Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto se ve forzado a suspender el Pacto por México

Tras minimizar los reclamos de la oposición, el presidente mexicano enfrenta su primera gran crisis política

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y el gobernador del estado de Chiapas.
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y el gobernador del estado de Chiapas. EFE

El Gobierno de México ha suspendido los actos públicos del Pacto por México. Esto significa, en principio, que se pospone la presentación de la iniciativa de reforma para la banca, que busca detonar el crédito, programada para la primera hora de este martes. Pero sobre todo significa que el presidente Enrique Peña Nieto ha aceptado que su principal instrumento de gobierno está en crisis, una crisis de la que él antes que nadie tiene la mayor parte de la responsabilidad.

El Pacto por México comenzó a hacer agua la semana pasada cuando el Partido Acción Nacional presentó una denuncia, basada en grabaciones que fueron exhibidas, de la existencia de una red electoral que, con apoyo de funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Social, pensaba utilizar programas asistenciales en las elecciones del 7 de julio en Veracruz. El PAN (derecha) solicitó la separación de sus puestos del gobernador veracruzano Javier Duarte y de la secretaria (ministra) de Desarrollo Social, Rosario Robles, en tanto se desahogaban las diligencias para investigar las responsabilidades.

Lejos de eso, Peña Nieto dio un espaldarazo a Robles, cuando al cerrar la semana dijo en Chiapas, en el arranque de la Cruzada Nacional contra el Hambre, “Rosario, no te preocupes, hay que aguantar, porque han empezado las críticas, han empezado las descalificaciones de aquellos a quienes ocupa y preocupa la política. Que sigan aquellos criticando las acciones, porque a otros los ocupan las elecciones; a nosotros nos ocupa y nos compromete acabar con el hambre de México”.

El PAN reaccionó este lunes al espaldarazo a Robles y anunció que se retiraba de los actos públicos del Pacto por México, en protesta por el desdén del gobierno a su denuncia. Gustavo Madero, presidente nacional de los panistas, informó ayer a la prensa que no asistiría a la presentación de la reforma para la banca que estaba programada el martes a las 10 horas. La decisión de Madero coronó una mañana en la que diversos medios divulgaron más detalles de las grabaciones dadas a conocer por los panistas, y en las que se aprecia claramente cómo diversos funcionarios hablan de comprar votos para no quedarle mal al gobernador Duarte.

El presidente Enrique Peña Nieto ha aceptado que su principal instrumento de gobierno está en crisis

Horas después del anuncio panista, el Partido de la Revolución Democrática se sumaría al reclamo de los blanquiazules. En un comunicado, el líder nacional del izquierdista PRD hizo saber que “la evidente utilización de la Cruzada Nacional Contra el Hambre con fines electorales ha quedado evidenciada con los hechos protagonizados por el gobierno del PRI en Veracruz (…) La respuesta del presidente Enrique Peña Nieto a estas denuncias constituye una carta de impunidad y de protección hacia los delincuentes electorales”. Zambrano sostuvo que resultaba “necesario que se haga el esfuerzo para evitar que el Pacto fracase. La responsabilidad principal recae en el presidente de la República y en el gobierno federal”.

En la madrugada del martes, la oficina de Peña Nieto envió un comunicado en donde notificaban que habían “tomado la decisión de suspender temporalmente las actividades públicas relacionadas con el Pacto por México, con el fin de abrir un espacio para el diálogo franco que permita superar los desencuentros y así fortalecer al Pacto”.

En las siguientes horas, los creadores del Pacto por México, que ya dio como fruto una reforma educativa al tiempo que está a punto de ser aprobada otra al sector de las telecomunicaciones, tendrán que ver si pueden evitar el descarrilamiento de uno de los instrumentos que ha dado a Peña Nieto una imagen de reformista.

Más información