Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda conmemora el 150 aniversario de la abolición de la esclavitud

El Gobierno ha expresado su “arrepentimiento”, pero sin pedir perdón oficialmente

En dos siglos, Holanda compró y vendió unos 550.000 esclavos

Los reyes Alejandro y Máxima, en la ceremonia. Ampliar foto
Los reyes Alejandro y Máxima, en la ceremonia. EFE

Holanda conmemora este lunes el 150 aniversario de la abolición de la esclavitud en sus antiguas colonias del Caribe (Surinam y las Antillas) con una ceremonia presidida por los nuevos reyes, Guillermo Alejandro y Máxima. En el acto, el actual Gobierno de centro izquierda no ha pedido perdón oficialmente, pero sí ha expresado su “remordimiento y arrepentimiento” por el comercio de 550.000 personas, el 5% del total del tráfico europeo desde África hacia América. El 1 de julio de 1863, unos 47.000 esclavos fueron liberados en las plantaciones de cacao, algodón, café y azúcar de los enclaves coloniales. Entonces sonaron 21 salvas de cañonazos en su honor en Fuerte Zelandia, en Paramaribo, capital de Surinam. Este lunes ha ocurrido otro tanto en Ámsterdam.

“Observo este capítulo ominoso de nuestro pasado esclavista y muestro mi remordimiento y arrepentimiento por el trato dado por Holanda a la dignidad humana”, dijo el viceprimer ministro Lodewijk Asscher, que fue aplaudido por un público del que formaban parte invitados de Ghana, Aruba, Curazao y Surinam. Holanda tomó la decisión de suprimir la esclavitud en 1848, pero no la aplicó hasta mucho después por temor a las pérdidas económicas que ocasionaría. La Compañía de las Indias Occidentales, fundada en 1621 y poseedora del monopolio comercial de la zona, dirigía a su vez el tráfico holandés de esclavos de África, Brasil, el Caribe y Norteamérica. Los nativos eran comprados en la costa ghanesa a vendedores locales y llevados luego por barco hasta tierras americanas. Surinam se convirtió en la posesión más importante de la zona para los holandeses.

El recordatorio de este lunes, sin embargo, no refleja el efecto del tráfico de esclavos derivado de las actividades de otra gran empresa de la época. Se trata de la Compañía holandesa de las Indias Orientales, fundada en 1602 y que dominaba el archipiélago de la actual Indonesia. Según el historiador Markus Vink (citado por el rotativo De Volkskrant) ignorar este extremo supone un error de cálculo. “Comparativamente, el volumen de esclavos transportados por los holandeses en el Océano Índico supone entre el 15 y el 30% del total del tráfico registrado en el Atlántico. Pero fue hasta tres veces mayor que el de la Compañía de las Indias Occidentales”. El presunto olvido histórico podría deberse, en parte, al escaso impacto del esclavismo en sus ganancias finales: un 5%. En el Caribe, el rendimiento de los latifundios dependía del trabajo de los esclavos.

Si bien la esclavitud se considera hoy un crimen contra la humanidad, y está prohibida en virtud de la Convención sobre la Esclavitud de 1926, ha cobrado nuevas formas. Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), calculaba en 2012 que unos 20 millones de personas sufrían trabajos forzados en el mundo. La trata de personas para su explotación sexual, o bien el tráfico de órganos, se consideran también formas de esclavitud.