Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
entrevista | luis miguel vivanco, Human Wrights Watch

“El pacto argentino-iraní sobre la AMIA obstaculizará la investigación judicial”

El responsable de Human Rights Watch para América reprocha la falta de atención de la Administración Obama al desarrollo de los derechos humanos en América Latina

Luis Eduardo Vivanco, responsable de América de HRW.
Luis Eduardo Vivanco, responsable de América de HRW.

Luis Miguel Vivanco, responsable de la división de América de la organización Human Rights Watch (HRW), cree firmemente en la independencia judicial como el mecanismo más eficaz para garantizar la protección y la defensa de las libertades públicas en América Latina. El último informe de HRW sobre la situación del los derechos humanos en EE UU y en la región que se ha presentado este jueves es muy crítico con el control que los Ejecutivos de varios países de la zona, concretamente los pertenecientes al ALBA, están ejerciendo sobre sus jueces y hace hincapié en la importancia de que sean los tribunales y no las comisiones de la verdad dirigidas desde los gobiernos, los que procesen a los responsables de crímenes de lesa humanidad. La labor de la justicia argentina en la investigación de la explosión de la sede de la Asociación Mutual Argentina (AMIA) de Buenos Aires el 18 de julio de 1994, en la que fallecieron 85 personas, se destaca de manera positiva en el informe. Sin embargo, cuando se redactó, no se había hecho público el acuerdo al que han llegado los Gobiernos de Argentina e Irán –varios de cuyas máximas autoridades políticas, entre ellas el expresidente Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, están implicadas en el atentado- para colaborar y depurar responsabilidades, una circunstancia que ha sorprendido desfavorablemente a Vivanco.

PREGUNTA.- ¿Cómo puede afectar el acuerdo al que han llegado los gobiernos de Argentina e Irán para investigar el atentado de la AMIA al proceso judicial que ya está abierto y a la defensa de los derechos humanos en ese país sudamericano?

RESPUESTA.- Después de muchos años de incidentes, trabas y escándalos, parecía que en 2005 la justicia argentina había enderezado por fin el curso de la investigación. Los tribunales concluyeron que varias autoridades políticas de Irán estaban involucradas en el atentado terrorista y cursó órdenes de detención a la Interpol. Nos ha sorprendido el anuncio del Gobierno de Cristina Kirchner sobre la creación de una comisión, cuando creíamos que la justicia penal ya se estaba ocupando del asunto. Tenemos que analizar el contenido del acuerdo y quienes forman parte de esa comisión, pero nos tememos que se va a transformar en un obstáculo para la investigación judicial.

América Latina ha sido invisible para la Administración Obama en términos de derechos humanos"

P.- Su respuesta va en sintonía con la del Departamento de Estado. Precisamente, esta semana se produce el relevo al frente de su dirección. ¿Cómo evalúa la labor de Hillary Clinton a favor de los derechos humanos en América Latina?

R.- América Latina ha sido invisible para la Administración Obama en términos de derechos humanos. Comenzó bien cuando condenó el golpe de Estado en Honduras, pero es imposible identificar en la política del Departamento de Estado o de la Casa Blanca una promoción de las libertades en la región. Creo que se ha perdido una gran oportunidad en estos cuatro años para promover valores democráticos y derechos humanos en la zona.

P.- ¿Qué es lo que echa de menos, qué le hubiera gustado que hubiera hecho el presidente Obama al respecto?

R.- Creo que de un presidente como Obama que asumió el poder de EE UU con una credibilidad enorme, que había logrado generar una profunda simpatía gracias a su discurso tan alejado del de Bush, hubiéramos esperado que hubiera adoptado la causa de las libertades públicas y la democracia como un componente central de su política exterior en América Latina. Lo hizo en El Cairo con Mubarak en el poder, pero aquí su Administración ha estado muy desdibujada. El caso más patente es el de México. El presidente jamás ha denunciado una violación de derechos humanos en ese país, más allá de criticar la violencia de los narcos.

Obama jamás ha denunciado una violación de derechos humanos en ese país, más allá de criticar la violencia de los narcos"

P.- ¿Y en el caso de Ecuador o Venezuela?

R.- Los países del ALBA no han existido para EE UU. Da la impresión de que se optaron por adoptar la política de ignorar al ALBA, de no responder a sus provocaciones porque podría ser contraproducente. Y es cierto, pero todo depende de la manera en la que se defiendan los principios democráticos.

P.- Clinton justificó en una entrevista este martes ese perfil bajo en las relaciones con América Latina en que la consolidación de la democracia en la región había permitido que la zona no constituyera una amenaza para EE UU. ¿Qué opina?

R.- Cada vez que la Administración Obama hace declaraciones señalando que la democracia sigue progresando en América Latina, refleja un comentario superficial y simplista de una realidad que el informe de HRW demuestra que, lamentablemente, está en retroceso, sobre todo y de manera generalizada, en relación con el debilitamiento de las instituciones. Creo que EE UU puede hacer mucho más por la defensa de las libertades públicas, incluso dentro de la OEA.

Cada vez que la Administración Obama hace declaraciones señalando que la democracia sigue progresando en América Latina, refleja un comentario superficial y simplista de una realidad"

P.- Precisamente en el informa de HRW se denuncian muchos casos en los que varios países han sido críticos con las decisiones de la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El ALBA ha amenazado con escindirse del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH), varios senadores, entre ellos el próximo secretario de Estado John Kerry, remitieron una carta a su secretario general quejándose de la ineficacia de la OEA. ¿Cree que el SIDH está debilitado y cómo afectaría esa circunstancia en la garantía de las libertades en América Latina?

R.- Es central que el SIDH esté fuerte, es el único mecanismo que tenemos a nivel regional para proteger y promover la defensa de los derechos humanos. La Corte ha tenido un papel decisivo a la hora de la defensa de la libertad de expresión y también en lo que se refiere al fuero militar. La razón por la que México, Chile, Perú o Argentina han logrado sobrepasar amnistías para poder investigar las violaciones de derechos humanos a través de la justicia ordinaria es gracias a la labor de la Corte y de la Comisión Interamericana. Si eso se debilita, se debilitan los controles y a las víctimas se les resta una opción, que hasta ahora no ha sido perfecta pero que sí ha sido real, de protección de sus derechos fundamentales.