Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Las escuchas a los amigos son intolerables. La guerra fría pasó”

La canciller defiende la colaboración entre servicios de inteligencia, pero con los límites del Estado de derecho

El escándalo del espionaje masivo por parte de Estados Unidos ha indignado a Europa y especialmente a Alemania, objetivo particular de las escuchas y registros de comunicaciones por parte del espionaje norteamericano, según las noticias divulgadas por Der Spiegel. La canciller, Angela Merkel, durante su entrevista a seis diarios europeos, reconoce que su país ha compartido información relevante sobre grupos terroristas, pero señala los límites. El espionaje a las embajadas, si se confirma, asegura, “es intolerable”.

Pregunta. ¿En qué medida le ha sorprendido la envergadura del escándalo de vigilancia en Reino Unido y Estados Unidos? ¿Y por qué critica las escuchas cuando estas redundan en beneficio de la seguridad alemana?

Respuesta. Soy perfectamente consciente, como la mayoría de los alemanes, de que los servicios de inteligencia extranjeros nos han ayudado en muchas ocasiones a identificar grupos terroristas en Alemania y a evitar sus ataques a tiempo. Sin embargo, además de la necesidad de seguridad siempre hay que respetar la necesidad de proteger la intimidad, debe lograrse un equilibrio entre las dos. Nuestros servicios y ministerios están trabajando a todos los niveles, es decir, también con los europeos, en el esclarecimiento de los hechos y también en concreto de las nuevas cuestiones que han surgido el pasado fin de semana. De confirmarse tales informaciones en el transcurso de nuestra investigación, sería un asunto muy grave, pues las escuchas a amigos a través de dispositivos en nuestras embajadas y representaciones de la UE son intolerables. Ya no estamos en la Guerra Fría. No cabe ninguna duda de que también a través de la información recabada por los servicios de inteligencia sobre actividades en Internet la lucha contra el terrorismo es una tarea obligatoria y muy necesaria pero tampoco cabe duda de que debe respetarse el principio de proporcionalidad. En eso se basa Alemania en las conversaciones con nuestros socios.

Más información