Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro asegura que Chávez ha nombrado un nuevo canciller desde Cuba

El vicepresidente presenta la Memoria y Cuenta de la gestión gubernamental durante 2012

Elías Jaua es nombrado nuevo ministro de Exteriores y "vicepresidente político"

El vicepresidente Maduro presenta en la Asamblea la Memoria y Cuenta de la gestión gubernamental en 2012.
El vicepresidente Maduro presenta en la Asamblea la Memoria y Cuenta de la gestión gubernamental en 2012. AFP

¿Habrá que considerar este 15 de enero como el primer día de Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela? Por su agenda, quizás sí. Aún nadie ha votado por Maduro como presidente, y ni tan sólo como vicepresidente ejecutivo, su cargo actual, para el que lo designó el propio Hugo Chávez. También es cierto que el comandante de la revolución bolivariana lo ungió de manera expresa el pasado 8 de diciembre con el título de sucesor, pero como candidato a la presidencia por el chavismo, y no como sustituto directo.

Sin embargo, un pronunciamiento por parte de la Asamblea Nacional la semana pasada y, sobre todo, la interpretación que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dio al artículo 231 de la Constitución, en el que se califican las faltas temporales o absolutas del presidente, definieron una fórmula por la cual se esperará hasta el restablecimiento de Chávez para que jure su nuevo mandato de seis años y para que, mientras tanto, el Poder Ejecutivo en funciones —incluyendo al vicepresidente— se mantenga en vigencia más allá de la fecha prevista para su extinción, el pasado 10 de enero.

Así las cosas, recién llegado de La Habana, Maduro condujo en el Palacio Blanco de Caracas —una dependencia del Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia de la República— la reunión del Consejo Federal de Gobierno, una instancia que agrupa a los gobernadores de Estado. Luego, por la tarde, se dirigió a la Asamblea Nacional para presentar la Memoria y Cuenta de la gestión gubernamental durante 2012.

En una breve comparecencia de apenas 10 minutos, el vicepresidente anunció que Chávez había decidido designar a Elías Jaua, que hasta ahora había desempeñado diferentes cargos en el Gobierno, como nuevo ministro de Exteriores, cartera que estaba en manos del propio Maduro. Jaua, vicepresidente hasta dejar el cargo en octubre para luchar por el Gobierno de Miranda -que a la postre obtuvo el opositor Henrique Capriles- ostentará también la "vicepresidencia política", según ha detallado Maduro. “Estamos cumpliendo por orden del presidente la entrega por escrito del informe del Gobierno que él preside. Bajo sus órdenes estamos actuando y cumpliendo de manera impecable esta Constitución”.

"Bajo sus órdenes [de Chávez] estamos actuando y cumpliendo de manera impecable esta Constitución"

Nicolás Maduro, vicepresidente de Venezuela

La Constitución Nacional reserva esa ceremonia para que el presidente de la República la cumpla. Durante sus 14 años de Gobierno, Chávez ha usado la ocasión para algunos de sus anuncios más relevantes. Por ejemplo, en 2008, estremeció al hemiciclo al pedir desde allí, al mundo, que se reconociera el carácter beligerante a la guerrilla colombiana. Y el 13 de enero de 2012 agenció, durante su discurso anual de ese día, el registro de la cadena nacional de radio y televisión más larga de su presidencia, con una duración de nueve horas y media. Consiguió esa nueva marca a pesar de que ya padecía las secuelas de su cáncer, al que apenas hizo alusión entonces: “Yo venía ya con malestares. En más de una ocasión tuve que disimularlos. Pero no quería hacerme los exámenes. (…) La situación se fue complicando hasta que no se podía aguantar más”.

Un año más tarde, el cáncer, en una fase más evolucionada, mantiene hospitalizado a Chávez en Cuba. Maduro, por lo tanto, asumió la responsabilidad de informar al Parlamento del estado de la República, una obligación que la Carta Magna exige cumplir en una fecha nunca más tarde que los 10 días a partir del inicio de la legislatura, requisito que vencía ayer. Voceros de la oposición, y un grupo de estudiantes que se encadenó a las puertas de la oficina de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la capital venezolana, protestaron el reemplazo, al que tachan de inconstitucional.

Maduro podría llegar a ser elegido presidente por votación si Chávez llegara a faltar y se convocan comicios en un plazo de 30 días. En medios de prensa venezolanos circularon rumores de que el oficialismo se prepara para llamar a elecciones en febrero o en abril próximos. Pero Maduro salió al paso a esas versiones al sumarse a las voces optimistas que, en las últimas horas, vienen apuntando la posibilidad de una recuperación de Chávez. “El comandante va remontando la cuesta”, se alegró Maduro, quien también aseguró que el presidente recibió cuentas de los ministros que lo visitaron en La Habana.

El lunes por la noche, el ministro de Información y Comunicación, el periodista Ernesto Villegas, anunció en un comunicado que la infección pulmonar que aquejaba al comandante en su fase postoperatoria, ya estaba controlada, pero que la insuficiencia respiratoria resultante aún requería de “medidas específicas”. No informó, sin embargo, sobre la situación del cáncer, la enfermedad que mantiene a Chávez bajo tratamiento desde junio de 2011.

Si Chávez consigue regresar a Venezuela para jurar su cargo, Maduro volvería con toda probabilidad a su puesto de vicepresidente del nuevo Gobierno. Pero por si no fuera así y le correspondiera seguir haciendo las veces de cabeza del Ejecutivo o de candidato, Maduro buscó posicionarse en sus presentaciones como un dirigente severo. Criticó a quienes por estos días sostienen que Venezuela se ha convertido en una colonia del régimen cubano, como tampoco olvidó advertir a los pequeños grupos de estudiantes que protagonizan focos de disturbios en el Estado Táchira, fronterizo con Colombia, y otras zonas del país: “No permitiremos que nadie incendie al país”.