Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía interroga al supuesto autor de la película antiislámica

Nakoula B. Nakoula ha pasado por prisión al menos dos veces, por fraude bancario y posesión de droga. Se prestó al interrogatorio voluntariamente

Las autoridades federales de Estados Unidos interrogaron durante la madrugada del sábado a Nakoula Basseley Nakoula, de 55 años, un cristiano copto de California del que se sospecha que es el autor del vídeo de 14 minutos colgado en la red de YouTube, crítico con el profeta Mahoma y que ha desatado la ira en el mundo islámico. Los agentes de la oficina del sheriff del condado de Los Ángeles le habían buscado durante 48 horas, con reiteradas visitas a su casa en la localidad de Cerritos. Finalmente emergió, con la cara cubierta por una bufanda blanca, un gorro, un abrigo y unas gafas de pasta negra.

Nakoula fue llevado a la oficina del sheriff, donde agentes del Departamento de Justicia le interrogaron por una posible violación de los términos de su libertad condicional, ya que estos incluyen la prohibición de acceder a ordenadores y a Internet sin permiso. Un gran jurado le imputó en febrero de 2009 por fraude bancario. Se le acusó de haber suplantado las identidades de otras personas para retirar dinero en el banco Wells Fargo. Se estima que robó, en total, 860 dólares. Finalmente aceptó una condena de 790.000 dólares de multa y 21 meses de cárcel, aunque fue liberado antes de lo estipulado por el juez, con libertad condicional de cinco años.

A Nakoula se le investiga por una posible violación de los términos de su libertad condicional. Tiene un largo historial delictivo, que incluye fraude bancario y posesión de droga

El interrogado sólo puede acceder a un ordenador o a la Red si obtiene permiso previamente del agente que supervisa su condicional. Nakoula cuenta un nutrido historial delictivo. En 2009, la fiscalía pública dijo que había suplantado también las identidades de varios familiares suyos par abrir más de 600 cuentas bancarias fraudulentas. Ya en 1997 había pasado por la cárcel, al declararse culpable de posesión de metanfetamina. Un portavoz de la oficina del sheriff dijo este sábado que Nakoula acudió al interrogatorio “de forma totalmente voluntaria”, y que colaboró con las autoridades en todo momento.

Ahora se sospecha de que él dirigió el vídeo difamatorio contra el profeta, empleando el nombre falso de Sam Bacile, o Basile. En el pasado, Nakoula ha empleado los pseudónimos Nicola Bacily o Robert Bacily. Su segundo nombre es Basseley, fonéticamente similar a esos apellidos. El martes, según sospechan los investigadores, contactó con la agencia Associated Press y el diario The Wall Street Journal para decirles que se llamaba Sam Bacile y que era el autor del largometraje Inocencia de los musulmanes, y que el vídeo de YouTube era solo un tráiler de él. Añadió que había recaudado cinco millones para rodar el filme, que este se había estrenado en Los Ángeles en verano y opinó que el Islam es “un cáncer”.

No hay indicios de que el largometraje exista, ni de que se haya estrenado en ningún lugar. Los actores de la película han protestado, porque se les ha doblado, y se ha cambiado totalmente el sentido inicial del guión. En principio, según una convocatoria de cásting de 2011, el filme, de muy bajo presupuesto, se iba a titular ‘Guerrero del desierto’, y el personaje principal se iba a llamar George. En el estudio se cambió todo aquello, para convertirlo en una burda burla del personaje histórico de Mahoma, algo que en el Islam se considera sacrilegio. Se le acusa de haber sido un violador de niños, un mercante de esclavos y una persona de muy escasa inteligencia.

El Gobierno norteamericano, sin embargo, no está investigando el filme, que quedaría amparado por la libertad de expresión, fuertemente protegida por la primera enmienda de la constitución. Fuentes de la Casa Blanca dijeron el martes que consideran que el vídeo ha sido empleado como una cortina de humo por grupos terroristas que ya habían planificado de antemano el ataque contra el consulado de Bengasi, en Libia, en el que murieron cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador, Chris Stevens. Ese ataque ocurrió en el undécimo aniversario de los ataques terroristas de 2001.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información