Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama se vuelca con el voto femenino tras el desliz de Romney

El apoyo de las electoras puede ser determinante en los Estados que tradicionalmente no tienen decantado su voto

Barack Obama, durante su mitin en la Universidad George Mason.
Barack Obama, durante su mitin en la Universidad George Mason. via Bloomberg

Barack Obama demostró el viernes en Virginia que no está dispuesto a perder el apoyo del electorado femenino. En una semana en el que los derechos de la mujer han centrado el debate electoral, el presidente quiso poner de manifiesto el abismo que le separa de Mitt Romney en su compromiso con los derechos de las mujeres y se refirió a sus mensajes confusos y contradictorios sobre el asunto aduciendo, con sorna, que el exgobernador de Massachusetts sufría de “Romnesia”, en un juego de palabras entre su nombre y la amnesia.

Si dices que vas a proteger el derecho de las mujeres a elegir, pero luego en un debate aseguras que te encantaría firmar una ley que prohíba el aborto... podrías tener Romnesia"

Barack Obama

“Si dices que vas a proteger el derecho de las mujeres a elegir, pero luego en un debate aseguras que te encantaría firmar una ley que prohíba el aborto... podrías tener Romnesia. [....] Si dices que estás a favor de que se pague lo mismo por el mismo trabajo pero insistes en no firmar una norma que proteja ese derecho, podrías tener Romnesia”, bromeó Obama ante las delicias de los 9.000 asistentes -la mayoría mujeres- que llenaban el recinto deportivo de la Universidad Geroge Mason.

Esa misma mañana, una encuesta de la CNN establecía que el aborto se había convertido en el principal problema para el 39% del electorado femenino. El presidente no hizo referencia expresa al asunto pero insistió, como ya hizo en el último debate, en presentar los temas relacionados con los derechos de la mujer no como un asunto exclusivamente social sino como un problema eminentemente económico. Lo hizo apelando a los que presentó como sus dos grandes logros en la materia: la Ley de equiparación salarial Lilly Ledbetter y la ampliación de la cobertura sanitaria a las mujeres -en concreto acceso métodos anticonceptivos y a servicios preventivos subvencionados- incluida en su reforma sanitaria.

La batalla por el voto femenino es transcendental de cara a los comicios del 6 de noviembre. En las anteriores elecciones de 2008, Obama ganó ese apoyo con 13 puntos de diferencia frente a John McCain (56% frente al 43%). En los Estados determinantes para la victoria electoral, como el de Virginia, el respaldo de las mujeres puede ser determinante. Según la encuesta publicada por The Washington Post hace una semana, el presidente aventaja a Romney en un 19% entre las votantes, un apoyo que le permite ir por delante en la intención de voto en ese territorio.

El presidente insistió en presentar los temas relacionados con los derechos de la mujer no como un asunto exclusivamente social sino como un problema eminentemente económico

Romney también está tratando de recortar la brecha de ese electorado moderando su mensaje. En los últimos días ha recordado que no pretende incluir ninguna legislación contra el aborto y que no está en contra del acceso de las mujeres a los anticonceptivos. Pero sus desafortunadas palabras en el último debate, aludiendo al fichero “lleno de mujeres”, han ofrecido material para el contraataque a la campaña demócrata. Ayer, Obama, se refirió, como lleva haciendo en sus últimos mítines, a ese “montón de mujeres”. “Virginia, vosotros no queréis un presidente que pida ficheros repletos de mujeres, vosotros necesitáis a un presidente que ponga en el Tribunal Supremo a dos grandes mujeres”, dijo en referencia a Sonia Sotomayor y Elena Kagan las dos últimas jueces en incorporarse al alto tribunal de Estados Unidos, ambas designadas por el presidente.

Una prueba más de la firme apuesta del candidato demócrata por retener el apoyo de las mujeres fue la presencia en Virginia de Cecile Richards, la presidenta de Planned Parenthood, una organización que presta todo tipo de asistencia sanitaria a mujeres sin recursos. “Obama es el presidente que más ha hecho por las mujeres”, sostuvo. El Partido Republicano está en contra de que esta institución reciba fondos públicos y en muchos Estados sus Gobiernos han tratado, con la oposición de la Administración central, de congelarles las ayudas públicas. Ayer, el presidente defendió la labor asistencial que Planned Parenthood realiza en Estados Unidos y su responsable recordó que la semana pasada Romey aseguró que retiraría las subvenciones de llegar a la Casa Blanca.