Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México subraya la vigencia de la Cumbre Iberoamericana

El canciller Meade destaca la buena relación bilateral con el Gobierno de Rajoy

José Antonio Meade, secretario de Relaciones Exteriores de México.  PEP COMPANYS
José Antonio Meade, secretario de Relaciones Exteriores de México. / PEP COMPANYS

México destacó en el sexenio anterior por sus buenos oficios diplomáticos en el debate global sobre cambio climático, organizó la cumbre del G20 el verano pasado y fundó, junto con Colombia, Chile y Perú, la Alianza del Pacífico, orientada hacia Asia, tal vez el foro regional más pragmático y exitoso de los muchos que coexisten en América Latina en la actualidad. El presidente Enrique Peña Nieto anunció al tomar posesión el pasado diciembre que una de sus prioridades sería hacer de México un actor global en la escena internacional, diversificando sus relaciones diplomáticas, monopolizadas tradicionalmente por los vínculos con Estados Unidos, y tratando de reencontrarse con Suramérica.

Pero México no se olvida de las cumbres iberoamericanas, la iniciativa lanzada por España hace ya 22 años, cuando en julio de 1991 se celebró la primera en Guadalajara (México). El secretario de Relaciones Exteriores mexicano, José Antonio Meade, defiende, en conversación con este diario, su plena” vigencia como único espacio de diálogo entre América Latina y Europa, a través de España y Portugal”. Las cumbres iberoamericanas han sufrido varios altibajos a lo largo de su historia, pesando más, en la mayoría de las ocasiones, la retórica de las afinidades entre los países que la integran y las anécdotas que los resultados prácticos. Sin embargo, el canciller mexicano considera que es un foro muy útil para “potenciar la cooperación” y “una puerta de entrada a Europa para la región”.

Meade subraya además que en las actuales circunstancias de crisis económica por la que atraviesan España y Portugal, “Latinoamérica se ha convertido para ambos países en un área de oportunidad, en un motor de desarrollo”. “Portugal ha puesto piso a su caída gracias a sus inversiones en América Latina”, añade. Otro factor a favor de estas cumbres, señala, es que integra también a Centroamérica y el Caribe. “México es también un país centroamericano y cuanto más próspera y pacífica sea esta región, mejor”.

La próxima Cumbre Iberoamericana se celebrará en octubre en Panamá, donde el martes tendrá lugar una reunión preparatoria de los ministros de Exteriores de toda la región. La siguiente, en 2015, porque pasarán a ser bianuales, será muy probablemente en el Estado mexicano de Veracruz.

El canciller destaca también el buen momento por el que atraviesan las relaciones entre México y España. “Es un diálogo fundamental, una relación profunda. La relación con la Administración del presidente Mariano Rajoy es muy constructiva”.

México se ha consolidado como un socio comercial de primer orden para España. El flujo comercial bilateral entre los dos países superó los 11.200 millones de dólares el año pasado siendo México el primer destino para las exportaciones españolas a Iberoamérica, por encima de Brasil, así como España es el primer comprador de productos mexicanos de la Unión Europea y el tercero del mundo.

En cuanto a la inversión, España se ha consolidado como el segundo inversor en México, por detrás de EE UU, con una inversión acumulada desde el año 2000 de más de 42.000 millones de dólares. El lunes y el martes 34 grandes empresas españolas, fundamentalmente del ámbito de las energías renovables, tecnologías de la información e infraestructuras, celebrarán en la capital mexicana el Foro de inversiones y Cooperación empresaria España-México.