Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Lima salva su cargo

Los resultados de tres encuestadoras privadas sitúan el sí a la continuidad de Susana Villarán por encima del 50%

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán.
La alcaldesa de Lima, Susana Villarán. EFE

Cuando Susana Villarán asumió como alcaldesa de Lima, en enero de 2010, encontró rápidamente la oposición de sectores afines al exalcalde de la capital, Luis Castañeda, del Partido Solidaridad Nacional, que amenazaron con revocarla. Durante la campaña para llegar al sillón municipal, había criticado la corrupción de la gestión de Castañeda, y la exactivista de derechos humanos y exministra de la Mujer ganó entonces las elecciones con una mínima diferencia de sólo 0,91% de votos más respecto a su rival, la democristiana Lourdes Flores Nano. En los dos últimos meses, Flores Nano impulsó una alianza con su partido, el Popular Cristiano, para que Villarán pueda terminar su mandato.

Durante la campaña revocatoria, desde noviembre último, Castañeda apareció muy esporádicamente pero los personajes principales de Solidaridad Nacional fueron portavoces del sí a la recusación de Villarán, líder de una débil coalición de agrupaciones de izquierda, llamada Fuerza Social, que hasta ha perdido su inscripción en el registro de organizaciones políticas. Además, desde enero se sumaron los principales cuadros del Apra, del expresidente Alan García, para hacer campaña por la defenestración de la regidora, que hizo historia al ser elegida por ser la primera mujer que accedía al cargo en Lima.

El domingo, más de 6 millones de limeños acudieron a votar a la consulta de revocatoria. Por la noche, según un recuento rápido de “votos en mesa”, realizado por la encuestadora Ipsos Perú, el no a la revocatoria de la alcaldesa obtuvo un 51,3% y el sí un 48,7%. La agencia Datum Internacional dió un 51.1% a favor de la permanencia de la alcaldesa y un 48.9% optó por su salida. Al mediodía del lunes, el cómputo oficial estaba al 24% del recuento y daba al no un 51.59%, y al Sí un 48.41%

“Lima ha ratificado al capitán, pero no al equipo”, ironizó el congresista Víctor García Belaunde, del partido de centro-derecha Acción Popular, que también respaldó la continuidad de la alcaldesa. “Es una ciudadanía que no quiere un salto al vacío. Ha rechazado a los revocadores que no han querido dar la cara, sino que han mandado a sus acólitos a hacer la campaña por ellos”, dijo el lunes a la televisión Canal N.

Los resultados de la consulta  indican que, posiblemente, habrá una elección de nuevos concejales antes de fin de año

La alcaldesa no solo enfrentó las críticas de “incapaz” y “vaga” que le endilgaron Solidaridad Nacional y el Apra en los tres últimos meses. Cuando empezó la reforma del transporte en la ciudad, tocó los intereses de un sistema informal de transporte que desaparecerá con las licitaciones de corredores viales y las normas de desguace de vehículos antiguos.Los gremios hicieron ocho paros de transporte en protesta. Además, también encontró oposición y violencia en mafias asociadas a los operadores del mercado mayorista La Parada, que fue trasladado a una nueva ubicación. Ambas reformas habían sido anunciadas por alcaldes anteriores, pero ninguno las concretó.

Los resultados preliminares de la consulta revocatoria indican que, posiblemente, habrá una elección de nuevos concejales antes de fin de año. Uno de los ediles recusados es hijo del ex alcalde Castañeda, además de la mayoría de los regidores de Fuerza Social.

Sin embargo, la ganadora de esta votación, en términos políticos, no es la propia Villarán. Los medios limeños y los analistas políticos destacan la figura de la dos veces candidata presidencial Flores Nano, quien con los regidores del PPC convenció a su partido de enfrentar, en esta consulta, los intereses del Apra, a Solidaridad Nacional y a las presiones de figuras externas a la política vinculadas a casos de corrupción. Estos sectores veían la municipalidad de Lima como un botín, y los han detenido por esta vez.