Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ollanta Humala anuncia un fondo para promover la inversión en infraestructura

En mensaje anual a la nación, el mandatario peruano decepciona por no plantear medidas concretas contra la inseguridad ciudadana

El presidente peruano, Ollanta Humala, acude a ofrecer su informe anual .
El presidente peruano, Ollanta Humala, acude a ofrecer su informe anual . EFE

El mensaje anual a la nación del presidente peruano Ollanta Humala solo ha tenido novedades en anuncios de infraestructura: planteó una iniciativa de ley para crear un fondo de proyectos de inversión privada, cofinanciadas con un fondo de 1500 millones de soles (más de 500 millones de dólares) en el primer año. Sin embargo, políticos y analistas destacaron la falta de medidas en el campo de la seguridad ciudadana, el problema que más preocupa a la población según las encuestas. Hizo un recuento de las compras de equipamiento para la Policía Nacional y afirmó: “confiamos en que veremos mayores resultados”.

Al cabo de una hora y dos minutos de discurso en el Congreso, Lourdes Flores, excandidata presidencial por el Partido Popular Cristiano, ha señalado que Humala “desaprovechó la oportunidad de convertirse en el adalid de la seguridad ciudadana”. El ingeniero Juan Sheput, uno de los dirigentes de Perú Posible –el partido del exmandatario Alejandro Toledo– comentó que en un programa de TV que “perdió su bala de plata: en seguridad ciudadana sigue siendo etéreo, gaseoso. Menciona siete estrategias, pero hay un problema de conducción e inteligencia”.

Ambos han considerado positivo el hecho de que Humala haya llamado a las diferentes fuerzas políticas a reforzar la descentralización del país, es decir, dar más autonomía y recursos a los gobiernos de las regiones.“Pareciera que su lema es la afirmación de la inclusión para seguir creciendo, ese el capitulo en el que hay que seguirlo”, añadió Flores, líder de la democracia cristiana.

Dado que Perú ha basado la expansión de su economía en el precio alto de los metales, realidad que ha cambiado, el presidente anunció que el “crecimiento depende de cerrar la enorme brecha de infraestructura que nos aqueja” . Por ello anunció que “se constituirá en la ley de presupuesto para el 2014 un fondo para iniciativas privadas cofinanciadas hasta por 1,500 millones de soles en su primer año”.

El presidente añadió que Perú es un país líder receptor de inversiones extranjeras. “Estamos haciendo énfasis en destrabar la ejecución de las inversiones con un equipo especializado de seguimiento de inversión y hemos establecido sanciones a funcionarios que apliquen arbitrariamente barreras burocráticas”, declaró en una sesión del Congreso en la que fue notorio un grupo de simpatizantes del partido oficial Gana Perú, apostados en los balcones del hemiciclo, quienes aplaudían constantemente y coreaban lemas como “Ollanta, el pueblo está contigo”. El oficialismo necesitaba ofrecer una imagen de cohesión debido a las protestas iniciadas el 17 de julio, contra la repartija de cargos en el Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo, pacto político del que participó el oficialismo y que fue rechazado por la ciudadanía y los medios de comunicación.

Casi al final del mensaje, en la única alusión indirecta a dichas manifestaciones, invocó “mantener el espíritu vigilante y la capacidad de indignación para no permitir la corrupción”. También hizo una única mención a las fallas de su gobierno: “Estamos satisfechos de no haber perdido la capacidad de aprender de nuestros errores. Nos hemos rectificado”.

Entre los logros del último año, el presidente mencionó a los 56 mil menores beneficiarios del programas social ‘Cuna Más’, y 275 mil adultos mayores cubiertos por Pensión 65 (quienes reciben un monto mensual de 250 soles, unos 90 dólares), ambos programas modificaron programas sociales previos, mediante la creación del ministerio de Inclusión Social.

El presidente se refirió lacónicamente a un aspecto delicado de su gobierno dado que ha significado un incumplimiento de una promesa de campaña: la capacidad de fiscalizar el cumplimiento de la legislación ambiental. “Debemos mitigar las externalidades negativas de la actividad extractiva”, afirmó, aunque agregó que la minería permitió el último año el “sustento a tres millones medio de peruanos y peruanas”.

Si los expertos en los días anteriores sugerían que el presidente buscara alianzas con otros actores políticos y económicos y el mensaje ofreciera un norte sobre cómo continuará el gobierno, el mensaje respondió poco a esa demanda. El sociólogo Fernando Tuesta tuiteó: “Discurso estándar: lista aburrida de proyectos y aplausos forzados. Así ha sido casi siempre, salvo excepciones”.

Mientras el mandatario peruano cumplía con su obligación de rendir cuentas de su segundo año de gobierno, en la plaza San Martín en el centro de la capital, un grupo de empleados estatales llegados de varias regiones del Perú volvía a manifestarse contra leyes que pueden afectarlos y que, reclaman, no se les consultaron. El control policial fue igualmente fuerte, aunque un poco menor que el sábado 27, aunque esta vez no hubo violencia por parte de las fuerzas del orden.