Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama no vetará la ley de ampliación del techo de la deuda de los republicanos

Los republicanos presentan mañana miércoles un proyecto de ley en la Cámara para extender el debate del techo de la deuda hasta el 19 de mayo

Tras la pompa y los grandes discursos, la vuelta a la realidad el día después de la toma de posesión de Barack Obama se ha impuesto de forma urgente en Washington, donde los líderes republicanos de la Cámara de Representantes celebrarán mañana una votación en el Congreso para aprobar una ley que aplace hasta el próximo 19 de mayo el debate sobre el techo de la deuda del Estado y así evitar un importante quebranto a la economía estadounidense y mundial. El Congreso debía de llegar antes de finales de febrero a un acuerdo para incrementar el límite de cuánto dinero puede pedir prestado el país para que de esta manera el Gobierno pueda pagar sus deudas y facturas.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, ya ha adelantado hoy que el presidente daría el visto bueno a esa medida si la norma llegara a estar en su mesa. “No la vetaría”, ha dicho Carney. Poco antes, el portavoz de Obama manifestaba su acuerdo con el plan republicano de suspender el techo del endeudamiento hasta esa fecha y su satisfacción por el hecho de que la oposición se distancie de su arriesgada política de apurar los plazos hasta el último minuto, aunque también quiso resaltar que la Casa Blanca hubiera preferido una medida que alcanzara un plazo más largo. “Apoyamos la extensión del techo de la deuda sin dramas ni retrasos”, ha finalizado Carney.

El actual techo de la deuda está en 16,4 billones de dólares y a pesar de que la propuesta republicana no especifica otro, permitirá que se hagan aumentos automáticos para evitar la suspensión de pagos.

La votación planteada es un movimiento estratégico por parte de los representantes republicanos, mayoría en la Cámara, para usar los meses de respiro que aporte el levantamiento del techo de la deuda para enfrentar otros problemas de política fiscal y presupuestaria.

La ley que los republicanos presentarán a votación mañana también busca forzar que ambas cámaras aprueben un presupuesto antes del 15 de abril. Si no lo hacen, se suspenderán los salarios de sus miembros. John Boehner, republicano presidente de la Cámara, ha definido esta situación como el requerimiento “Sin Presupuesto No Hay Salario”. El Senado no ha aprobado presupuesto desde el primer año de Obama en el poder. La Cámara republicana lo ha hecho por dos años consecutivos.

El proyecto de ley permite al Gobierno solicitar prestado el dinero que necesite para afrontar sus obligaciones, incluidos los intereses de los pagos, hasta el 19 de mayo. Sin embargo, esto no supone un cheque en blanco para el Tesoro, que no podrá solicitar fondos extras durante el periodo de suspensión para afrontar el déficit de un billón de dólares previsto para 2013.