Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schäuble insta al Constitucional alemán a avalar la adhesión al pacto fiscal europeo

El ministro de Finanzas apremia al alto tribunal porque "un retraso considerable" del nuevo mecanismo de rescate de la UE causaría un "nerviosismo considerable en los mercados"

El ministro Schäuble, ante el Constitucional este martes en Karlsruhe.
El ministro Schäuble, ante el Constitucional este martes en Karlsruhe. EFE

El ministro alemán de Hacienda, el democristiano Wolfgang Schäuble (CDU), ha instado al Tribunal Constitucional a que dé cuanto antes su visto bueno a la participación alemana en el fondo permanente de estabilidad ESM. Fue durante la comparecencia del ministro en la vista oral del proceso de inconstitucionalidad contra las leyes alemanas que regulan dicha participación, aprobadas el pasado 29 de junio por ambas Cámaras parlamentarias. El presidente federal no las ratificará hasta que el Constitucional se pronuncie sobre los recursos de urgencia interpuestos contra ella.

Schäuble advirtió al Tribunal de que cualquier “retraso considerable" en el funcionamiento del fondo europeo ESM provocará “un nerviosismo considerable en los mercados” financieros. Este nerviosismo minaría “la confianza en el euro”, ha añadido. El ministro representa al Gobierno ante el Tribunal Constitucional, con sede en Karlsruhe, en el proceso en marcha sobre la legalidad del fondo ESM y del pacto fiscal europeo. Los líderes de la UE pretendían que el nuevo mecanismo de rescate estuviera en marcha a primeros de este mes.

Los querellantes solicitan la paralización cautelar de ambas leyes hasta que el TC alemán se pronuncie definitivamente sobre el fondo del asunto, lo cual podría llevar meses. Así que la primera decisión de los jueces de Karlsruhe es si permitirán o no que las leyes sean ratificadas antes de la sentencia definitiva, mientras estudia los recursos contra del ESM y del pacto fiscal. El presidente del Constitucional, Andreas Voßkuhle, insistió el martes en que ahora no se dirime la legalidad o ilegalidad de las leyes recién aprobadas, sino la necesidad legal de paralizarlas hasta que lleguen a un veredicto firme.

Se espera una decisión en las próximas semanas, pero el magistrado Voßkeule advirtió de que el proceso podría retrasarse más de lo previsto: “Las reglas que nos hemos impuesto también tienen que regir en situaciones en las que no parezca políticamente oportuno”. Al principio de la vista, pidió a los expertos y a los políticos implicados que “mantengan siempre la objetividad”.

Diversas organizaciones, entre ellas el grupo parlamentario La Izquierda (Die Linke), han acudido ante el alto tribunal porque consideran que la leyes aprobadas en junio por el Parlamento vulneran la Ley Fundamental alemana y comprometen fondos públicos sin la necesaria supervisión parlamentaria.

Como resultado de las numerosas quejas, el TC pidió al presidente de Alemania, Joachim Gauck, que no ratifique las leyes hasta que se compruebe que cumplen con la Constitución. Si bien es una medida extraordinaria, no es la primera vez que un presidente aplaza la ratificación de una ley ya aprobada por el Parlamento hasta que el TC comprueba su validez legal. La cautela es mayor en convenios internacionales, porque una vez ratificada, la ley será vinculante ante los socios europeos de Alemania.

Los líderes europeos querían que el ESM entrara en vigor este mismo mes, pero estos problemas legales en Alemania y el retraso de su aprobación en Italia lo harán imposible. El rescate a los bancos españoles saldrá, por tanto, del fondo provisional EFSF, que lleva en funcionamiento desde 2010. Una vez se apruebe el ESM, el crédito destinado a salvar los bancos españoles pasará a esta nueva institución, que también tendrá su sede en Luxemburgo.

El Tribunal Constitucional alemán lleva vigilando de cerca las decisiones políticas desde que comenzó la crisis del euro hace dos años y medio. La de los magistrados de Karlsruhe, vestidos de escarlata de la toga al birrete y engalanados con chorreras blancas, es una de las citas periódicas más vistosas de esta enmarañada crisis de la deuda.