en el distrito de Sivia, colindante con Llochegua. Dicha obra lleva un retraso de por lo menos cinco años. El diario La República reportó hoy que los pobladores de la comunidad de Tutumbaro, donde Sendero Luminoso ha incursionado dos veces para atacar al consorcio vial, temen el retorno de la columna subversiva.

Desde 2006, el Gobierno peruano retomó la lucha contra el grupo remanente de Sendero Luminoso que se resguardó en una zona difícilmente accesible de Ayacucho en 1992, tras la captura de Abimael Guzmán, fundador de la agrupación subversiva. En estos seis años, fue desarticulada la facción de SL que operaba en el valle del Huallaga (selva central) y fue capturado y sentenciado el último ‘líder histórico’ que permanecía libre, el camarada ‘Artemio’, Florindo Flores Hala. Actualmente, todos los cabecillas están en prisión.

A última hora de la tarde del lunes, el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, y el de Interior, Wilfredo Pedraza, ofrecieron unas declaraciones en un aeropuerto militar de Lima, después de que los cadáveres de los subversivos fueron bajados de un avión para ser llevados a la morgue de Lima.

Según Cateriano, “la Operación Camaleón fue producto de un trabajo de inteligencia. Se produjo un enfrentamiento, en donde estos terroristas cayeron” en un primer momento por una explosión que después se convirtió en un incendio. “En todo el trámite ha participado el Ministerio Público y se ha desarrollado dentro del marco de la legalidad. Hoy es un día de fiesta y de unidad nacional porque la democracia derrota el terrorismo, los hombres de paz enfrentan dentro de la legalidad a la demencia de Sendero Luminoso”, ha asegurado.

Las palabras de Cateriano sobre la “demencia” de los senderistas fueron similares a las expresiones que usaban los gobiernos de Perú en las décadas de los 80 y 90, cuando las Fuerzas Armadas acudieron a hacerles frente sin plantear una estrategia política de lucha contrasubversiva.

Ambos ministros reiteraron la necesidad de verificar las identidades de los abatidos, en particular, la del tercer individuo, de quien más temprano se informó era un guardaespalda de Alipio.